Rankia Colombia Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
Encuentra el mejor broker
¿Qué pasa si mi empresa sale de la bolsa de valores?

¿Qué pasa si mi empresa sale de la bolsa de valores?

La bolsa de valores es la expresión práctica del mercado de capitales. Es el lugar, hoy en día virtual, donde se transan las acciones de las compañías públicas.

Pero, te has preguntado, ¿qué ocurre cuando una empresa sale de la bolsa de valores?, o bien, ¿qué pasa con las acciones cuando una empresa deja de cotizar en bolsa?

Aunque se presta más atención al proceso de ingreso a la bolsa, conocer cómo y por qué ocurre la salida de bolsa puede resultar igual de importante.

Ello te puede ahorrar grandes dolores de cabeza como inversor y, sobre todo, mucho dinero.

¿Qué significa salir de la bolsa de valores?


Una empresa sale de la bolsa de valores cuando su cotización es suspendida o eliminada (‘delisted’). Esto implica el cese de las operaciones de compra-venta de las acciones de forma temporal, o bien, de forma permanente.

¿Por qué las empresas salen de la bolsa de valores?


La salida de bolsa puede ocurrir de 2 maneras. De forma involuntaria por medio de una sanción a la empresa, o bien, de forma voluntaria por iniciativa de la propia compañía.

Salida involuntaria


La salida involuntaria se deriva de 2 casuísticas:

En primer lugar, para cotizar en una bolsa de valores una empresa debe cumplir con ciertas reglas establecidas por la bolsa y por los entes reguladores. Cuando no lo hace, es suspendida y, eventualmente, eliminada de dicha bolsa.

Estas condiciones dependen de las exigencias de cada plaza bursátil, pero, generalmente incluyen:

  • Un precio mínimo por debajo del cual no puede caer la acción cotizada.
  • Un número mínimo de inversores en posesión de las acciones cotizadas.
  • Un valor mínimo para la capitalización de mercado de la acción, e incluso, para el patrimonio, los activos y los ingresos.
  • La obligación de publicar informes de gestión periódicos (trimestrales y anuales), en particular, los estados financieros de la compañía de acuerdo con normas internacionales.
  • La obligación de cumplir con estándares de auditoría y suministrar cualquier información solicitada por las autoridades de forma perentoria.
  •  La obligación de adoptar ciertas normas de gobernanza corporativa, en particular, algunas relacionadas con la representación, protección y resguardo de los derechos de los accionistas.

De manera que, la salida involuntaria de la bolsa de valores ocurre por la incapacidad de una empresa para cumplir con sus obligaciones ante el mercado de capitales y las autoridades.

En ese caso, la empresa recibe una advertencia con una fecha límite y si la compañía no ha solucionado el problema para entonces, se suspende o elimina de la bolsa.

Un ejemplo lo tenemos en la decisión de la administración Trump (mantenida por la administración Biden) de restringir la inversión en empresas tecnológicas chinas, tales como, China Telecom (HK: 0728), China Mobile (HK: 0941) y China Unicom (HK: 0762), las cuales cotizaron en el NYSE hasta 2021.

De hecho, la lista se amplió en 2022 a 5 nuevas empresas chinas: Sinopec (SSE: 600028), China Life Insurance (SSE: 601628), Aluminium Corporation of China (SSE: 60160), PetroChina (SSE: 601857) y Sinopec Shanghai Petrochemical Co. (SSE: 60068).

Bancarrota


En segundo lugar, una empresa puede salir de bolsa cuando se declara en quiebra de acuerdo con las leyes vigentes en cada país.

El caso más común sucede cuando las empresas invocan el chapter 11 del Código de Quiebras de los Estados Unidos, el cual, regula estos procesos ante una corte para cualquier empresa que cuente con acreedores en este país y pretenda seguir operando para intentar resolver su situación de insolvencia por medio de un plan de reorganización.

No obstante, las empresas en quiebra también pueden acogerse al chapter 7 del mismo código, el cual, supone la liquidación total de los activos para pagar a los acreedores.

En cualquier caso, la empresa es suspendida de la bolsa de valores mientras se define su proceso de quiebra.

Bajo el chapter 11, una empresa podría, eventualmente, retornar a bolsa bajo la misma denominación social u otra nueva si el proceso de reorganización resulta exitoso. Un ejemplo de ello lo tenemos en las compañías American Airlines Group (NASDAQ: AAL) y Eastman Kodak Co. (NYSE: KODK).

Pero, si este proceso falla o la empresa se acoge al chapter 7, deja de existir del todo al ser liquidada. Entre los casos más emblemáticos podríamos mencionar a Lehman Brothers y Enron.

La salida de la bolsa por incumplimiento de los requisitos y obligaciones puede ser una señal temprana de alerta que, en algunos casos, termina conduciendo a la quiebra.

Salida voluntaria



Una empresa también puede salir voluntariamente de la bolsa de valores por razones estratégicas, entre ellas:

·         La empresa, por voluntad de sus accionistas y de acuerdo con sus estatutos, decide convertirse en una empresa privada, es decir, una entidad que no cotiza en bolsa. Esto puede ocurrir para facilitar la toma de decisiones dentro de la empresa, o bien, porque sus accionistas desean mantener el control, y en algunos casos, porque la empresa no está en condiciones de cumplir con los requisitos para cotizar en bolsa, entre otras razones.

·         La empresa entra en un proceso de fusión o adquisición (M&A: ‘Mergers & Acquisitions’) con otra entidad que puede ser tanto pública como privada.

·         La empresa decide mover sus acciones de una plaza bursátil a otra.

·         La empresa decide disolverse, liquidar sus activos y pagar a sus acreedores y accionistas.

Como podemos inferir, la salida voluntaria de la bolsa de valores no implica necesariamente que una empresa esté teniendo dificultades, aunque no lo excluye.

Entre los casos que podemos mencionar se encuentran, Barracuda Networks, Reader’s Digest y Panera Bread, las cuales permanecen como empresas privadas.

Sin embargo, también existen empresas que, siendo públicas, se convirtieron en privadas por un tiempo, para luego volver a la bolsa de valores, entre ellas: Joann (NASDAQ: JOAN), Kinder Morgan (NYSE: KMI) y Burger King (NYSE: QSR).

¿Cuánto tiempo tarda una empresa en salir de la bolsa de valores?



Cada bolsa tiene sus propios procedimientos específicos para excluir una acción.

En general, luego de notificar a la empresa la violación de algún requerimiento, se le otorga un lapso prudencial para cumplir, a menos que la violación sea demasiado grave (quiebra, etc.), en cuyo caso, podría ser suspendida o eliminada inmediatamente.

Si una empresa no cumple con los requisitos, puede ser puesta a prueba. Las empresas que están en período de prueba pueden operar en la bolsa durante un lapso de tiempo limitado mientras intentan solucionar los inconvenientes. En algunos casos, se identifican con un "BC" después del símbolo de la acción para indicar que actualmente no cumplen con los requisitos de la bolsa.

Las empresas que no cumplen son notificadas por la bolsa y, generalmente, tienen 10 días para responder o se procede con su exclusión.

El NASDAQ, por ejemplo, comienza su proceso una vez que la acción se negocia por debajo del precio mínimo requerido o el precio requerido para satisfacer el mínimo de capitalización de mercado durante 30 días de negociación.

En ese caso, el departamento de calificaciones de cotización emite un aviso a la empresa dándole hasta 60 días calendario para responder y hasta 180 días para solucionar el problema.

Si el requisito de cotización sigue sin cumplirse después de la expiración de este período de gracia, las acciones pueden dejar de cotizar.

¿Qué pasa si una empresa deja de cotizar en la bolsa?


Lo que ocurre cuando una empresa deja de cotizar en la bolsa de valores depende de si la salida es involuntaria o voluntaria, así como del carácter de cada caso.

¿Qué sucede con las acciones cuando la empresa deja de cotizar en bolsa?


Veamos los principales casos que pueden ocurrir:

Salida involuntaria por incumplimiento de obligaciones

Cuando la salida de bolsa es involuntaria y se debe al incumplimiento de requisitos y obligaciones, las acciones tienden a perder valor. Sin embargo, aún pueden intercambiarse en los mercados extrabursátiles (OTC: ‘Over The Counter’), aunque con grandes spreads debido a la falta de liquidez y seguramente con mayores costos transaccionales. También podrían intercambiarse en otras plazas bursátiles donde previamente se cotizaba la acción.

Salida involuntaria por quiebra

Cuando la salida de bolsa es involuntaria y se debe a la declaración de quiebra, puede decirse que el valor de las acciones tiende a cero. Generalmente, en estos casos los inversores terminan perdiendo todo, ya que si la empresa es liquidada serán los últimos en cobrar luego de los acreedores, si es que queda algo que repartir.

Por otro lado, si la empresa es reestructurada con éxito, probablemente, se emitan nuevas acciones bajo una nueva denominación social o la empresa sea adquirida por un nuevo ente (muchas veces privado), por lo que, a efectos prácticos, la vieja empresa dejaría de existir y con ella el patrimonio de los antiguos accionistas, que podrían o no recibir nuevas acciones, aunque en menor cantidad y con menor valor.


Salida voluntaria por fusión o adquisición


Cuando la salida de bolsa es voluntaria y se debe a un proceso de fusión o adquisición, los antiguos inversores tienen un tiempo limitado para vender sus acciones antes de que se conviertan en efectivo o se intercambien por acciones de la nueva empresa o la empresa adquirente a una tasa de conversión predeterminada.

En general, en este caso, las acciones de la empresa tienden a subir antes de la salida de bolsa, ya que las regulaciones buscan resguardar el derecho de los inversores a recibir un precio justo por sus acciones durante estos procesos y ello genera expectativas alcistas. De igual forma, las acciones pueden intercambiarse en los mercados extrabursátiles OTC.

Por todas estas razones es importante que los inversores validen el cumplimiento de las obligaciones de una empresa ante la bolsa de valores y los entes reguladores y, especialmente, monitoreen su nivel de solvencia y liquidez.

Cuando una empresa entra en este tipo de dificultades, suele dar señales de alerta temprana que pueden detectarse en sus estados financieros.

¿Buscas un bróker? Mira nuestras recomendaciones:

eToro

Depósito mínimo de $200 y app sencilla

Ver más
XTB

Sin depósito mínimo. Academia de trading gratuita.

Ver más
Interactive Brokers

Bróker popular con más de 1,5 millones de clientes

Ver más
Capital.com

Spreads muy bajos en divisas. 0% de comisión

Ver más
  • Bolsa
  • acciones
  • Renta Variable
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
Encuentra el mejor broker