Rankia Colombia
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Todo sobre cuentas bancarias: corrientes, ahorro y nómina

¿Cómo organizar las finanzas personales?

Organizar las finanzas personales es muy importante para mantener una buena economía a nivel personal y familiar. Planificando bien tus finanzas, controlando los gastos y teniendo un buen hábito de ahorro podrás tener estabilidad financiera y mayor seguridad. En el siguiente post veremos cómo organizar las finanzas personales de manera eficiente y sencilla.

 

¿Cómo organizar las finanzas personales?

 

 

¿Cómo organizar las finanzas personales?

Para organizar tus finanzas personales no necesitas ser un contador ni un profesional en el área, tampoco necesitas dedicarle horas al día. Sin embargo, para muchos esto parece una tarea difícil por la cantidad de gastos a los que se tienen que enfrentar y ven cómo su sueldo no llega a la siguiente quincena.

Es por eso que es tan importante comenzar desde ya a hacer cambios significativos que mejoren tus finanzas personales y tu economía personal y familiar. Lo que es más, cuando convertimos estos cambios positivos en hábitos puede ser realmente sencillo controlar las finanzas. Pero, ¿cómo organizar las finanzas personales? A continuación te damos algunos consejos prácticos:

 

Consejo 1: Realiza un presupuesto mensual

Este es el pilar fundamental de la organización de las finanzas personales ya que transcribiendo en una agenda u hoja de cálculo todos tus ingresos y egresos, podrás ver con claridad dónde necesitas ajustar tus finanzas. No es tan difícil una vez que has hecho el primer presupuesto. ¿Qué debes reflejar en tu presupuesto mensual?

  • Tus ingresos fijos: Son los devengados por tu trabajo, y sobre los cuales puedes planificar tus gastos.
  • Tus ingresos variables: Estos ingresos son eso, variables, por lo que no puedes contar con ellos para pagar tus deudas o cubrir tus gastos, más bien sirven para aligerar las cargas, pero no puedes depender de ellos.
  • Tus gastos fijos: El pago del crédito hipotecario, el crédito vehicular, o cualquier otra deuda con el banco o cualquier otra entidad o persona, pagar las tarjetas de crédito, el colegio de los niños, la despensa, el agua, la electricidad, el porcentaje que debes dedicar a tus ahorros. Todos estos son gastos fijos que no puedes ni debes eludir.
  • Tus gastos variables: La gasolina, la ropa, la reparación de la computadora, el pago del fontanero. Todos estos gastos son variables, algunos se pueden predecir, otros no. En el caso de los primeros aparta el dinero necesario para cubrirlos. En el caso de los gastos imprevistos guarda un porcentaje de emergencia. De hecho, puedes agregar este aporte a tus ahorros, de manera que cuando se presenten esos gastos imprevistos como la reparación del coche, te robaron el celular, tu hijo necesita zapatos, etc.
  • Los gastos acumulativos: Desde las golosinas que compras de regreso a casa hasta el pasaje en bus. Todos estos pequeños gastos diarios hacen una gran suma al final de mes, y muchos son innecesarios, por lo que debes prestar especial atención a esta sección.

 

Consejo 2: No gastes en cosas innecesarias

“No lo compres solo porque está de oferta”. Esta frase la usan los planificadores financieros en especial dirigida al público femenino, ya que las mujeres con conocidas por dejarse llevar por las ofertas que ven en las tiendas, pero aplica a todos por igual. Evita la tentación de hacer compras impulsivas o de artículos que no necesitas. Compra sólo los víveres, verduras y frutas que vayan a consumir, evita que tu comida deba tirarse a la basura por un descuido.

Otra forma de organizar las finanzas personales es disminuyendo los gastos que ya haces en cosas que no usas o que son innecesarios. Verifica, por ejemplo, tu plan de celular, ¿te suelen quedar más de la mitad de los minutos, los mensajes y los datos móviles? Entonces cambia a un plan más económico. Si tienes vehículo pero puedes llegar a tu trabajo en transporte público fácilmente, puedes reducir lo que gastas en gasolina.

 

Consejo 3: No te endeudes de más

Una de las claves al organizar las finanzas personales es evitar las deudas excesivas, ya sea en las tarjetas de crédito, por préstamos bancarios o por pedir dinero prestado a familiares o amigos. Nunca caigas en la trampa de los pagadiarios, los préstamos gota a gota o los chulqueros.

 

Consejo 4: Ahorra, y no solo dinero

Ahorrar es, junto con realizar un presupuesto mensual, la base de cómo organizar las finanzas personales. Puedes apartar un porcentaje de tu sueldo para ahorrarlo cada quincena. También puedes incentivar a tu familia a que todos aporten en una alcancía familiar un poco de su dinero para gastos diarios con la meta de pagar un viaje. Pero no solo puedes ahorrar de esta manera, también puedes ahorrar dinero:

  • Ahorrando agua
  • Ahorrando electricidad
  • Ahorrando gas
  • Ahorrando gasolina
  • Evitando gastos innecesarios

 

Consejo 5: Invierte

Tus ahorros también los puedes invertir en el banco para que te generen una rentabilidad en un determinado plazo. Es una manera sabia de usar el dinero más que para sólo cubrir gastos y más gastos. Invirtiendo en instrumentos financieros o bienes podrás hacer que tu dinero produzca ganancias y mejorar tus finanzas personales.

 

Saber cómo organizar las finanzas personales es de vital importancia para tu estabilidad económica y emocional. Recuerda que reducir gastos no implica desmejorar tu calidad de vida, que ahorrar no implica evitarte gustos y placeres, que para invertir no necesitas ser un experto en bolsa, y que para cumplir tus sueños y metas necesitas tener una buena organización de tus finanzas personales.

 


Últimos comentarios

Preguntas frecuentes


Es un contrato entre el banco y una persona/empresa, donde el banco nos permite depositar nuestro dinero.


Con las cuentas bancarias podemos realizas transferencias, pagar en comercios o en internet con nuestra tarjeta, recibir el salario y retiros de dinero en cajeros automáticos, entre otras.


Cuentas corrientes

Cuentas de ahorros

Cuentas nómina

Sí, aunque normalmente es necesario cumplir una serie de requisitos.