Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

¿Cuáles son los intereses que cobran las tarjetas de crédito?

Hay muchos que se preguntan,  ¿Cuáles son los intereses que cobran las tarjetas de crédito? Lo que tienen que saber esas personas es que la tarjeta de crédito no es otra cosa que un instrumento de financiación, por la cual el banco le permite al cliente pagar sin dinero y cobrársela al cierre del resumen de la tarjeta, que varía de acuerdo al contrato firmado.

De esta manera, un usuario de una tarjeta de crédito puede pagar algo hoy y, dependiendo de las fechas de cierre y de las fechas de vencimiento de la tarjeta, pagarla a los 45 días. Sin lugar a dudas, se trata de una buena palanca para financiarlos, pero peligrosa si no la sabemos controlar.

¿Cuáles son los intereses que cobran las tarjetas de crédito?

 

 

¿Cuáles son los intereses que cobran las tarjetas de crédito?

Tal como mencionamos, las tarjetas de crédito son instrumentos de financiación, productos financieros donde más allá de la comodidad para el usuario, existe un negocio detrás que es, justamente, de quien ofrece ese servicio: el banco.

Como todo instrumento de financiación, a la par de préstamos o créditos, por tomar solo dos ejemplos más comunes, su uso genera intereses. Sin embargo, en las tarjetas de crédito en particular, si paga el total del resumen de cuenta dentro del plazo estipulado, no habrá intereses adicionales. Si el cliente, por algún motivo, no puede abonarlo, entonces el saldo resultante devengará intereses que, en la mayoría de los casos, son bastante onerosos.

 Entre los intereses que cobran las tarjetas de crédito se encuentran los siguientes:

Intereses por Mora de las tarjetas de crédito

Podríamos definir a la tasa de interés de una tarjeta de crédito como el precio que usted paga por pedir dinero prestado. En general, esos intereses por mora comienzan a correr a partir del día posterior al del vencimiento de pago del resumen de la tarjeta de crédito, y solo por el saldo impago del mismo. 

Las tasas de interés de las tarjetas de crédito por lo general se expresan como una tasa anual. A esto se denomina la tasa efectiva anual (TEA), y en la mayoría de las tarjetas, usted puede evitar pagar intereses por sus compras si usted paga el saldo completo todos los meses hasta la fecha de pago. 

En el caso de saldos impagos, al próximo mes, en el resumen de su tarjeta de crédito, figurarán devengados los intereses a la fecha del vencimiento del pago posterior al que generó los intereses. Y todo pago que se realice, si no es completo, se computará primero al pago de esos intereses y luego al pago del capital que genera los intereses, lo que hace que se capitalicen los intereses devengados y no pagados como nuevo capital, y generen nuevos intereses sobre intereses.

 Intereses corrientes de las tarjetas de crédito

En las economías con muy alta inflación, o hiperinflacionarias, existen lo que se denomina intereses corrientes. Los intereses corrientes son los que se generan desde el día en que se realiza la transacción, ya sea por compras o avances en efectivo, con su tarjeta de crédito hasta la fecha de corte. Al valor de la compra o avance, se le aplica la tasa de interés vigente del día en que se realizó la transacción.

En economías más o menos ordenadas, las compras diferidas a un mes no generan intereses corrientes. Sin embargo, puede pasar que los pagos realizados a estaciones de gasolina y los avances en efectivo generen intereses corrientes, los cuales son liquidados a la tasa vigente.

 Intereses por financiación de las tarjetas de crédito

Una de las grandes ventajas que tienen las tarjetas de crédito es la posibilidad de realizar gastos y pagarlo en cuotas o meses. De esta manera, la tarjeta nos financia la compra del bien o servicio que deseamos, cobrando, obviamente, un interés por la financiación de dicho importe.

En general, estos intereses no figuran en el resumen de cuenta de un banco, sino que se cargan al importe total que firmamos en la compra. Por ejemplo: compramos un producto de 100000 pesos, con un interés del 20% anual, a 12 cuotas, con un total a pagar de 120.000 pesos, dividido en 12 cuotas de 10.000 pesos. El cupón de pago, en vez del precio contado de 100.000, ya incluirá el total de los intereses por financiación, y será de 120.000 pesos.

Otros cargos que se le atribuyen a las tarjetas de crédito

Es importante dejar claro que los interese no son los únicos cargos que los bancos cobran por usar las tarjetas de crédito, sino que también existen otros costos que debemos tener presentar a la hora de asumir un contrato por estos productos financieros. Y ellos son:

  • Cargos administrativos por mora: son los gastos generados por gestión de cobro extrajudicial cuando estas moroso con las cuotas. Suele incluir la cobranza que se le asigna al personal destinado al cobro de los adeudos.
  • Comisión por retiro: El dinero que se retira a través de los cajeros automáticos también paga una comisión que suele ser del 4% o 5% por monto retirado. 

 

En resumen, usar una tarjeta de crédito es una excelente opción, porque podemos hacer compras y pagos de servicios e ir pagándolas por cuotas. Pero debemos tomar en cuenta que el dinero prestado viene acompañado de una serie de interés y costos  de los cuales debemos hacernos responsables. Es por ello que te recomendamos pagar a tiempo cada mes para que tu tarjeta no genere intereses.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar