El Sistema de Administración de Riesgo Crediticio (SARC) es un mecanismo de las entidades registradas bajo la Superintendencia Financiera y su existencia se basa en la premisa de que “el pilar fundamental de la supervisión bancaria está en la gestión interna de riesgo por parte de las entidades financieras”. ¿Qué es el SARC y para qué sirve?

 

¿Qué es el SARC y para qué sirve?

 

 

¿Qué es el SARC?

El Sistema de Administración de Riesgo Crediticio es un mecanismo mediante el cual las instituciones financieras vigilan de manera permanente el historial crediticio de un cliente. A través de la aplicación de ciertos parámetros de organización, gestión y administración, el sistema genera un informe que indica la medida de riesgo crediticio y el cálculo de las pérdidas en el caso de incumplimiento.

Según lo establecido en el Capítulo II de la Gestión de Riesgo de Crédito, emitida por la Superintendencia Financiera, esta institución “identifica como práctica que pone en peligro la situación de solvencia o liquidez de las entidades las fallas de la gestión de crédito, y por ende la situación de objeción del SARC”.

En este sentido, el SARC gestiona y vigila que la situación crediticia de las entidades financieras y de sus clientes sea solvente, de manera que no incurra en riesgo crediticio, es decir, la posibilidad de que la entidad incurra en pérdidas y se disminuya el valor de sus activos. Esto está relacionado con los índices de mora de sus clientes, ya que, si estos incumplen los contratos de crédito, la entidad financiera se verá afectada en mayor o menor medida.

 

¿Para qué sirve el SARC?

El SARC está orientado al fortalecimiento la gestión del riego de crédito, generando así una cultura y prácticas de alto nivel técnico para la administración del mismo. Con este sistema, la Superintendencia Financiera establece la obligación de evaluar el riesgo crediticio.

De esta obligación viene la conocida “evaluación crediticia”, un procedimiento al que somete el banco cada solicitud de crédito para verificar si el cliente es solvente o no y si es capaz de pagar el dinero que pide.

De esta manera, el SARC sirve para monitorear toda la actividad crediticia de una entidad financiera y determinar si sus activos permanecen o se han visto afectados por incumplimientos de pago de sus deudores.

 

Criterios para la Evaluación Crediticia

Como ya analizamos, el SARC es el sistema mediante el cual se evalúa la “salud financiera” de una entidad a través de la gestión de información de los créditos que emite y de cuál es el comportamiento de pago de sus clientes. Pero, ¿cuáles son los criterios bajo los cuales opera el SARC?

  1. Capacidad de pago del deudor: La capacidad de pago de un deudor es el proceso fundamental de la evaluación crediticia, ya que ayuda a determinar si el solicitante está en la capacidad de pagar el crédito y, por ende, que no vaya a representar un riesgo para la solvencia de la entidad. Y lo primero que se evalúa son los ingresos del solicitante. Por eso cuando vas a pedir un préstamo al banco es normal que te soliciten el soporte de tus ingresos y te pongan ciertos requisitos de antigüedad laboral. Además, eres chequeado en las centrales de riesgo, en donde aparece tu historial crediticio completo. Esto son solo dos de los parámetros más importantes de este paso.

  2. Garantías que respaldan la operación: Estas garantías son necesarias para calcular las pérdidas esperadas en el evento de no pago. Estas garantías pueden ser prendas, bienes inmuebles o muebles, hipotecas, pignoración de rentas, cartas de crédito, entre otras.

  3. Aviso oportuno al deudor: En caso de que el sistema refleje algún problema con respecto al deudor, la entidad debe notificarle del problema que pone en peligro la aprobación del crédito. Evaluar a los solicitantes disminuye el riesgo de pérdidas en la entidad financiera y mantiene bajo su riesgo crediticio.

 

¿Qué es el historial crediticio?

El historial crediticio refleja el comportamiento de pago de los consumidores, si pagan a tiempo o no: las tarjetas de crédito, débito, el seguro, la hipoteca, los créditos o préstamos, los servicios, y demás gastos.

Por lo que el historial crediticio es el pasaporte a acceder a un crédito o un préstamo, o a una tarjeta, por lo que no es solamente cumplir con la cuota mensual, ese cumplimiento permite tener un historial crediticio limpio y sin caer en una lista de morosos.

Existen diferentes escalas de historia crediticia, a partir de una calificación más baja o más alta, según el nivel de incumplimiento o pago, lo que evita ser reportados a las centrales de riesgo.

 

¿Cómo consultar mi historia crediticia?

Pueden consultar la historia crediticia en Datacrédito, una de las principales centrales de riesgo en Colombia, que les permitía consultar la historia gratuitamente mediante Internet, solo una vez cada 30 días. Ya no.

 

Consultar mi historia crediticia por Escrito

La solicitud deben hacerla presentando una carta y enviándola a la entidad. La carta de solicitud debe tener:

 

Persona Natural:

  • Nombres y apellidos completos
  • Número de cédula o documento de identificación
  • Una explicación precisa de los hechos que dan lugar a su solicitud (consulta o reclamo) y de la petición o solución pretendida
  • Firma autenticada ante notario público del titular de la información.
  • Fotocopia del documento de identidad.
  • Dirección de correspondencia, ciudad y correo electrónico para el envío de la respuesta.

Cuando hagan la solicitud, verifiquen que la carta tenga su firma y:

O contener la nota de presentación personal ante notario público

O el titular debe presentarse directamente a radicar su petición escrita y exhibir su documento de identidad al momento de la radicación de la comunicación

O la comunicación deben presentarla por escrito mediante apoderado o autorizado, con el anexo del poder debidamente autenticado ante notario público.

 

Persona Jurídica

  • Nombre de la empresa
  • Número de identificación Tributaria
  • Una explicación precisa del por que la solicitud (consulta o reclamo) y de la petición o solución pretendida
  • Firma del representante legal autenticada ante notario público
  • Dirección de correspondencia, ciudad y correo electrónico para el envío de la respuesta.

Además la carta debe ser:

  • Ser suscrita por el representante legal de la sociedad con presentación personal ante notario
  • O la comunicación de persona jurídica debe ser presentada mediante el respectivo anexo del poder debidamente otorgado y autenticado ante notario público.
  • El término para responder las comunicaciones escritas es de (15) días hábiles. La carta deberá ser radicada en nuestras oficinas ubicadas en Bogotá en la Carrera 7 No. 76-35, piso 10 o en los Centros de Atención y Servicios CAS.

 

Consultar mi historia crediticia en Centros de Atención y Servicio

En los centros de atención y servicio podrán consultar su Historia de Crédito gratuitamente una vez cada mes calendario. Sus ubicaciones son:

Bogotá: Transversal 55 No. 98 a – 66 local 215 – 216 (Centro Comercial Iserra 100) Barrio La Castellana. / Lunes a viernes: 8.00 a.m. a 3:00 p.m. (Jornada continua)- Sábados: 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

Cali: Calle 22N No. 6AN – 24 Torre B Oficina 301, Edificio Santa Mónica Central. /
Lunes a viernes: 8.00 a.m. a 3:00 p.m.

Medellín: Cra 43A No. 1 A sur – 29 Of. 714. Edificio Colmena. Barrio El Poblado. / Lunes a viernes: 8.00 a.m. a 11:30 a.m. y de 2:00 a 3:00 p.m.

Barranquilla: Calle 74 No. 56 - 36 Oficina 706. Centro Empresarial INVERFIN /
Lunes a Viernes: 8.00 a.m. a 11:30 a.m. y de 2:00 a 3:00 p.m.

 

Si son una persona natural

podrán ir a uno de esos centros para consultar su historia crediticia deben presentar el original de su DNI (cédula de ciudadanía o cédula de extranjería).

En caso de autorizar a una tercera persona, esta persona debe llevar:

  • Carta de autorización con firma autenticada no mayor a 90 días.
  • Fotocopia cédula de ciudadanía o extranjería del autorizado.
  • Fotocopia cédula de ciudadanía o extranjería de quien autoriza.

 

Si son una persona jurídica

Deben ir a uno de esos centros y ser atendido por el representante legal, presentando el original de la cédula de ciudadanía o extranjería.

Si autoriza a otra persona esta deberá llevar:

  • Carta de autorización del representante legal, con firma autenticada.
  • Fotocopia de la cédula de ciudadanía o extranjería del representante legal.
  • Fotocopia del NIT.
  • Fotocopia de la cédula de ciudadanía o extranjería del autorizado

Además de poder agendar una cita por Internet, en los CAS.

 

El SARC es una herramienta que debe ser de obligatoria aplicación en las entidades financieras regidas por la Superintendencia Financiera con la finalidad de garantizar la estabilidad económica y el pago de los compromisos de crédito por parte de los ciudadanos.

 

¡Sé el primero en comentar!

Preguntas frecuentes


Es un acuerdo en el que una persona o entidad realiza un préstamo de dinero a otra persona. Con el compromiso que el dinero será devuelto más los intereses.


Son préstamos que concede una entidad financiera con el objetivo de adquirir bienes o servicios: automóviles, muebles, viajes u otros gastos imprevistos.


Son créditos que no tienen una destinación clara, podremos hacer uso del dinero para cualquier finalidad sin necesidad de explicaciones.


Se permite efectuar pagos anticipados de cualquier crédito en moneda nacional sin incurrir en penalizaciones. Excepto en créditos que superen los 880 S.M.M.L.V, en este caso las condiciones se establecerán en el contrato.