Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Ahorrar una parte de nuestros ingresos forma parte de una economía personal y familiar responsable que proyecta tanto lo que queremos que ocurra en el futuro como para aquellos eventos para los que debemos estar prevenidos. Por eso pensar en qué porcentaje del sueldo se debe ahorrar es importante tomar en cuenta las circunstancias económicas personales y el objetivo de dicho ahorro.

 

¿Qué porcentaje del sueldo se debe ahorrar?

 

 

¿Qué porcentaje del sueldo se debe ahorrar?

Tener una buena disciplina de ahorro implica considerarlo como un gasto fijo más dentro del presupuesto personal y familiar ya que de esto depende la seriedad con que se tome el mismo y, por ende, el éxito en la meta de ahorrar. Es por esto que es importante preguntarse qué porcentaje del sueldo se debe ahorrar a fin de establecerlo como una cuota fija.

El porcentaje que cada persona defina para su plan de ahorro, sea que ahorre de manera formal o informal, dependerá de sus ingresos y responsabilidades familiares. No puede ahorrar el mismo porcentaje una persona que gana uno o dos sueldos mínimos y que tiene una familia numerosa qué mantener que aquella familia en la que solo es la pareja o solo hay un hijo y el salario de los cónyuges es más alto.

Y aunque ahorrar parezca imposible en circunstancias en la que los ingresos son menos y las responsabilidades son más, no es imposible; siempre se puede realizar un plan de ahorro para ahorrar un porcentaje del sueldo. Sin embargo, existen puntos que debes tomar en cuenta al escoger dicho porcentaje:

  • El porcentaje del sueldo destinado a ahorrar no debe ser tan bajo que no se vea el verdadero fruto del ahorro, ni tan alto que te exima de cubrir otras necesidades básicas tanto personales como familiares.
  • Después de establecer el porcentaje del sueldo que vas a ahorrar, debes respetar dicho arreglo e incluir esta cantidad en la parte de “gastos fijos” de tu presupuesto mensual.
  • Evita sacar fondos del ahorro por cualquier circunstancia que consideres “una emergencia” cuando realmente no lo es.
  • Define para qué será el ahorro: vacaciones familiares, estudios superiores, hacer una inversión, pagar tu boda, iniciar un negocio, hacer un viaje, comprar un vehículo, mejorar tu casa, comprar un electrodoméstico o cualquier otro bien, la llegada de un hijo, ahorrar para casos de emergencias médicas, etc.
  • Establece si el ahorro tiene un plazo determinado o si es por un tiempo indeterminado.
  • ¿Tu sueldo es mensual, quincenal, semanal o diario?

 

¿Qué gastos considerar al percibir el salario?

Antes y después de percibir el salario, lo mejor es revisar el presupuesto. Para lo que deben disponer de información sobre cuánto ganan y cuánto gastan. Realizar una lista de ingresos y egresos a fin de conocer las obligaciones a saldar al recibir su salario -como pago de servicios, pagos mensuales- y, así conocer qué gasto se lleva más dinero.

 

¿Cuánto porcentaje destinar al presupuesto?

Para algunos expertos, conviene siempre que puedan, el presupuesto debería ser de 70%-30%, por lo que el 70% sería para cubrir necesidades básicas como: alimentación, vivienda, transporte, servicios, salud, y otros gastos y el 30% para entretenimiento, ahorro y pago de deudas.

Siendo una distribución aconsejable para parejas con hijos, si su edad, situación familiar, ingresos, y otros factores, les permiten cubrir sus necesidades básicas con menos del 70%  por ciento, pueden destinar el % sobrante del 70% a ahorrar, a pagar deudas y/o a algo personal, salidas u ocio.

De respetar el presupuesto, el gasto en deuda mensual no debería superar el 10% de los ingresos. Si el gasto de deuda mensual supera el 30%, significaría sufrir sobreendeudamiento. De esta forma podrán saber los gastos a considerar como las necesidades básicas.

 

¿Cuánto de mi salario me conviene ahorrar?

Algunos aconsejan que deberían destinar al menos el 10% de los ingresos al ahorro. Siempre que sus diferentes obligaciones les posibilite ahorrar en base a su capacidad e ingresos personales. Así como establecer metas de ahorro posible además de generar un hábito que ayude a cumplir metas. El 10% surge de la distribución en la que no deban dejar de lado necesidades básicas ni gustos personales, ni a ocio, hobbies o entretenimiento.

 

¿Qué gastos conviene evitar?

Siempre que no sea una emergencia, lo mejor es evitar cualquier gasto que no figure en el presupuesto que realicen. Por lo que hay que tener cuidado con los llamados gastos hormiga, se trata de pequeñas compras innecesarias y que sin darnos cuenta nos restan un monto de los ingresos mensuales evitando el poder ahorrar.

Entre los gastos hormiga suelen figurar: cigarrillos, café, desayunos, almuerzos, taxis, salidas como recitales, cine, y que suelen quedar fuera del presupuesto, lo que genera la fuga de dinero y el evitar ahorrar.

Debido a todos estos aspectos, no existe un porcentaje universal que deba destinarse del sueldo para ahorrar, ya que las circunstancias de cada persona son diferentes. Aun así, el mínimo aconsejable de porcentaje del sueldo para ahorrar debería ser del 10%. E incluso si al final del mes y tras sacar tus cuentas te das cuenta que sólo dispones de un 5% para ahorrar, no debes pasarlo por alto y comenzar a ahorrarlo. Y, como mencionamos, tampoco debe exceder un porcentaje que impida la correcta cobertura de los gastos básicos personales y familiares, por lo que no debería exceder el 40% de los ingresos.

Un punto que debemos recordar es que al hablar de un porcentaje estamos hablando de cantidades diferentes para cada tipo de ingreso, por lo que no se establece una cantidad de dinero como tal sino que se hace en forma de porcentaje.

Un  ejemplo del porcentaje del sueldo que se debe ahorrar está dado por la “Regla 50/20/30”, que establece que se debe destinar un 50% del sueldo para cubrir las necesidades básicas (pago de deudas, hipoteca, alimentos, servicios, etc.), 20% debe ser el porcentaje del ahorro (ya sea para casos de emergencia o que tenga un destino específico) y un 30% destinado a los gastos personales de esparcimiento, ocio, familia, reuniones, ropa, etc. Es un modelo que se puede aplicar bajo ciertas circunstancias y que propende un buen ahorro para cualquier proyecto que te propongas.

Para que la meta de ahorrar tenga éxito es necesario ahorrar un porcentaje del sueldo mensualmente y no solo lo que nos sobre en los bolsillos. De esta manera se confiere seriedad a esta faceta tan importante de las finanzas personales y permite alcanzar la meta a la cual está orientado el ahorro en primer lugar. Y si son ahorros para casos de emergencia, los fondos serán los suficientes para afrontar las eventualidades que se puedan presentar.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar