Avante

Rankiano desde hace cerca de 11 años

Artículos y comentarios que hablan del seguro, los productos financieros y el consumidor desde la óptica de un corredor de seguros.

Publicaciones
Recomendaciones
102
Seguidores
Posición en Rankia
Posición último año
Resumen
Artículos 171
Respuestas 2122
Comentarios 414
Recomendados 199
Guardados 4
Temas 59
02/12/19 05:45
Ha comentado en el artículo Más sobre planes de pensiones y ahorro para la jubilación
Bueno, se llaman "Plan" porque se trata de un sistema planificado de ahorro colectivo en una serie de activos que asumen una cierta vocación o perfil predefinidos. Es decir, quien invierte en un cierto plan debe saber de qué pie calza y cual es la política de inversión y ello tendrá también un enorme efecto en el plazo disponible para cada partícipe. De ahí que la estrategia del ahorrador debe casar muy bien con el plan pues de no hacerlo habrá que lamentar consecuencias. El "Fondo" es el conjunto de activos en que se ha convertido el dinero de los partícipes y que constituye la garantía de estos. Recordemos que estamos ante un producto de ahorro finalista y a largo plazo por lo que ese fondo tiene una importancia enorme en un sistema de capitalización. A este fondo deben "atacarlo" cuantas menos bocas mejor. Si un fondo tiene demasiados comensales invitados o demasiado voraces... mermará injustificadamente. Si no se adapta a las necesidades mediante una gestión activa... mermará o perderá oportunidades. Dicho esto que, en el realidad es lo que se necesita, ¿por qué cambiarle el nombre y no todo lo demás, que es lo que falla?
ir al comentario
02/12/19 05:32
Ha comentado en el artículo Más sobre planes de pensiones y ahorro para la jubilación
Los planes de pensiones pueden dejar de ser pésimos si y solo sí: - se prohíben las comisiones a los vendedores (conflicto de interés) - se garantiza la independencia de las comisiones de control - se prohíbe que el banco depositario y la sociedad de agencia de valores que realiza las compra-venta pertenezcan al mismo grupo que la gestora y se prohíben acuerdos cruzados. - se establecen mecanismos de control de gestión dinámica con RCivil de la gestora, en su caso, si no trabaja. - se prohíbe que los gastos de comercialización y publicidad se imputen al Fondo (es decir, que ese 4% por "trae tu fondo" no lo paguen los partícipes). - se prohíbe que una misma gestora tenga fondos A, B y C con diferentes comisiones en función del patrimonio de sus partícipes. Además: - se sustituya la actual fiscalidad que promueve el negocio infumable de las rentas vitalicias aseguradas - se retire la desgravación. - se aplique una reducción en IRPF a vencimiento sobre los rendimientos. Saludos,
ir al comentario
02/12/19 05:22
Ha comentado en el artículo Planes de pensiones: Buenos para casi nadie
En mi twitter recomiendo seguirme... solo si se acepta la vida sin maquillaje. Intento explicar a los usuarios de seguros aquello que deben tener en cuenta para hacer o no hacer un contrato. Evitar pisar las minas, meterse en la boca del lobo atraídos por un cebo o un falso ahorro en un diferencial... En unos años he atendido algo más de 12.000 casos horrorosos en los que el seguro o sus vendedores han hecho lo contrario que se debe: desproteger o causar un perjuicio, a veces por ser idiotas con iniciativa, otras por mera voracidad de comisiones. Soy alguien del sector, ciertamente. Los que no deben ser considerados "del sector" son aquellos que causan daño a familias y empresas desde el seguro. Esos deben ser considerados otra cosa. Y por cuanto a lo de los cafés... esta actitud me permite tomarlos solo con buena gente :-) Saludos,
ir al comentario
29/11/19 05:26
Ha comentado en el artículo Planes de pensiones: Buenos para casi nadie
La Ley 26/2006 y la nueva Directiva de Distribución de Seguros regulan con total claridad que el corredor de seguros es la única figura en el sector que puede y debe ser independiente. Y, como decía Napoleón, la independencia es una isla rocosa, sin playas, por lo que no puede haber nada que altere esa independencia. Por tanto, y sobre el papel, nada conviene más a los intereses de un usuario de este tipo de productos financieros (seguros y planes de pensiones) como un corredor de seguros. Ahora viene la mala noticia. La misma Ley y la misma Directiva prevén que el corredor se puede retribuir mediante comisiones u honorarios. La segunda fórmula está clara pero la primera plantea un serio problema de transparencia y una eventual fuente de conflictos de interés. Si uno saca este tema a debate en el sector corre el riesgo de aparecer en una cuneta pero, por poner un ejemplo, en UK las comisiones han sido prohibidas. Creo que ese día llegará. La Legislación vigente también prohíbe cualquier tipo de remuneración pecuniaria o en especie que pueda afectar a la independencia del corredor pero ayer mismo una conocida correduría se permitía el lujo en Twitter de sacar unas fotos de uno de sus directivos disfrutando un viaje en Islandia pagado integramente por una aseguradora por haber alcanzado los objetivos de ventas. Es decir, un clarísimo ejemplo de práctica prohibida y de conflicto de interés. Si un ciudadano sabe que su corredor va de viaje con tal o cual compañía que sepa que la independencia está amordazada en el sótano en esa empresa. Sumemos a esto otra cuestión: ya advierto de que las comisiones son opacas. Pero ¿qué pasa si, además, se adelantan comisiones de años futuros como zanahoria colocada en palo y se transforma un producto de ahorro con intereses cercanos al 0% en una fuente de negocio de alto rendimiento en el corto plazo para el corredor? Pues que el ahorrador puede ver cómo sus provisiones matemáticas de balance (primas pagadas menos gastos del asegurador y comisiones pagadas al corredor) le dejan tiritando en caso de rescate y, justamente, en los primeros años que es cuando mayor rentabilidad se puede alcanzar en ahorro finalista a largo plazo. En el pasado Nationale Nederlanden fue un triste ejemplo con comisiones de hasta el 60% de las primas pagadas para el agente. Hoy día encontramos conocidísimas corredurías (una de ellas de origen alemán) que operan con auxiliares externos (comerciales con contrato mercantil) con hasta siete niveles de subcontratación en sistemas piramidales de venta donde los más exitosos consiguen meter vendedores que venden para ellos y estos a su vez captan otros vendedores. Cuando el vendedor de la base de la pirámide vende un seguro DE AHORRO ganan comisiones los siete niveles que tiene la pirámide, esto es: el auxiliar, del auxiliar, del auxiliar, del auxiliar, del auxiliar, del auxiliar, del auxiliar... del corredor. ¿TODOS GANAN? No, pierde el cliente. Perdonad por el tostón pero eso tan ridículo y mezquino está pasando y la autoridad ¡lo permite! Hoy día no hay forma de sacar algo en claro que bata el IPC con este esquema y con ciertos niveles de seguridad. Por tanto ahorrar en seguros implica perder poder adquisitivo salvo que se acepte entrar en cestas de fondos de inversión mediante los llamados unit-linked. El problema es que esas cestas de fondos de inversión vía seguros tienen el mismo riesgo que una cesta de fondos de inversión. Si bien para estas últimas se les exige a los comercializadores que el cliente pase un test de idoneidad MiFID y el comercializador tenga una extensa (se supone) formación financiera eso no se aplica si el vehículo para invertir es un seguro. Y, de ahí, al infierno hay un paso. En los talleres de una tarde que montan algunas aseguradoras se lanza a idiotas con iniciativa a la venta irresponsable de este tipo de seguros pues han sido convencidos de que con esa capa de barniz son brókeres de Wall Street (¡lo menos!). Y así está el patio, a mi modo de ver, que puede que no sea correcto ni de lejos. Y es por eso que yo y mi empresa, nos mantenemos al margen de los seguros de ahorro y más aún de los planes de pensiones. Podemos llamarlo prudencia, podemos llamarlo simplemente ética. Abrazos,
ir al comentario
28/11/19 18:05
Ha comentado en el artículo Planes de pensiones: Buenos para casi nadie
Es bastante simple: lo que ha financiado el ciudadano en favor de las cajas ha acabado en un escenario donde quedan dos pequeñas cajas más la banca (incluida la nacionalizada) que se ha quedado el negocio saneado de las extintas mientras lo malo (Sareb incluido) no les ha afectado ni de coña. Mirar o ver no es lo mismo.
ir al comentario
28/11/19 04:22
Ha comentado en el artículo Planes de pensiones: Buenos para casi nadie
¡Felicidades Fernando! No solo por el post y su calidad sino también por contar con ese espíritu crítico tan poco frecuente capaz de levantar velos y evitar los mantras del adoctrinamiento. Añado otra cuestión poco conocida: en la Ley que regula los planes y fondos de pensiones se dice que se hará un plan contable especial. Pues bien, eso nunca ha ocurrido sino que se recurre al mismo plan contable que tiene cualquier empresa para una sociedad gestora. Esa sociedad gestora "gestiona" (no siempre) o más bien diría que es "tenedora" de una serie de activos que respaldan las participaciones de los "socios", que son los clientes o partícipes de esa gestora. Por otra parte gestiona gastos. Esos gastos son múltiples y a cambio de ellos la gestora cobra unas comisiones. Pero hay un gasto que se carga, por Ley, al fondo (es decir, lo pagan los partícipes) que es el gasto de publicidad del plan de pensiones. Por ello, cuando veamos que tal banco o tal compañía de seguros regala un 3 ó un 4% al trasladar desde otro plan a nuestra gestora nuevas cuentas de partícipes tenemos que saber que esa fiesta no la paga la gestora sino los partícipes y que afecta a su rentabilidad. Lindo ¿no? Abrazos,
ir al comentario
25/11/19 03:29
Ha comentado en el artículo Consulta al autor del blog
Buenos días. En la mayoría de los casos el asegurador no requerirá dicha cédula de habitabilidad por lo que el tratamiento de un eventual siniestro será estándar. El problema puede surgir si tienes un siniestro que afecte gravemente a la edificación, sean necesarios permisos de obra (mayor) y, en ese momento, surjan los conflictos con el ayuntamiento. En tu caso estamos ante lo que llamamos una "vivienda fuera de ordenación" y es un claro riesgo de capacidad de cumplimiento del compromiso que está pactado en el seguro. Esto es, nadie te puede garantizar lo que no está en su mano y si el ayuntamiento se cierra en banda pues...¡problema!. En muchos contratos existe una cláusula según la cual la compañía queda liberada de su obligación de indemnizar si existe oposición a la reconstrucción por parte de la Administración o no se ha podido reconstruir en el plazo de dos años (casa con el periodo de prescripción de los derechos en seguros de daños). Aparte ni te imaginas el follón que puedes tener si el siniestro fuera con el Consorcio pues este sí comprueba si está ante una casa o un local. Desconozco el motivo por el que no has iniciado el procedimiento de recalificación del local para uso vivienda pero creo que es prudente hacerlo. Saludos cordiales y muchas gracias por consultar.
ir al comentario
16/09/19 09:41
Ha comentado en el artículo Algo que nunca le explicaron acerca de Vida-Ahorro
¡Hola Bulgakov! Gracias por tu amable valoración acerca del blog. Es de agradecer porque uno nunca sabe si es de utilidad. Por poner un ejemplo, este artículo lleva cerca de 28.500 lecturas completas y solo un "like".¿Fue de utilidad? Bueno, espero que sí. Intento responder a tus preguntas si bien en algunos puntos deberé guardar silencio pues con la info disponible no puedo ni debo pronunciarme. Siempre que entiendas que un interés técnico no es financiero y que aplica sobre las provisiones matemáticas (primas menos gastos) tendrás una visión de la bondad de un producto de ahorro asegurador. Tal como indicas a principios de los noventa el interés financiero de mercado podía estar en torno al 11 - 14%; en seguros era habitual ver intereses técnicos del 10-12% en primas únicas a medio plazo (3-5 años) y la prudencia les llevaba a ofrecer un 6% en los seguros de prima periódica a muy largo plazo. Las posteriores bajadas de tipos propiciaron que ese interés técnico fuera tan bueno que algunas aseguradoras llegaron al extremo de sustituir contratos a sus clientes por otros al 3% siendo condenadas por ello. Otras llegaron a sobornar a sus clientes si migraban su seguro al 6% a un plan de pensiones sin interés garantizado (obviamente). En el Reino Unido se teme que algún día AVIVA entre en zona de riesgo dados sus compromisos a largo plazo con intereses altos en un contexto de interés tendente al 0%. En esta ecuación lo interesante es comprobar el capítulo "gastos" en el que hay una oscuridad cuasi absoluta en todo el sector. Yo podría comercializar seguros de ahorro con el 0.5% de comisión (hoy día no me dedico a este tipo de productos pues no tengo confianza en ellos) mientras ciertas corredurías con sistemas piramidales de ventas tienen comisiones de más del 60% que jamás cubrirán con interés a los tipos vigentes. Aparte está la ética de las inversiones: hallé aseguradoras que obtienen rendimientos más altos para sus clientes pero lo hacen recurriendo, por ejemplo, a la industria de armamento. No puedo, por ética, ser un cooperador necesario en ese tipo de negocios. En el contexto actual y precedente no es posible, con activos de mercados serios y responsables con un riesgo controlado o limitado, ofrecer rentabilidades por encima de un 6%. Por eso lo de las participaciones en beneficios ha quedado en una mera declaración de intenciones sin más recorrido. La fiscalidad, obviamente, es muy importante. Pero no tenemos control sobre la misma y, por ello, me niego a recomendar algo por su rendimiento financiero-fiscal. Desde el 90 hasta la fecha se han vivido muchos cambios y un producto contratado entonces tendrá que aplicar diferentes tratamientos por tramos de aportación. Si en 1990 o 1995 el consejo englobaba el tratamiento a vencimiento (en 2019, por ejemplo) fue un brindis al sol. A esto me refiero. Nuestra oportunidad, como clientes y su asesor, es ir dando golpes de timón si el entorno fiscal cambia pero no tenemos capacidad de manipular el marco impositivo futuro. Por cuanto a las rentas vitalicias (o temporales): lo que mucha gente no entiende es que difieren radicalmente de un depósito bancario. En este último cobramos periódicamente intereses pero el capital se mantiene constante; si queremos, como opción, podemos acumular los rendimientos y no tributar por ellos hasta el vencimiento en otros productos a medio o largo plazo como, por ejemplo, bonos. Pero en las rentas aseguradoras lo que ocurre es que el capital está destinado a consumirse a lo largo del periodo de vida estimada del asegurado (por eso es una operación actuarial, aseguradora, y no un producto financiero bancario). Si el asegurado fallece antes de lo previsto en su esperanza de vida el asegurador gana y si sobrevive más allá de dicha esperanza de vida el asegurador pierde. Con la Ley de los grandes números y con tablas de mortalidad fiables el asegurador puede hacer de ello un negocio. Pero eso significa que en cada pago de renta una parte es capital preexistente y otra parte es interés. Podemos entender, entonces, por qué una renta vitalicia o temporal tiene un "buen tratamiento fiscal": el Estado nos cobra menos que en rendimientos del capital o del trabajo por el mero hecho de que si nos cobrara igual estaría gravando dinero por el que ya nos cobró impuestos previamente. Eso sucede, especialmente, en los primeros años donde apenas hubo tiempo de generar interés mientras que a largo plazo el equilibrio preexistente/nuevo interés se va desplazando. Ello puede que justifique el por qué las rentas premian el medio plazo vs el largo plazo en materia fiscal pero no tengo confirmado el motivo. Solo hago un planteamiento lógico a la luz de lo ya explicado. Si una renta de 500€ al mes tiene 450€ de capital nuestro,preexistente, de provisiones matemáticas aportadas... no sería justo que se tributara sobre los 500€. Eso, estimado Bulgakov no me hace pensar en buena fiscalidad sino en simple lógica. Las rentas, sean vitalicias o no, no se rescatan. Por definición siguen ese esquema indicado de consumir las provisiones matemáticas. Nada más entrar no hay intereses así que ya se empieza a repartir tarta. Para que sean rescatables hay que romper todo el esquema de inversión a largo plazo del asegurador y eso no es gratis. Para empezar tendremos valores liquidativos de los activos que van a depender del precio de mercado de los mismos en el momento de la solicitud. Como no sabemos cual puede ser este obliga al asegurador a machear la operación (generalmente con swaps) lo cual tiene un coste ¿quien lo va a pagar? El asegurado ¿Cómo? Con una renta menor dado que se cargará ese gasto a la prima y minorará la provisión matemática futura. Si el asegurado, además, quiere recuperar el capital consumido entre la fecha de inicio del seguro de rentas y el momento del rescate... pues tendrá que pagar por ello, del mismo modo. Si el asegurado quiere dejar a sus herederos todo o parte del capital aportado deberá hacerse - al inicio - un seguro de vida entera a prima única la cual se descontará de la prima aportada, minorará salvajemente las provisiones matemáticas (un seguro de vida para un anciano no es precisamente barato) y, con ello, la renta mensual garantizada. Por tanto mi consejo consiste en analizar muy bien, llegado el momento del vencimiento de un seguro, si recibimos el capital o generamos unas rentas y si estas se generan ¿con quién? Porque el tratamiento puede diferir enormemente entre un asegurador y otro: no necesariamente quien ofrecerá mejores condiciones es aquel con quien teníamos el seguro anterior. Por cuanto a la última cuestión: realmente un asegurador en los 90 no tenía modo de saber que hoy día estaríamos en el 0% o en rentabilidades negativas. De haber intuido eso dudo mucho que se hubieran embarcado en la aventura que conoces. Hoy día son más prudentes y abordan el reto con pactos de interés garantizado variable: normalmente de forma periódica - anual o trimestral - van modificando el interés garantizado del siguiente periodo. De esta forma no van a pillarse los dedos como sí hicieron hace unas décadas con compromisos futuros dificilmente asumibles. Espero haber sido de utilidad. Un cordial saludo,
ir al comentario
28/08/19 02:12
Ha escrito el artículo Silencios
20/06/19 07:47
Ha comentado en el artículo Cartas Condicionantes
Además, querido Fernando, nadie pone un botón nuclear si : a) no piensa usarlo bajo ningún concepto y circunstancia o b) no quiere usarlo para coartar la toma de decisiones del otro. La lógica y la ética llevan a no poner tal cosa si no se dan las anteriores premisas. Un abrazo
ir al comentario