La revolución de las vacunas por Stephane Bancel, CEO de Moderna


Stephane Bancel es el director ejecutivo de Moderna, la empresa de biotecnología especializada en vacunas de ARNm.

La tecnología ARNm ha demostrado ser extremadamente segura y disponer de una buena tolerancia hasta el momento. Más de 65 millones de dosis han sido administradas con cero casos de coagulación sanguínea. El ARNm es una molécula natural que se encuentra en el cuerpo humano y el ARNm sintético empleado en nuestras vacunas abandona el cuerpo a las 48 horas de la inyección. Las tecnologías de vacunas más antiguas con frecuencia han añadido adyuvantes y químicos que estimulan el sistema inmunitario, pero tienen efectos secundarios perjudiciales.

Necesitamos 30 días desde la secuenciación de la variante sudafricana para producir un potenciador que esperamos que reciba la aprobación reglamentaria mundial al final del verano, a tiempo para la temporada de invierno. Para futuras variantes, nuestro objetivo en Moderna es finalizar todo el proceso en 100 días. No creo que hayamos asistido al fin de las variantes de la COVID-19, ya que es muy probable que evolucione bastante. Y con nuestra tecnología podemos combinar hasta seis moléculas de ARNm en un único vial de vacuna.

Nuestro mayor reto fue lograr que la vacuna contra la COVID fuera el primer producto ARNm comercial. En 2019, producimos menos de 100 000 dosis de la vacuna. Solo en el primer trimestre de 2021, enviamos más de 100 millones de dosis y ahora estamos camino de producir 1000 millones de dosis este año. Es un múltiplo de 10 000. Las máquinas de producción no estaban disponibles a la venta y tuvieron que ser fabricadas a medida, hubo problemas con la obtención de materias primas y la contratación de personal especializado. Sin embargo, la tecnología es altamente escalable. Por otra parte, la tradicional tecnología del cultivo celular resulta extremadamente difícil de escalar ya que hace uso de células vivas. Por el contrario, las vacunas de ARNm que utilizan encimas y agua son enormemente escalables una vez la infraestructura está lista.

La vacunación juega un papel más relevante del que solemos apreciar en el nivel de salud del que actualmente gozamos. Desde 1918, se han descubierto 80 nuevos virus que dañan a los humanos. Muchos de nosotros no nos damos cuenta de que muchas de las enfermedades que nos afectan (incluido el cáncer) son causadas por infecciones víricas. Por ejemplo, el citomegalovirus (CMV) es la primera causa de anomalías congénitas y, en la actualidad, no existe vacuna en el mercado contra él. Moderna está cerca de lograr la fase tres en el desarrollo de esta vacuna. Los estudios han demostrado que los infectados por el CMV tienen periodos de vida más cortos ya que sus sistemas inmunitarios se dedican a combatir el CMV en lugar de cánceres en el cuerpo.

Para el tratamiento del cáncer, estamos trabajando en vacunas personalizadas creadas a partir de una biopsia del tumor cancerígeno del paciente. Tenemos cinco tratamientos contra el cáncer en proyecto, también en asociación con AstraZeneca. Otro tratamiento en proyecto es contra la enfermedad cardiovascular a través de una única inyección en el corazón tras un infarto. El uso de proteínas humanas naturales enseña al cuerpo a generar nuevos vasos sanguíneos, sacando así partido a la medicina regenerativa dentro del cuerpo. La tecnología ARNm está alterando lo que hasta ahora era el funcionamiento del sector farmacéutico. 

[Moderna estaba] lista para esto, ya que sabíamos que el ARNm o bien se convertía en una amplia plataforma, o bien iba a la quiebra. O se quedaba en nada o era colosal, y ya que ninguna aventura empresarial persigue una oportunidad en vano, esperábamos que fuera colosal, algo que hemos estado preparando durante los dos últimos años. La pandemia aceleró este resultado de tres a cuatro años y nos permitió lograr flujos de caja en umbral de rentabilidad entre 5 y 10 años antes.

Creé Moderna como una empresa tremendamente digital con posibilidad de escalar, sabiendo tras años de observación que la escalabilidad y una producción ágil son difícilmente realizables. Los estratos de personas y de gestión suelen ralentizar las cosas. Y logramos esta escalabilidad en Moderna mediante un amplio uso de tecnología: si algo puede ser realizado por una máquina, no es hecho por una persona. Hemos hecho enormes inversiones en TI, robótica e IA (inteligencia artificial) en el último par de años.

Con IA, el principal obstáculo gira en torno al cambio climático. En Moderna hemos realizado miles de experimentos en los últimos 10 años y los ordenadores ahora nos están ofreciendo conocimiento ARNm derivado de los datos procedentes de estos experimentos. Los ordenadores son capaces de identificar correlaciones de estos volúmenes de datos que los humanos no pueden. Necesito que la IA se convierta en parte del ADN de la empresa y el reto es cómo lograr que las mejores 200 personas dentro de la organización dominen y se sientan cómodas con la IA.

Espero que Moderna se multiplique por 10 en los próximos 10 años. Este «planteamiento por 10» es la herramienta de gestión más importante que he empleado en la última década. Me centro en este objetivo cuando llego a la oficina cada mañana. Lo que es significativo en la mente humana es que, si aplicas una limitación de tiempo demasiado ajustada, apagas la creatividad. Un periodo de 10 años deja lugar para pensar y soñar. Otra herramienta de gestión que empleamos con regularidad es «¿qué harías si tuvieras una varita mágica?» Cuando así se acuerda una visión, entonces pedaleamos marcha atrás para hacer un seguimiento de esta visión y de las medidas graduales que se requieren para lograrla. Hemos estado haciendo esto cada día durante los últimos 10 años.

Nuestro mayor desafío está en el debilitamiento del cultivo. Contamos con una tecnología asombrosa y ese riesgo tecnológico ya lo hemos dejado atrás. El riesgo financiero ahora también se ha moderado. Debemos esforzarnos para preservar lo que hace a Moderna especial : asumir riesgos calculados, avanzar muy rápido y adaptarse a los datos. Todas las decisiones que tomamos están basadas en datos.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!