Claves para tener una cartera diversificada

Claves para tener una cartera diversificada

La diversificación es un elemento crucial para el éxito de la inversión a largo plazo y se la ha denominado “la única comida gratis de las finanzas”.¹ Aunque sus orígenes se remontan a milenios atrás, su desarrollo ha sido espectacular en los últimos años a medida que los mercados se han expandido y han surgido nuevos instrumentos. 

Pero ahora, con las valoraciones tan elevadas de la renta variable y fija, han aumentado los retos de diversificación para los inversores. En este artículo, analizamos la evolución reciente y enseñamos a gestionar la diversificación en la actualidad.

¿Qué es la diversificación?

La diversificación² permite a los inversores moderar el riesgo de su cartera sin dejar de generar beneficios. Esto se hace combinando activos que suelen reaccionar de forma diferente a riesgos similares. Por ejemplo, los bonos, las divisas y el oro han tenido una correlación negativa con la renta variable durante la última década. Mientras que la renta variable estadounidense ha rendido casi un 10 % al año de media, la renta fija ha dado unos rendimientos del 4,5 %, pero con menos de una quinta parte del riesgo.

Los cuatro grandes desarrollos de la diversificación

La diversificación práctica ha cambiado drásticamente en los últimos cuarenta años desde la clásica cartera 60:40. A medida que los mercados se han ido globalizando, han surgido nuevas clases de activos y hemos aprendido, también, a clasificar las clases de activos de diferentes maneras. Destacamos cuatro grandes cambios y las perspectivas actuales.

 

  1. La cartera original 60:40. El enfoque inicial de los años 70 era la simple diversificación entre las dos clases de activos más comunes: la renta variable y la fija. Una asignación del 60 % a renta variable nacional para el rendimiento del capital a largo plazo, equilibrada con un 40 % en renta fija, por su protección a la baja en tiempos difíciles junto con un rendimiento fiable. Hoy en día, esto puede representarse mediante los ETF SPDR S&P 500 Equity (SPY) y Vanguard Total Bond Market (BND). 
  2. La internacionalización. La década de los 80 fue testigo del auge de la diversificación internacional de la renta variable y la fija, así como de la popularización de las divisas como clase de activos. Esto se vio impulsado por el abandono de los controles de capital y los tipos de cambio fijos en la década de los 70, así como por el auge de los mercados emergentes, término que se acuñó en 1981. Algunos ejemplos son los ETF iShares MSCI EAFE (EFA) y iShares MSCI Emerging Markets (EEM).
  3. El modelo de dotación. En la década de los 90, David Swensen, de la Universidad de Yale, fue el pionero de la diversificación entre más clases de activos, especialmente los menos líquidos. Conocido como “modelo de dotación”, invertía fuera de la renta variable y fija tradicionales, así como en capital privado, fondos de cobertura, bienes inmuebles, materias primas y otras alternativas menos líquidas. Yale obtuvo un rendimiento del 13 % anual en los 35 años que Swensen estuvo al frente. Actualmente, menos del 10 % de la cartera se invierte en renta fija y variable y efectivo nacionales. Otras alternativas podrían ser los ETF SPDR Gold (GLD) y Vanguard Real Estate (VNQ).
  4. Inversión por factores. En la década de 1990 también se aceleró el uso de características cuantificables o “factores” con el objetivo de determinar la rentabilidad de los activos, con la ayuda de una mayor potencia a nivel informático y de técnicas cuantitativas. Estos factores fueron la magnitud (pequeña, mediana y gran capitalización), el valor y el crecimiento, el impulso de los precios, el apalancamiento y la rentabilidad, entre otros. Algunos ejemplos de ETF de factores son iShares Russell 2000 (IWM) y Vanguard Value (VTV).

Avances de la actualidad: criptomonedas, ESG y alternativas líquidas

Estos cambios no se han detenido. En la última década, hemos asistido a la aparición de los siguientes activos:

Criptoactivos. Su fama ha crecido hasta convertirlos en una clase de activos cuya capitalización de mercado se sitúa en 1,3 billones de dólares, con el Bitcoin a la cabeza. Están experimentando una institucionalización gradual, aunque cuentan con un historial de rendimientos ajustados al riesgo muy altos y bajas correlaciones en comparación con otros tipos de activos. En eToro, se puede disfrutar de exposición diversificada a los criptoactivos con @CryptoPortfolio y @CryptoEqual. 

Medio ambiente, área social y gobernanza. El análisis no financiero ha cobrado una gran importancia en la última década; en primer lugar, por cuestiones políticas y, ahora, por la preocupación por el medioambiente. Los gobiernos tratan de limitar las emisiones de carbono, los consumidores votan con sus carteras en mente y los inversores se decantan por las inversiones “verdes”. A modo de ejemplo, eToro ofrece los portafolios @RenewableEnergy y @Driverless.

Alternativas líquidas. También estamos viendo un aumento de nuevos tipos de inversión, con acceso a mercados tradicionalmente privados o muy especializados. Algunos ejemplos de estos activos son las infraestructuras (REIT especializados), la deuda preferente, las sociedades limitadas maestras (MLP), la financiación de litigios, y los fondos de cobertura largos y cortos. A modo de ejemplo, están ETF Invesco Preferred (PGX) y Alerian MLP (AMLP).

Desafíos en el foco de atención: la diversificación sigue funcionando

Los desafíos a la diversificación y a la cartera tradicional 60:40 son importantes. Las valoraciones de la renta variable estadounidense están muy por encima de los niveles medios a largo plazo, mientras que los rendimientos de la renta fija a largo plazo llevan treinta años cayendo y ahora están por debajo incluso del nivel de inflación. Los tipos del mercado monetario son insignificantes, directamente cero o negativos en todo el mundo. El rendimiento combinado de los beneficios y los cupones de los bonos de una cartera tradicional estadounidense 60:40 era de poco más del 3 % a mediados de 2021, en comparación con más del 10 % a mediados de la década de los 80.

No obstante, quedan grandes segmentos de valor relativo. Las valoraciones de la renta variable internacional presentaban, a mediados de 2021, el mayor descuento en el PER respecto a las de EE. UU. en más de una década, encabezadas por los mercados emergentes. De igual forma, las acciones estadounidenses de valor tienen un descuento históricamente notable respecto a las acciones de crecimiento, siendo el mayor componente de valor -el financiero- es el sector más barato del mercado.

Incluso ahora se está mostrando el poder de la diversificación. Las materias primas tienen el menor rendimiento medio a largo plazo de cualquier clase de activos, con un descenso anualizado del 4 %, pero habiendo repuntado más del 20 % en 2021. Del mismo modo y recientemente, el Valor ha revertido en parte una década dramática de rendimientos muy reducidos. La renta fija ha registrado una rentabilidad negativa en el primer semestre de 2021 casi nunca vista, pero esta se ha visto compensada con creces por las rentabilidades de casi dos dígitos de alternativas como los fondos de inversión inmobiliaria, así como de factores como las acciones de capitalización pequeña.

Más necesidad que nunca; más alternativas que nunca

La mala noticia es que la necesidad de los inversores de diversificar hoy es mayor que nunca, y esto, a menudo, requiere pensar de forma innovadora. La buena noticia es que la diversificación sigue funcionando, y hay más alternativas de clases de activos y opciones de inversión disponibles que nunca.

Fuentes:

  1. El economista y premio Nobel Harry Markowitz.
  2. Publicaciones de eToro sobre diversificación: Inflación y diversificación, La diversificación es la mejor apuesta contra la aversión a las pérdidas, ¿Por qué es esencial la diversificación de carteras?
 

Este comunicado se ofrece solo para fines informativos y educativos generales, y no debe considerarse como asesoramiento sobre productos financieros, una recomendación personal ni una oferta o solicitud de compra o venta de ningún producto financiero.  Se ha elaborado sin tener en cuenta sus objetivos, su situación financiera ni sus necesidades.  Las referencias a rendimientos pasados e indicaciones futuras no son un indicador fiable de resultados futuros, ni debe interpretarse como tal. eToro no hace ninguna declaración ni asume ninguna responsabilidad en cuanto a la precisión ni a la integridad del contenido de esta publicación.

 


  1. #1
    25/08/21 18:11
    no es por desmerecer el artículo, que es correcto, pero terminar con fuentes: Markowitz y eToro me parece un poco pretencioso por vuestra parte.