Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
3 recomendaciones

Operar con índices o con ETF’s en lugar de acciones tiene como ventaja que al englobar un conjunto más o menos grande de valores tienes una mayor estabilidad. No te influye una declaración de beneficios o el estado de salud de los integrantes de su cúpula directiva. Esto no quiere decir que sean inmunes a los eventos del mercado. Cada vez que la reserva federal o el banco central europeo tienen algo que decir es mejor que te estés preparado no sólo para la reacción sino también para la sobrereacción.

 

No es raro que el movimiento del mercado amplifique el efecto real de la palabras del mandatario de turno volviendo después, no siempre, las cosas al cauce anterior. Explicar las causas de este sobre-movimiento es complicado. Como siempre que se quiere saber el porqué de algún movimiento del mercado confluyen diversos motivos. El gran volumen de operaciones especulativas que acompañan a estos eventos tiene mucho que decir pero también la tendencia a sobre protegerse del propio mercado. Uno diría que el dinero es cobarde, si es que tiene sentido asignar un sentimiento al dinero.

 

Y es de eso de lo que vamos a tratar hoy. O dicho de otra manera, vamos a tratar de la problemática de recoger pérdidas. Porque recoger beneficios es relativamente fácil pero asumir las pérdidas nos cuesta más.


 

 

Partamos del siguiente supuesto, simplificado respecto a una situación real para resultar más claro:

  • Tenemos un objetivo anual de beneficios sobre  nuestro portfolio del 30%.

  • Nuestra media de beneficios mensuales en las operaciones ganadoras es del 5%.

  • Tenemos una salida forzada por pérdidas al 12%, pero podemos cerrar por otras circunstancias incluídas que no nos gusta como se está moviendo el mercado, que no estamos cómodos con la estrategia o que hay una declaración problemática en ciernes.

 

Hagamos una simulación básica con 5 escenarios.

Meses

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

total

Acierto

A

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

60%

100%

B

-3%

-3%

-3%

-3%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

28%

67%

C

-12%

-12%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

26%

83%

D

-25%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

30%

92%

E

-35%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

5%

20%

92%

 

El primer escenario, el A, es un escenario en el que no cometemos ningún error y logramos el doble de lo estimado. Es un escenario irreal a medio plazo porque ni somos máquinas y es muy improbable que nuestra estrategia se adapte bien a cualquier tipo de mercado.

 

Pero viendolo es fácil concluir que es la carencia de errores lo que nos llevará al máximo rendimiento. Sin embargo no es tan sencillo. Tan importante como el número de errores es el daño que nos causa cada error.  

 

En el escenario B fallamos durante 4 meses, con lo que nuestra operativa es tolerante a errores en un 33% y a pesar de eso prácticamente conseguimos nuestro objetivo. Una estrategia con una pérdida tan baja puede que no sea irreversible pero lo dejamos correr por la razón que sea.

 

En el escenario C sólo fallamos 2 meses pero el porcentaje de pérdida es el máximo permitido. Fallamos menos, operamos mejor pero a pesar de eso ganamos menos que en el escenario B. Un 26% frente al 28%.

 

En los escenario D forzamos más las estrategia, no nos resignamos con las pérdidas, olvidamos nuestra propia regla e intentamos salvar lo insalvable. Un sólo mes nos implica que no podemos volver a fallar en todo el año. En el escenario E ya ni siquiera trabajando bien el resto del año conseguimos el objetivo de beneficios.

 

Desde mi punto de vista se pueden concluir una par de cosas:

  • Saber operar y cerrar todas las operaciones con beneficios es fundamental, pero tanto o más lo es saber abandonar el barco mientras las pérdidas son asumibles. Empeñarnos con una estrategia problematica nos puede complicar todo el año.

  • La calidad de la operación está determinada por nuestra capacidad de controlar las pérdidas.

  • Una pérdidas asumibles pero demasiado frecuentes se comerán nuestra rentabilidad pero no nos echará del mercado.

  • Una cuantas estrategias llevadas al límite que den pérdidas fuertes nos puede dejar sin capital, y por tanto fuera del mercado.

 

El dinero valiente puede conseguir que tengamos más estrategias en beneficios. Sin embargo al tener que forzar los ajustes y alargar el tiempo que estamos en el mercado también es más probable que aquellas en las que fallemos las pérdidas sean más abultadas.

El dinero cobarde se echará para atrás con más facilidad y se perderán estrategias que igual podrán ser salvadas pero preservará el capital para volverlo a intentar.

 

‘En el término medio está la virtud’ Pero pensando a medio y largo plazo convendría ser más cobarde que valiente.

 

Hasta la próxima.

 

  1. en respuesta a Alejandro Molina
    #4
    Theta Positivo

    Te agradezco las aclaraciones y te animo a que las sigas haciendo. Así las entradas se enriquecen con más de un punto de vista.

  2. en respuesta a Theta Positivo
    #3
    Alejandro Molina

    No es realista, simplemente seguía con el ejemplo que proponías. Solamente era una aclaración, que ante unas perdidas iniciales son difíciles de remontar.

  3. en respuesta a Alejandro Molina
    #2
    Theta Positivo

    Hola Alejandro.
    Me alegra que te haya gustado la entrada. Efectivamente la disminución del capital por la pérdida no es tenida en cuenta. Pero qué me dices sobre que siempre se pierda en los primeros meses del año o que siempre se gane lo mismo. No es realista.
    Como digo es un modelo simplificado en el que prima centrar la idea, mover a reflexionar sobre lo que realmente da calidad a nuestra modo de operar.

  4. #1
    Alejandro Molina

    Hola Theta positivo.
    Muy buena la explicación de como afectan las pérdidas a la rentabilidad de la cartera. Está claro que es fundamental tener una buena gestión monetaria de la cartera de inversión, y que esta, es casi tan importante como acertar o no en nuestra estrategia de trading.
    A pesar de todo, el cuadro que nos muestras creo que no está bien, puesto que si tienes unas perdidas iniciales de un 35%, aunque el resto de meses ganes un 5% sobre el nominal restante, el beneficio no sería un 20%, sino un 11.17%. En cambio, para que el beneficio final fuese de un 20% los beneficios mensuales han de ser superiores al 5% hasta el mes de septiembre.
    Te paso un enlace para que veas cuánto necesito para recuperar las pérdidas de mi inversión, y un cuadro con los datos que te comentaba.

3 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...