Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
3 recomendaciones

La crecientes capacidades de las máquinas hacen que vayan tomando un papel cada vez más importante en cualquier actividad y no es raro que asuman actividades que antes hacíamos las personas.

 

Lo cierto es que un ordenador nunca puede sustituir a una persona ejerciendo de persona. Un ordenador no puede sustituir a una persona pensando, puesto que no tienen esa capacidad. No existe ninguna tecnología con la capacidad del pensamiento.

Es cierto que los sistemas de inteligencia artificial pueden hacer algo parecido: analizan un problema, plantean una solución y justifican esa decisión. Pero es sólo una simulación de pensamiento. Se limitan a seguir los patrones marcados anteriormente por una inteligencia real. Un sistema experto podrá replicar parcialmente a un experto auténtico pero no lo podrá abarcar totalmente y difícilmente podrá añadir conocimiento nuevo sino es en un contexto muy limitado.

Resumiendo: las personas estamos para pensar y las máquinas para funcionar. Y no tiene sentido poner a una persona a hacer un trabajo que pueda hacer mejor una máquina ni a una máquina a hacer de persona.  


¿Qué tiene esto que ver con la operación en los mercados? Vamos a verlo.

 

No han pasado tanto años desde los cruces de compras y ventas en corros hasta ahora. En este proceso las comunicaciones y los ordenadores han posibilitado una forma de operación que antes no eran posible.

En el caso de los operadores minoristas el cambio ha sido enorme. De dar órdenes por teléfono con unas horquillas y comisiones descomunales a las plataforma actuales de operación que nos permiten unos precios más ajustados además de una visión más completa del mercado.

 

Sin embargo se mantiene el mismo planteamiento que indiqué al principio. Podemos disponer de gran cantidad de información que nos indique el previsible movimiento del mercado. Pero todos esos datos, a menudo contradictorios, no servirán de nada sin nuestra reflexión y experiencia.

 

Igual que nadie se pondría a realizar un gráfico en papel partiendo de la secuencia de valores de un subyacente tampoco podemos aspirar a que un ordenador directamente opere por nosotros. Lo que no quiere decir que no pueda gestionar nuestras órdenes mejor que nosotros mismos.

 

La carencia de emociones y la exactitud con que funciona una plataforma de operación puede solventar la emotividad que podamos tener frente a las ganancias o las pérdidas.

 

La incapacidad de asumir nuestras pérdidas harán que no cerremos una estrategia que está haciendo un agujero en nuestro capital. Es por esto que el denominado stop loss sicológico no funciona. Una orden prefijada en el momento en el que se entra en el mercado hará mejor el papel.

De la misma manera la ambición nos hará mantener abierta una posición cuando ya se ha llegado al objetivo de beneficios. Cualquier tendencia parece infinita cuando estamos bien posicionados. De nuevo, dejemos el cierre de la estrategia al sistema con una orden limitada.

 

Nosotros podemos calcular cuales deben ser los objetivos de ganancia y de máxima pérdida en frío. Nosotros hemos hecho el sistema y sabemos como respira, no hay ninguna plataforma de operación que pueda calcular esas cifras mejor que nosotros. Pero luego dejemos el trabajo rutinario a la máquina.

 

Como decía, nosotros a pensar y la plataforma de operación a funcionar.

 

Hasta la próxima.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
3 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...