Reactivación Económica: reto en tiempos de la coyuntura actual

 
No es del imaginario popular que la realidad actual en el territorio colombiano presenta una serie de retos para todos los habitantes del país. El paro o estallido social, la crisis económica derivada de la pandemia por COVID-19 e incluso las afectaciones en términos de salud que el virus ha traído, son solo unos de los muchos escenarios que tiene Colombia para enfrentar. 

De la reactivación económica mucho se ha hablado, pero la coyuntura actual ha imposibilitado en gran medida que esta ocurra. La población colombiana no aguanta o soporta más encierros, toques de queda y aislamientos preventivos. La generación de empleo es clave para una reactivación económica en todo el territorio, es por esto por lo que la propuesta del Gobierno Nacional es la apertura de las ciudades de Bogotá y Medellín, las cuales representan un aproximado del 32% del PIB. Sin embargo, es importante reconocer que la reactivación económica no ayudará de forma inmediata a la recuperación de empleos, puesto que para el año 2020, 4.1 millones de personas perdieron sus puestos de trabajo, y un alto porcentaje de este valor perdieron sus empleos debido al cierre de las empresas donde laboraban. Todo esto es una cadena que no comenzará a mejorar sino se tiene una reactivación. 

El levantamiento de las restricciones en las principales ciudades generaría alrededor de 420.000 empleos, un dato muy relevante puesto que para el año 2020, se perdieron alrededor de 29,6 billones de pesos en ingresos en los hogares colombianos y hubo un desplome económico del 6,8% , por lo que la reanudación de actividades laborales es uno de los pilares fundamentales que debe tener el gobierno para poder levantar la economía del país. 

En contra parte se tiene que solo en la ciudad de Bogotá, se reportaron al día 02 de junio un total de 1.014.815 casos de COVID-19, de los cuales hay activos 78.000 y un reporte de 19.377 muertes. En la capital del país desde hace 40 días, el porcentaje de ocupación de camas UCI COVID llegó al 90% y 3 de cada 10 personas con las que se tienen contacto pueden estar contagiados. Sumado a esto, para la misma fecha, el país reporta 3.459.422 casos activos del virus. Así que pensar en una reactivación económica en un territorio donde si bien se ha avanzado con el plan de vacunación, no ha sido efectivo en su totalidad y sumado al desorden y desobediencia de las personas frente a los protocolos de cuidado y bioseguridad, no es una panorama muy esperanzador. 

El tercer escenario que afronta la reactivación económica es el del Paro Nacional y como este ha tenido una serie de impactos negativos frente a la economía colombiana. En primer lugar, con una duración de 38 días y sin una esperanza sólida de un final, el Paro Nacional le cuesta al país un total de 484.000 millones en promedio por día. En segundo lugar, las marchas y los bloqueos ponen en riesgo la reactivación de los empleos debido a la disminución de sus operaciones por problemas de movilidad o falta de insumos. Según datos de la Cámara de Comercio de Bogotá, el 21% de las compañías de la capital se verán obligadas a reducir su personal si la situación de orden público no mejora. Finalmente, en el tema de las inversiones, el panorama es aún más preocupante, puesto que la situación actual del país ha generado que una serie de inversiones que se tenían previstas fueran suspendidas.  

Es aún más preocupante que las negociaciones entre el Comité del Paro y el Gobierno Nacional no lleguen a ningún término y que las manifestaciones continúen y por ende en las aglomeraciones, los casos por COVID-19 aumenten, lo que genera un copamiento en todas las salas UCI del país, que ya cuentan con una ocupación muy alta. 

La reactivación económica es un tema a tratar con pinzas, la situación del país no permite más hambres e injusticias, así que no es un tema que se pueda resolver con simplemente terminar con los toques de queda. 

 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!