Rankia Colombia Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
¿En qué se diferencian las tarjetas de crédito de las fintech de las de la banca tradicional?

¿En qué se diferencian las tarjetas de crédito de las fintech de las de la banca tradicional?

Hace algunos años ni siquiera nos habríamos planteado esta pregunta, pero hoy día hemos evidenciado como una nueva era ha llegado de la mano del boom de las Fintech y el concepto de banca tradicional ha aparecido, antes solo pensábamos en la banca. 

Cuando solicitábamos una tarjeta de crédito podíamos sentirnos cómodos con el simple hecho de que fuera otorgada, sin considerar una serie de aspectos que hoy día son relevantes. Antes no se nos habría pasado por la cabeza, que los costos de transacción son inaceptables, que una cuota de manejo no es solo anticuada sino injusta, que podamos decidir nuestro propio cupo, por mencionar algunas, entre otras cosas.

Profundicemos entonces en los aspectos que han surgido en los últimos tiempos y que han diferenciado el mundo de las tarjetas de crédito de manera radical.

Costos de transacción y cuotas de manejo

La banca tradicional se ha caracterizado por acompañar el producto de tarjeta de crédito con diversos costos de transacción y tarifas asociadas al manejo: se use o no la tarjeta, hay que pagar una cuota fija cada mes o cada tres meses por el simple hecho de tenerla; costos de transacción como por ejemplo avances y consultas en cajeros propios o de otros bancos, transacciones declinadas, reposición de plástico en caso de pérdida o deterioro son algunos de los principales.

Por otra parte, las Fintech han eliminado muchos de estos costos, y no los incorporan dentro de su estructura de ingresos. Estas tarjetas están enfocadas a una nueva generación de consumidores financieros: mientras que muchos bancos tradicionales han venido ofreciendo “beneficios” como la exclusión de algunos de estos costos como una ventaja competitiva, las Fintech han dejado claro que tales costos ni siquiera deberían existir.

Experiencia crediticia

Este aspecto ha sido un pilar estructural en el proceso de colocación durante mucho tiempo, la banca tradicional exige, aunque sea poca, una historia crediticia que muestre un comportamiento y unos hábitos de pago apropiados. Usualmente, esta historia se consulta a través de las centrales de riesgos como lo son Data Crédito y Transunión. En este sentido, y en concordancia, los productos de la banca tradicional siempre generarán historial crediticio que va a quedar registrado en las centrales de riesgo.

Por otra parte, algunas Fintech no solicitan un historial con experiencia en manejo de productos financieros, sino que pueden otorgarla sin más; usualmente debido a que son incipientes en el mercado de crédito y deben competir con la banca tradicional. Existen otras que utilizan tecnología de analítica de datos para poder hacer a una idea de la calidad crediticia de sus potenciales clientes, este es el caso de Rappi, por ejemplo, quien tiene acceso a bases de datos inmensas que contienen la información transaccional de los clientes en su plataforma de domicilios. 

Documentación y soportes de ingresos

Este es otro pilar estructural en la banca tradicional: certificaciones laborales que permitan conocer el nivel de ingresos y la antigüedad laboral, documento de identidad para validar la autenticidad del solicitante, desprendibles de pago para dar mayor soporte; son los principales documentos requeridos.

Este proceso con las Fintech es simplificado en gran medida, el acceso a tecnologías de datos permite una dinámica de colocación libre de muchos de esos documentos.

Cupo discrecional del cliente y Gestión digital

La banca tradicional otorga cupos fijos en para las tarjetas de acuerdo con la capacidad de endeudamiento del solicitante, usualmente el máximo. Si queremos bloquear nuestra tarjeta, solicitar un incremento o una disminución de cupo, usualmente debemos hacerlo a través de canales telefónicos o página web. 

Por su parte, las Fintech ofrecen tecnologías de gestión digital en donde podemos ajustar permanentemente el cupo de nuestra tarjeta sin sobrepasar el máximo otorgado. Permiten apagar y prende la tarjeta desde aplicaciones móviles y en cualquier momento.

Cash back

Este punto es novedoso y ha sido propuesto por las Fintech como un elemento atractivo para los consumidores financieros. El cash back nos devuelve una fracción de las compras realizadas como efectivo a una cuenta de ahorros o corriente, en otras palabras, estamos ganando dinero cada vez que utilizamos nuestra tarjeta de crédito. Este mecanismo no es ofrecido por la banca tradicional y funciona muy bien para atraer nuevos clientes, sobre todo para las empresas que están empezando a incursionar en el mercado financiero. 

Transición de la Banca Tradicional y conclusiones

Prácticamente, todos los elementos que diferencian estos dos mundos señalan que las Fintech han traído cambios que están para quedarse, y los bancos tradicionales son conscientes de esto. No van a quedarse de brazos cruzados en un mundo donde cada vez más estos beneficios que han sido percibidos como valores agregados, lo son ahora como algo completamente normal.

Actualmente, hay varios bancos en Colombia que ya implementaron estos elementos, manteniéndose aún lo referente a documentación requerida y experiencia crediticia. Pero esto puede cambiar en un futuro cercano.

Simulador de tarjetas
  • Te ofrecemos los mejores resultados en base a tus respuestas
  • Te haremos preguntas sobre la tarjeta que quieres solicitar
  • Rellena nuestro cuestionario en menos de 2 minutos
  • Tarjetas
  • Bancos
  • Tarjetas de crédito
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!