blog Psicología, Inversiones y Bolsa
Para dominar las inversiones primero hay que conocerse

Miedo a perder, miedo a ganar. Un nuevo caso de psicotrading.

Una de las personalidades que más sufren ante el trading es el que tiene siempre dudas sobre lo que es lo correcto. Por una parte, el vértigo de los mercados les atrae, por otra la necesidad de tomar decisiones rápidas les lleva a una situación de bloqueo, cuando lo que les ocurre a este tipo de personas es el miedo a equivocarse. Miedo al éxito y miedo al fracaso se alternan por igual en su actividad inversora.

 

Este caso es real, el nombre y las circunstancias se han desvirtuado para proteger la identidad de la persona. Si alguien se siente identificado es porque los comportamientos de fondo suelen ser repetitivos.

Amadeo era una persona compleja. Su frase favorita “… y si…” le llevaba una y otra vez a callejones sin salida. Cuando parecía que tenía claras las cosas, en temas de inversiones, la duda le asaltaba hundiendo sus garras en la zona del estómago. Todos los días abría su ordenador para chequear las noticias y analizar la información de portales de inversión especializados. El exceso de información y la dificultad para llegar a conclusiones claras le hacían sufrir habituales dolores de cabeza.

Curiosamente, los “expertos” en economía, inversiones y finanzas, tienen a veces la pericia para dar noticias de una forma tal, que pueden inducir al inversor no experimentado a tomar decisiones que resultan no ser acertadas. Tomemos por ejemplo esta noticia: “El Banco de Santander desciende su rentabilidad en un 5% frente a sus beneficios del año anterior”.  Si solo miramos este dato, podemos estar ignorando que esta entidad financiera es, o ha sido, una de las primeras de España, con una red solida de oficinas en Europa y Latinoamérica. Incrementos y decrementos de los porcentajes interanuales de rentabilidad no son, solo en sí mismos, indicadores de la solvencia y proyección económica de una empresa, sea el Banco de Santander u otra.

Nuestro personaje, Amadeo, se debatía entre las diversas opciones de comprar, mantener o vender. ¿A quién hacer caso? ¿Y si la información no era fiable? ¿Cómo garantizar que su decisión de inversión era “la correcta”? ¿Cómo superar la ansiedad de dejar pasar una supuesta oportunidad de ganancias? ¿Y si la operación resultaba perdedora, porque hubiera una súbita bajada de la cotización? Difícil respuesta. Los mercados son volubles, variables, inconsistentes, manipulables por las “manos fuertes”. Los mercados “descuentan” todo, lo que es real, lo que es imaginado y lo que es impulsado por la emocionalidad de los inversores. Ni los consumidores son plenamente racionales ni los mercados financieros son eficientes.   

Después de algunas sesiones de psicotrading conmigo, Amadeo tomó una decisión. Todavía no estaba preparado para arriesgar su dinero en Bolsa. a través del trading tan a corto plazo.   Estudiaría la psicología económica, el comportamiento impulsivo de las personas que mueve las cotizaciones al alza o a la baja. Conocería el poder de las noticias, a los brókeres “hacedores de los mercados”. Estudiaría cómo se fijan los precios por cruce de la demanda y de la oferta. Sacaría información sobre el impacto del volumen para considerar la fiabilidad de determinada figura o patrón de velas… estudiaría, sí. El mayor conocimiento del comportamiento del inversor le daría información sobre sí mismo.

Con esta decisión, muy meditada tras alguna sesión de mentoría conmigo, Amadeo se aseguró que no arriesgaba tontamente su dinero en bolsa, como ya le había ocurrido en un pasado dolorosamente reciente. Ya había experimentado en si mismo que "hacerse rico en bolsa rápidamente" era una mentira impulsada por algunos. Le gustaban las inversiones, de eso estaba seguro, si bien había decidido realizarlas con más conocimiento de psicología de los mercados y de los inversores. Yo respaldé su decisión, animándole a seguir formándose, para realizar una actividad inversora acorde con su personalidad. Al fin y al cabo, las inversiones no deben preocuparnos más de lo estemos dispuestos a asumir y debieran ser una fuente de satisfacción, ¿cierto?

 

“La comprensión de la psicología de masas es a menudo más importante que la comprensión de la economía. Los mercados están impulsados ​​por los seres humanos que cometen errores humanos y también por ideas sobrehumanas”. Dennis Gartman

Rosa Estañ Homs Experta en Psicotrading Educación Económica e Inteligencia Financiera

Ceo de https://www.psicologiaenbolsa.com/

Los usuarios también visitaron
Autor del blog
  • Rosa Estañ

    Experta en Finanzas, Consultora Coach, Psicotrader Ceo Psicologiaenbolsa.com y de Finanzasclarasyfaciles.com Directora Escuela Esmeralda, Educación Economica e Inteligencia Financiera

Envía tu consulta