Tecnología Financiera y Finanzas Digitales, estamos ante la nueva banca

Las finanzas digitales han llegado al mundo para quedarse y hacer evolucionar constantemente la manera de hacer negocios y transacciones. Han afectado la vida inmediata de las personas, independientemente de su nivel de ingresos y de su posición social, la tecnología financiera ha incursionado en la toma de decisiones diarias .  La tecnología Fintech ha puesto a la banca en la perspectiva de estar tan presente como cualquier servicio y producto  del sector real .  Y aunque su origen se remonta a hace más de dos décadas, se toma como base de inicio al año 1998 cuando se inauguraron los pagos vía PayPal , en ese justo momento la tecnología financiera emergió para dar paso a una serie de avances y desarrollos sucesivos.

Pero entonces ¿qué es el Fintech? La palabra como tal nace de un neologismo al tener la contracción de dos palabras Finance and Technology , constituyéndose Fintech como aquella definición de la tecnología financiera o la tecnología aplicada al sector financiero.  Esta tecnología ayuda directa e indirectamente a que los servicios financieros sean más agiles, más fáciles de utilizar y a estar presentes en cualquier aplicativo inteligente revolucionando de esta manera cualquier transacción y hecho financiero.

Con la llegada del Fintech las nuevas empresas ahora  llamadas también startups se convierten en las pioneras de la aplicación de estas tecnologías uniéndose a todos los actores empresariales , inclusive más alla de los Clusters de desarrollo. “Por tanto, las Fintech, mayoritariamente startups, son los actores empresariales que unen en su actividad las TIC con las Finanzas”.

 

Se calcula que este sector mueve actualmente unos 20 billones de dólares en el mundo. Según el informe Fintech, innovación al servicio del cliente, elaborado por el Observatorio de la Digitalización Financiera Funcas -KPMG[1],  existen más de 15.000 empresas tecnológico-financieras en todo el mundo, con EE.UU. y Reino Unido a la cabeza. Respecto a la creación de fintech en  Europa, una representación importante es el caso español quien a 2017  poseía   300 empresas, 3.500 trabajadores y una facturación de 100 millones de euros.

 Las empresas Fintech se pueden agrupar y clasificar en 6 grandes grupos de acción

  1. Crowdfunding o financiamiento colectivo; a través de plataformas de Internet en las que confluyen demandantes de crédito, para financiar proyectos, e inversores, en busca de rendimientos derivados del éxito de los mismos. El mercado global del crowdfunding en el año 2015 ascendió a 145.000 millones de dólares, creciendo un 267% con respecto al año anterior, según el Banco de México (Banxico).

 

  1. Crowdlending o préstamos de dinero a proyectos o personas, a devolver, en tiempo y con tipo de interés pactado, independientemente del éxito del proyecto. Para esta vía, semejante a la banca tradicional, suele ser necesario contar con experiencia positiva acreditada o algún tipo de garantía. 

 

  1. Cambio de divisas: Los jugadores del mercado  crean un marketplace en el que, prescindiendo de la intermediación financiera, se encuentran empresas de la economía real para intercambiar divisas, ganando así en transparencia y eficiencia en un mercado tradicionalmente opaco y oligopólico.

 

  1. Medios de pago: La tecnología puesta al servicio del medio ideal de pago (universal, seguro, sencillo, barato y con buena experiencia de usuario). El futuro de esta actividad se dirime en los “wallets” o monederos que permiten el pago virtual, originados en Internet y derivados hacia los Smartphone. En este ámbito, los más aventajados son los “GAFA” (Google, Amazon, Facebook y Apple), que además que crear un nuevo sistema de pagos, se centran en mejorar la experiencia del usuario.

 

  1. Monedas virtuales: En marzo del año 2015, el Banco Central Europeo estimaba la existencia de unas 500 monedas virtuales. Aunque no pueden definirse propiamente como dinero, pues no son emitidas por una institución, algunos gobiernos ya están considerando su lanzamiento. Uno de los más pioneros ha sido Ecuador, que ya ha lanzado su propia moneda virtual, conocida como “SDE” (Sistema de Dinero Electrónico).

 

Esta moneda facilita el pago electrónico a una sociedad escasamente bancarizada (40%) pero con fuerte penetración de la telefonía móvil (90%).

También el gobierno sueco anunció la inminente creación de la “e-corona” como complemento de su divisa. La mayoría de las monedas virtuales son réplicas de Bitcoin, que permite todo tipo de transacciones en cualquier parte del mundo vía P2P (peer-to-peer), sin necesidad de autoridad monetaria que regule la emisión. La contabilidad la realizan los “miners”, que prestan su poder de computación, registrando y verificando bloques (un conjunto de operaciones) para añadirlos a un software de código abierto conocido como Blockchain, que hace las veces de libro de contabilidad.

En 2015 se realizaban ya 110.000 transacciones diarias a través de Bitcoin, según un informe de PwC e IE Business School.

  1. Comparadores: Aportan herramientas Fintech al usuario para comparar diferentes productos financieros (cuentas corrientes, depósitos a plazo, préstamos, fondos de inversión o planes de pensiones). Algunos cuentan con un apartado de expertos, con abogados, profesionales de Seguros y economistas, para responder con mayor profundidad a las dudas de los usuarios.

 

 

 

 

 

[1] Informe KPMG 2018 Fintech y globalización

¡Sé el primero en comentar!