Occidente necesita "nivelarse" para poder competir con China

3
Hola, Buenos Días:

El acceso a las Materias Primas de la "nueva Economía verde" se está tornando cada vez más en una auténtica partida de ajedrez de alto riesgo a lo largo de las líneas geopolíticas que dividen a Oriente y a Occidente. China controla el acceso a la mayor parte de las Materias Primas y materiales intermedios que el mundo necesita para su transición a una Economía de baja intensidad de carbono. Este control se ha convertido en una vulnerabilidad crítica en las cadenas de suministro emergentes de la Industria 4.0 del mundo occidental.

La mecánica de la Economía verde emergente se basa en modos de transporte respetuosos con el carbono, como los vehículos eléctricos, así como en la tecnología móvil, el almacenamiento de Energía, la rápida adopción de tecnología de inteligencia artificial (IA) que impulsan una mayor potencia informática y fuentes de energía renovables, todas hechas de materiales extráidos como el Níquel, Cobalto, Manganeso y Litio.

El impulso de China para convertirse en la superpotencia de las Materias Primas dominante comenzó en la década de 1990 cuando comenzó a abrir su Economía al mundo. El Gobierno central ordenó un gasto en infraestructura sin precedentes, lo que inició el superciclo de las Materias Primas que duró hasta finales de la década del 2000. A su vez, la enorme demanda de Materias Primas provocó un auge en la inversión minera.

China no tiene abundantes fuentes nacionales de minerales. Durante su auge de la infraestructura, el Gobierno rápidamente se dio cuenta de que, para que el país controlara su propio destino, tendría que asegurar y controlar las fuentes de estas Materias Primas en otros lugares...

En ese momento, el abastecimiento de los productos básicos más importantes como el Zinc, Aluminio, Bauxita, mineral de Hierro, Cobre y Carbón metalúrgico de fuentes establecidas de mercados abiertos era sencillo. Sin embargo, eso no fue así para los materiales más escasos como el Cobalto y el Níquel utilizados en industrias especializadas.

Con el fin de alimentar su creciente apetito por el acero inoxidable, China comenzó a obtener concesiones para controlar los depósitos masivos de laterita de Níquel en Indonesia utilizando una estrategia de contrapartida. Ofreció al Gobierno de Indonesia condiciones muy económicas para financiar proyectos de infraestructura a cambio del control de los minerales de laterita de baja ley del país, que comprenden algunos de los más grandes del mundo. A medida que estos depósitos fueron pasados por alto para el desarrollo por los productos occidentales tradicionales, ofreció a Indonesia la oportunidad de monetizar un vasto recurso que había estado latente durante décadas.

China pronto comenzó a exportar el mineral directamente a sus hornos domésticos reutilizados de la industria del Hierro, usándolos para fabricar un material llamado arrabio de Níquel, que es esencialmente un producto de ferroníquel de bajo grado.

Casi de la noche a la mañana, China añadió entre 300.000 y 400.000 toneladas de unidades NPI a un mercado de un millón y medio de toneladas, dejando de lado a los principales productores como Glencore, Vale, BHP y Norlisk.

A medida que comenzaron a fluir cantidades masivas de mineral en bruto de Indonesia a China, el Gobierno de Indonesia se dio cuenta de que las Regalías, los impuestos y los trabajos se estaban transportando a China e implementó regulaciones que requerían la mejora de los minerales en bruto dentro de Indonesia antes de la exportación. Esto resultó en inversiones masivas en capacidad de NPI en Indonesia.

Las inversiones en Indonesia también significaron una doble bonificación para el Gobierno indonesio porque las nuevas plantas dependían en gran medida de la Energía eléctrica y podrían funcionar con Carbón térmico local barato, creando otra nueva fuente de ingresos para Indonesia. Sin embargo, para entonces las esperanzas de las compañías mineras occidentales
de una industria robusta y rentable de Níquel de clase 2 se habían desvanecido, y China se había asegurado el dominio en esta área.

No debería sorprendernos, ya que sucedió lo mismo con el Cobalto. Cuando China se dio cuenta de que la República Democrática del Congo albergaba más del 70% del suministro mundial, utilizó sus probados incentivos financieros para obtener el control de facto sobre la mayor parte del Cobalto del mundo. Nuevamente, exportó el mineral directamente a China hasta que el el Gobierno de la República Democrática del Congo, como Indonesia, exigió más valor agregado en el país. China respondió construyendo concentradores y, finalmente, plantas de hidróxido de Cobalto en la República Democrática del Congo, lo que permitió al país anfitrión compartir una mayor parte de las ganancias iniciales, antes de exportar los productos de alto valor. Esto significó menos ganancias para China, pero aseguró que las empresas chinas mantuvieran el control de la materia prima, con el beneficio adicional de que Occidente se quedó con pocas opciones más que depender del suministro chino para la mayor parte de sus necesidades.

La visión de futuro de China en lo que respecta al procesamiento interno y la capacidad de refinación, en un momento en que Occidente no veía la necesidad de tales inversiones, no se ha limitado al Cobalto y al Níquel. Tal y como están las cosas hoy, China también es el guardián del conjunto de metales de Tierras raras que Occidente necesita para sus tecnologías avanzadas utilizadas en el Ejército y la Economía verde en general.

China ha logrado dominar hasta ahora utilizando un manual de estrategias diferente al de sus rivales occidentales. Como hemos visto antes, e incluso recientemente, China puede hacer o deshacer el mercado casi de la noche a la mañana con su capacidad de producción y sus ambiciones de gran alcance.

Durante el superciclo de las Materias Primas, Occidente de hecho invirtió en nueva capacidad de producción de Níquel, pensando que el crecimiento de la demanda china sustentaría esencialmente el aumento de precios. Pero cuando las nuevas unidades de NPI de China llegaron al mercado a principios de la década del 2000, y varios de los proyectos respaldados por Occidente no cumplieron con las expectativas financieras y la capacidad, dejó un sabor amargo en la boca de los inversores occidentales, que hoy siguen siendo reticentes a invertir en proyectos fuera de China.

Quizás la mayor ventaja que tiene China para asegurar sus suministros es que sus mandatos de inversión están impulsados y respaldados por la política del Gobierno, en lugar de las fuerzas del libre mercado.

En Occidente, los inversores quieren ver un rendimiento mínimo de la inversión del 8% antes de aprobar un proyecto. No es así para los chinos. El Gobierno chino establece la agenda nacional en sus planes quinquenales y arroja el Poder de la segunda Economía más grande del mundo detrás de sus objetivos declarados. De ahí las inversiones masivas en jurisdicciones que Occidente considera demasiado arriesgadas y en proyectos que no tienen el mismo nivel de rendimiento económico esperado en otros lugares.

Estas diferencias se han vuelto a poner de relieve este año, justo cuando el mundo occidental pensaba que la transición a la Economía verde permitiría brillar sus fuentes predominantes de sulfuros de Níquel de Clase 1 (grado de batería), los chinos anunciaron que reacondicionarían las plantas de NPI más antiguas para convertir NPI utilizando una tecnología intensiva en Carbono para hacer Níquel mate.

En los dos meses anteriores al anuncio, los precios del Níquel de la LME habían subido por encima de los 19.000 Dólares por tonelada. La noticia hizo que el precio del Níquel cayera un 15% en tres días en Marzo debido a que el suministro anticipado entrará en funcionamiento en Octubre de este año.

Ya sea que China pueda o no llevar los nuevos créditos de Níquel Clase 1 al mercado a tiempo o no, al negarse a respaldar financieramente el desarrollo de proyectos occidentales de Níquel, la comunidad inversora internacional ha reaccionado a su favor y ha permitido que el país continúe construyendo un suministro a largo plazo líder mundial para su propia máquina de fabricación...

La dependencia del mundo moderno de China se demostró sólidamente en 2020 cuando, tras las restricciones de bloqueo chinas en respuesta al Covid-19, los fabricantes de automóviles en el mundo occidental tuvieron que reducir temporalmente o detener la producción debido a la escasez de chips electrónicos procedentes de China. Expuso una debilidad crítica en la cadena de suministro...

Es lógico que, a estas alturas, nos preguntemos porqué las naciones occidentales no han actuado para al menos limitar esta desventaja. El problema deriva de que los Gobiernos occidentales, por regla general, no se involucran en lo que respecta a la Minería y el procesamiento de Materias Primas. Lo dejan en manos de empresas públicas y privadas, respaldadas por la comunidad inversora global. Entonces, si a los inversores no les gusta el retorno de la inversión, entonces el proyecto no terminará en producción.

¿Entonces qué se puede hacer?

Los últimos movimientos de China en el Níquel brindan un camino potencial a seguir. La producción de mate de Níquel es costosa e intensiva en Carbono. Los chinos no están tan centrados en el rendimiento financiero porque no están analizando el valor del Níquel de Clase 1 de forma aislada. En cambio, están analizando el valor de los productos que lo necesitan y están teniendo en cuenta la enorme ventaja económica que viene con la dependencia occidental del Níquel chino y los productos finales que lo requieren.

Hasta el momento, las empresas chinas tampoco están preocupadas por la alta intensidad de Carbono porque no se enfrentan a un impuesto al Carbono... Esto coloca a las plantas competidoras europeas y canadienses en una gran desventaja, ya que se gravan con impuestos sobre las emisiones de Carbono.

Irónicamente, el Gobierno canadiense, por ejemplo, grava el Carbono de los productores nacionales, pero se complace en importar Acero inoxidable de China que utiliza Níquel intensivo en Carbono de Indonesia, sin ningún impuesto de ese tipo. Se trata de Níquel con una huella de gases de efecto invernadero de aproximadamente 30 veces mayor que la del Níquel que podría producirse en Canadá a partir de proyectos como el enorme depósito de sulfuro de Níquel Turnagain de Giga.

Hasta que los Gobiernos occidentales establezcan algún tipo de sistema de tarifas vinculado a la huella de Carbono, independientemente del origen, China seguirá jugando a largo plazo: avanzar en proyectos en países en desarrollo y lograr un dominio cada vez mayor con materiales clave y cadenas de suministro...

Resumiendo: el mercado del Níquel y todos los demás metales críticos continuarán comercializándose sobre la base de la política del Gobierno chino y las intervenciones del mercado, y pondrán en peligro las esperanzas occidentales de una recuperación económica sólida mediante la adopción de tecnologías verdes, hasta que los Gobiernos occidentales creen campo de juego...

(Artículo traducido de Anthony Milewski, Presidente de Nickel 28 Capital)

Saludos.
  1. #3
    28/04/21 12:37
    Por no hablar que la gente sigue comprando muchos productos made in China de pésima calidad, que acaban en un par de días en la basura, además los residentes chinos en cualquier parte del mundo lo que primero hacen es llevarse el dinero de vuelta a su país. 
  2. en respuesta a abroad
    -
    #2
    28/04/21 06:02
    Hola, abroad: Además, de la "doble moral", es decir Occidente penaliza a sus empresas, pero acepta comprarle a China, aunque haya habido un proceso contaminante en la producción.

    Es de "locos", vamos es que no hay dónde cogerlo. Mientras, siguen con sanciones y demás "tonterías", puesto que éstas le afectan muy poco a China.

    Hace tiempo que los Gobiernos de Occidente debieran mirar más de "puertas adentro" e ir pensando en reactivar la Economía en el área productiva. Posiblemente, sin tantos "miramientos" como pretenden. A fin de cuentas, de qué sirve hacerlo "bien", si la mayor parte del planeta lo sigue haciendo "mal".

    Saludos.
  3. #1
    28/04/21 05:55
    Mas de lo mismo. 

    En occidente exigimos un monton de cosas a nuestras empresas para ser limpias, respetar al trabajador y al entorno, etc. Todo eso, que en la mayoria de ocasiones está mas que justificado, incrementa los costes de nuestras empresas.

    Pero si luego dejamos que entre en occidente cualquier cosa hecha en China sin ningun tipo de respeto ni a las personas ni al ambiente ¿A quién estamos favoreciendo? Pues solo a China obviamente.