Créditos hipotecarios para segunda vivienda

Los créditos hipotecarios para segunda vivienda son productos contratados, por lo general, por personas que buscan comprar una casa o apartamento adicional para alquilarlo, o bien para ofrecer a sus hijos una mejor herencia. Sea cual sea el motivo, es importante recalcar que las condiciones de los créditos hipotecarios para segunda vivienda no son iguales que aquellos que se destinan a la compra de la primera vivienda.

Créditos hipotecarios para segunda vivienda

 

Créditos hipotecarios para segunda vivienda: Características

Los créditos hipotecarios para segunda vivienda tienen la misma función que aquellos destinados a comprar una primera vivienda: ofrecer financiación al cliente para comprar un inmueble. Sin embargo, se diferencian en ciertos aspectos:

  • El porcentaje de financiación es más bajo, ya que el banco considera los créditos hipotecarios para segunda vivienda como más riesgosos ya que aumentan la carga crediticia del cliente. Esto significa tener una mayor cantidad de ahorros para el pago de lo que no cubre la hipoteca.
  • El plazo suele ser más corto que para los créditos de primera vivienda, en la mayoría de los casos hasta 20 años.
  • Las tasas de interés son más altas debido a lo mencionado en el primer punto, es un producto más riesgoso y el banco se cubre ante impagos.
  • La evaluación crediticia es más profunda, para determinar si el cliente está y estará en la capacidad de pagar dicho crédito.
  • Recuerda que deberás contratar otro seguro de vivienda, algo que también se incluye en la evaluación crediticia, y probablemente otro seguro de vida.
  • El crédito hipotecario para segunda vivienda puede ser destinado para adquirir una vivienda nueva o usada.

 

Créditos hipotecarios para segunda vivienda: Requisitos

En cuanto a los requisitos para solicitar un crédito hipotecario para segunda vivienda, son los mismos que para otros créditos hipotecarios, aunque se suelen agregar algunas exigencias más:

  • Ser mayor de edad y tener nacionalidad colombiana, ya sea como natural o como nacionalizado. Presentar los documentos de identidad necesarios para probarlo.
  • Tener ingresos estables y comprobables, ya sea como trabajador dependiente o independiente. Además, el banco establecerá un mínimo de ingresos para otorgar el crédito.
  • Tener un buen historial crediticio y no haber incurrido en mora en el pago del crédito hipotecario para vivienda habitual, o en ninguna otra obligación de pago adquirida por el cliente.
  • Tener el pago de impuestos al día con respecto a la vivienda de residencia habitual.
  • Deberá tener solvencia económica y no sólo liquidez para el pago del crédito hipotecario:
    • La liquidez se refiere a la capacidad de pago inmediato y a corto plazo.
    • La solvencia se refiere a la capacidad de pago a largo plazo.
  • La vivienda que desea comprar deberá cumplir con todos los requisitos y estar libre de cargas legales.
  • Podrá declarar ingresos conjuntos con su cónyuge u otra persona autorizada por el banco para aumentar su capacidad crediticia.

 

Créditos hipotecarios para segunda vivienda: Conclusión

Los créditos hipotecarios para segunda vivienda son una excelente opción para adquirir una vivienda como inversión, una casa de descanso o cualquier inmueble que no sea para el uso residencial habitual. En vista de que implica un riesgo mayor para el banco, estos créditos son menos flexibles que aquellos dirigidos a financiar una vivienda de uso principal, por ejemplo, ofrecen menos porcentaje de financiación, tienen plazos más limitados y/o tasas de interés más altas.

 

¡Sé el primero en comentar!