blog Desde primera línea del frente
Mercados europeos MEFF/Eurex

El plancton que alimenta a las ballenas - Desmontando el mantra de la gestión pasiva

Las ballenas son los animales más grandes que existen en el planeta Tierra . La ballena azul puede llegar a medir 30 metros y pesar hasta 150 toneladas. A pesar de su descomunal tamaño, se alimentan casi exclusivamente de krill, un tipo de plancton muy abundante en los mares y océanos de la tierra, que apenas sobrepasa los 2 cm de longitud y a duras penas llega al gramo de peso.

Qué paradoja, ¿verdad?... el animal más grande del planeta se alimenta del más pequeño...

 

Hace unas semanas, leía con interés éste artículo publicado en la prensa nacional, con el atrayente título:

Así son las manos que mueven las bolsas, megafondos, robots y grandes fortunas

En él, se desvelaba el dato de que actualmente, el 50% del volumen de negociación diario en los mercados financieros americanos está a cargo de las firmas de HFT 

Se hablaba también de los grandes fondos de inversión, las grandes fortunas, etc... pero parece que está claro quién es la ballena en el universo bursátil.

Ahora bien.. ¿qué es exactamente el HFT (acrónimo de High Frecuency Trading)?

 

HFT - Las ballenas del parqué 

Podría extenderme varios post debatiendo sobre la forma de actuar de los algoritmos HFT, examinando las microestructuras del mercado y cómo estos sistemas nadan en este microcosmos para pescar unos pececillos de minúsculo tamaño (las órdenes que ponemos usted y yo, por ejemplo), haciendo uso de su altísima velocidad de acceso a los mercados.

Pero me resulta mucho más fácil emplear el lenguaje llano, mediante este símil: los HFT es a la negociación bursátil del siglo XXI  lo que era el acceso a información privilegiada (representada como nadie por personajes como Gordon Gekko de la película Wall Streeten el siglo XX. Así de claro.

Desengañémonos: nadie puede predecir el futuro, Nadie sabe lo que van a hacer mañana las bolsas,  Se lo explicaba de forma magistral Mark Hanna a un joven Jordan Belfort en esta magistral escena de  El Lobo de Wall Street

 

 

"Nadie, absolutamente nadie, ni  aunque seas Warren Buffett o Jimie Buffett (y yo añadiría...ni ningún algoritmo ultramegasofisticado de HFT)  sabe que va a hacer mañana un valor, si va a subir, bajar o dar vueltas en p*** círculos

De esta forma, nadie puede ganar especulando en los mercados tratando de adivinar el futuro. Sólo se puede aspirar a ganar en los mercados si se trabaja en ellos (como bróker o gestor, cobrando comisiones por los servicios prestados), o como inversor a larguísimo plazo si uno confía en la teoría de que los mercados financieros están sustentados sobre la base de la economía productiva y, como consecuencia, ésta tenderá a expandirse con el tiempo. De esto último yo tengo mis dudas y prometo tratarlo en un futuro post.

¿Cual era entonces la forma de actuar de personajes como Gordon Gekko? ¿Sabían ellos lo que iba a pasar mañana?.. ¡¡En absoluto!!.. Se nutrían de información confidencial privilegiada antes de que ésta fuera pública y conocida, y por tanto, posicionándose de manera privilegiada (adquiriendo o vendiendo participaciones de un valor en concreto) para sacar suculentos beneficios.

Ésta forma de actuar tenía varios problemas: El principal: que los "peces" a los que se les daba el mordisco podrían llegar a ser tan grandes como uno mismo, algo que podía volverse en contra de  uno. Además, en muchos casos se dejaba mucho rastro, así que alguien más listo o espabilado podría llegar a copiarnos la siguiente vez. Y en último término, era ilegal. La SEC , equivalente americana a nuestra CNMV, (pero mucho más efectiva y resolutiva), se encarga desde entonces de perseguir y encarcelar a todos aquellos que intenten hacer uso de información privilegiada para su beneficio.

El problema se resolvió para nuestras viejas ballenas con la llegada de la negociación electrónica en los años 90 y, sobre todo, con el desarrollo de las tecnologías de comunicación (y como consecuencia, las firmas de HFT) con el inicio del siglo. Porque no nos dejemos engañar: detrás de tanta terminología como "latencia ultrarreducida", "algoritmos de procesamiento ultrarrápidos", "millones de microórdenes por microsegundo", "optimización de las microestructuras del mercado", etc. etc. etc. NO se esconde ninguna forma de adivinar el futuro. Nadie puede. Recuerden a Mark Hanna.

Lo que sí se esconde detrás de toda esa palabrería es una nueva forma, mucho más sofisticada, elaborada, y sobre todo opaca, de adelantarse a los demás, de tener acceso, en cierta forma, a "información privilegiada" antes que el resto.

La diferencia fundamental con la forma de actuar de los  Gordon Gekkos de antaño, es que antes un único acceso a una información privilegiada (por ejemplo, que una empresa iba a ser opada)  garantizaba una única ganancia de considerables dimensiones, mientras que en la actualidad, cada acceso a "información privilegiada" sólo proporcionan unos pocos céntimos de beneficio, por lo que es necesario repetir el proceso miles, millones de veces, para poder obtener unos beneficios considerables.  Pero en esencia, es lo mismo.

¿Y cual es esa información privilegiada que anhelan los algoritmos de HFT?  Pues simple y llanamente, las órdenes  de compra/venta que cientos de miles de inversores que como usted y como yo lanzamos a mercado a diario, adelantándose a nuestra orden y arañando unos centimillos en cada operación.

 

La inversión pasiva - El plancton más apetecible 

Así que tenemos que hoy en día las grandes ballenas del parqué se alimentan casi exclusivamente de pequeñísimos bocados, por lo que necesitan nadar en aguas donde puedan encontrar estos pequeños pececillos.

¿Y dónde se encuentran esas aguas repletas de plancton?

Pues sólo hace falta mirar el siguiente gráfico para ir haciéndose una idea...

 

Aquí vemos que un porcentaje cada mayor de los activos  se encuentran actualmente bajo gestión pasiva, con una tendencia claramente creciente.

Recordemos que la inversión pasiva es aquella en la que, básicamente, se replica un índice, de tal forma que "nos indexamos" al mercado, corriendo la misma suerte que acabe corriendo ese mercado representado por ese índice que replicaremos. La premisa básica (que no es objeto de discusión de esta entrada del blog), es que a largo plazo, la gestión activa (consistente en que un gestor al que le abonamos unas simpáticas comisiones elige una serie de valores con esperanza de obtener un rendimiento) no bate al mercado. Incluso los rendimientos de aquellos pocos gestores que sí consiguen batir al mercado resultan  finalmente mermados si descontamos las comisiones, que al cabo de los años pueden llegar a suponer un montante muy curioso.

Así que la gestión pasiva propone una gestión sin comisiones (ya que no hay que pagar a ningún gestor para que nos elija acciones) y a coste muy reducido.

Y resulta que existen decenas, miles de ETFs replicando índices , "a coste casi cero", sin apenas comisiones para los avezados inversores que hacen uso de ellos. Pero... ¿a coste casi cero? ¿Estamos seguros?

Cada ETF necesita replicar el índice al que está referido de manera fiel y robusta, lo que se traduce en la necesidad de realizar  múltiples órdenes  automáticas de compra/venta (que al inversor pasivo le resultarán totalmente transparentes  y aparentemente sin coste), pero que resultan especialmente atractivas para las firmas de HFT.

Piénselo bien: los algoritmos de HFT lo tienen chupado con el auge de la gestión pasiva: no tienen que adivinar el futuro (ya sabemos además que no pueden). Pero es que además, no tienen  ni que realizar complejos cálculos algorítmicos ni complicadas maniobras para que su operativa resulte rentable. Con tanto inversor pasivo, ellos ya saben con bastante antelación qué movimientos tendrá que hacer cada ETF para seguir acoplado a su índice. Así que les basta con adelantarse a cada movimiento, sacar unos centimillos en cada operación, y repetirlo millones de veces...es el negocio perfecto!

Unos cientos de millones de pececillos sueltos en el mar son muy apetecibles...¿de verdad creemos que nadie va a intentar alimentarse de semejante cantidad de "alimento"? 

¿Quiere esto decir que la gestión activa estaría libre de la acción de las ballenas del HFT? Claramente, NO. Ellos también sufrirán en sus carnes, pero no se lo ponen tan fácil como la gestión pasiva pues sus movimientos son menos predecibles. Pero al final, también son presa de estas grandes ballenas.

 

DISCLAIMER

  Lo anteriormente expuesto constituye únicamente la visión personal del autor del blog. No se aconseja ni desaconseja la inversión pasiva o la activa, ni se realizan recomendaciones sobre qué hacer o no hacer. Es una simple exposición de una idea personal, con el ánimo de ser debatida en público.

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

Comentarios
24
Página
2 / 2
  1. #21

    1755

    en respuesta a Latirus
    Ver mensaje de Latirus

    De los "Market Marker" sólo Virtu y Goldman Sachs cotizan. Lo hacen a PERx elevados para beneficios irregulares o planos .
    Quizás en otro momento del ciclo interese invertir en ellos.
    Salud

  2. #22

    Joaquim

    en respuesta a 1755
    Ver mensaje de 1755

    Gracias. Esa ventaja temporal en ver las órdenes es precisamente la información privilegiada a la que sacan legalmente ventaja. Igual que a la mayor velocidad de transmisión de sus órdebes. De ahí que además de la inversión en algoritmos haya quien invierta en costosísimas instalaciones para conectar más rápidamente sus redes al mercado.

    Salu2

  3. #23

    1755

    en respuesta a Joaquim
    Ver mensaje de Joaquim

    Si, ahí radica su negocio. En la práctica, "se les paga" para que den liquidez al mercado.
    Debe ser un negocio bastante bueno xq solo 2 "Market Makers" cotizan en bolsa.
    Salud.

  4. #24

    Alejperez

    en respuesta a Fernan2
    Ver mensaje de Fernan2

    El problema es que una empresa, al subir, entre en otros ETFs, como ETF de empresas de más capitalización, o ETFs de empresas que más a subido el año pasado, o que la empresa entre en otro índice, y automáticamente otros ETFs la incorporen, inflando el valor aún más.... Y, a la inversa, una empresa que apenas pierda valor, pero que, por el mismo efecto, sea vendido de varios ETFs.., y se desplome por efecto dominó...

Autor del blog
  • Borgeby

    Navegando por la inmensidad del océano de las opciones financieras, intentado mantener siempre el barco a flote y fondear en puertos seguros.

Envía tu consulta