Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
61 recomendaciones
107

En el coloquio del pasado 7 de octubre, se prestó mucha atención a la posibilidad de que en un cercano futuro el aumento salvaje de deuda conduzca a un inflación galopante. Durante el debate dije que haría un post tratando de ampliar el tema y arrojar luz sobre el asunto. Pero mi incesante búsqueda de la excelencia me impide hablar de ese tema, sabiendo que hay alguien que me da sopas con honda, tanto en el asunto que nos ocupa como en varias disciplinas sin ninguna conexión con la economía.

Se trata de un forero, al que considero un genio multidisciplinar, que la última vez que contacté con él me dijo que cuando tenga tiempo escribirá un libro sobre estos temas. Escribe con el seudónimo de Luisito2y se le puede encontrar aquí.

He hecho una recopilación de sus comentarios hablando de inflación a lo largo de los últimos 10 años. Debido a ello, en algunos comentarios los intereses no coinciden con los actuales. El que lo que sigue haya sido escrito hace muchos años aumenta el valor de sus predicciones, pues en aquellos momentos nadie hubiera pensado que ello era posible.

Os dejo con los escritos de un gran maestro que usa el nombre de un pequeño discípulo:

El objetivo único de toda la economía keynesiana es generar inflación. En eso consiste lo que los chamanes keynesianos hacen pasar por crecimiento económico, en inflación.

La gente no entiende qué es o porque existe la inflación y eso les hace caer en el cliché tópico, y en general falso, “la inflación hace que se evaporen las deudas”.

Este es un punto crucial en el que su análisis incorrecto conduce a una visión y unas predicciones completamente erróneas. Intentaré aclarar este error fundamental porque aunque es un asunto bastante abstruso y técnico, es esencial entenderlo porque de esto depende todo lo que está sucediendo y todo lo que va a suceder.

El error fundamental proviene de la fe ciega en el poder de los chamanes: el chaman, en el mundo fantasioso de los keynesianos, puede provocar la lluvia siempre que lo desee y, por eso, el que esté lloviendo o no, o el que vaya a llover mañana depende solo de cierta correlación de fuerzas políticas entre cierto grupo de chamanes pro-lluvia y otro grupo de chamanes anti-lluvia. Si no llueve, es porque por ahora, los chamanes anti-lluvia están resistiendo las presiones a que son sometidos por quienes quieren que llueva.

Esto, como todas las “explicaciones” en la superstición keynesiana, es una “explicación” mitológica, o guiñolesca, en la que las fuerzas naturales que son incapaces de entender son personificadas como harían los guionistas de las películas de Walt Disney, lo que hace que la evolución del mundo pueda explicarse o entenderse en términos zarzueleros.

El inexplicable hecho de la erupción del volcán es “explicado” sustituyéndolo por un enfado del Dios del volcán que resulta “explicable” en términos del argumento de una zarzuela (problemas de faldas y esas cosas) pero completamente impredecible (y dado a la aparición de paradojas) ya que las interpretaciones zarzueleras del mundo son siempre racionalizaciones a posteriori.

El que la economía monetaria del yen lleve 20 años aplastada por poderosas fuerzas deflacionarias, incapaz de generar inflación alguna, se debería, según los keynesianos, a que frente al grupo de chamanes pro-inflacionarios, partidarios de pulsar el botón rojo rotulado “INFLACIÓN” habría ciertos grupos muy poderosos que se han estado oponiendo a que se pulse ese botón. El problema con esta explicación entre mitológica y guiñolesca es que esos “poderosos grupos que se oponen en Japón a una política monetaria inflacionaria” no existen.

La explicación es otra: si no hay inflación es porque las leyes de la economía no permiten que la haya. Ese botón que permite al Banco Central desencadenar la inflación “cuando conviene” (cuando conviene al Estado), funciona hasta que deja de funcionar y precisamente ese “que deje de funcionar el botón de inflacionar” es lo que marca, como síntoma, la muerte de una economía keynesiana.

El modelo de crecimiento keynesiano que hemos vivido los últimos 40 años, es una farsa económica que simula crear riqueza cuando lo que realmente hace es consumir (destruir) el capital (“capital” en sentido económico). Esta escapada suicida, análoga a la escena de “más madera, esto es la guerra”, en la que los Marx desguazaban el tren para alimentar con su madera la caldera de la locomotora, termina cuando no queda ya capital que pueda ser consumido. Esto es lo que hay que entender, para entender lo que está sucediendo.

El que consumidores, empresas y Estados aparezcan severamente sobre-endeudados no es importante, es solo un síntoma. El que los tipos nominales de interés topen en su descenso con el “límite cero”, impidiendo al gran clown generar tipos reales negativos, no es importante, es solo un síntoma. El que el sistema financiero esté delirantemente apalancado y severamente quebrado es también solo un síntoma. El que los países ricos rueden demenciales déficits comerciales con los países pobres y las economías ricas dependan de los préstamos de los países pobres, el que los sistemas nacionales de pensiones estén quebrados y sean incapaces de pagar las pensiones, son también síntomas.

Todos estos son solo síntomas de que el capital que había sido consumido progresivamente ya ha desaparecido. Hay que entender que la época dorada de vino y rosas no era una época de prosperidad económica genuina, basada en la capacidad de la sociedad de crear riqueza económica, sino que era un espejismo en el que nos parecía ser ricos porque, en una orgía demencial de consumo, estábamos destruyendo el capital que las generaciones anteriores tardaron 200 años en acumular.

Hay que entender que las grandes burbujas monetarias no aparecen por casualidad, como un accidente o como una patología social consistente en una epidemia de codicia especulativa. Las burbujas monetarias solo son una versión exagerada y en medio del pánico de lo que una economía keynesiana hace siempre que es consumir el capital mientras se genera inflación, masa monetaria y deuda impagable. Un proceso basado en consumir el capital es inherentemente insostenible y cuando más avanzada está la patología keynesiana, menos capital real queda en el mundo y más gigantescos se han vueltos los Estados y su apetito por consumir capital (todo el juguete keynesiano tiene como único objetivo satisfacer el insaciable apetito del Estado y garantizarle un crecimiento ilimitado). Esto fuerza a los clowns del Banco Central a aplicar políticas monetarias ultra-expansivas más y más agresivas en su intento de hacer crecer la masa monetaria y la emisión de crédito al ritmo cada vez mayor que exigen unos Estados cuyo tamaño crece exponencialmente fuera de todo control.

La sucesión de burbujas monetarias de gran magnitud, que condenan al aplastamiento por la deuda a grandes sectores de la población, marcan siempre el agónico final de los experimentos keynesianos. Son una última huida hacia adelante y se caracterizan por el glamour y esplendor de las orgías de consumo en los que se destruye el último ahorro real disponible. (Véanse los “Felices Años 20” que precedieron a la Gran Depresión)

Las burbujas, y en particular las burbujas de casas o tierras, son solo un episodio terminal de una enfermedad mucho más amplia que se llama keynesianismo. Cuando, por ejemplo, el apalancamiento de los bancos japoneses se disparó, era perfectamente previsible que sufrirían una burbuja de casas y cuando la burbuja de casas se materializó, era perfectamente previsible que su economía se hundiría entre intentos desesperados e inútiles de “vencer a la deflación”

El cliché “la inflación termina borrando las deudas” es solo cierto en las fases tempranas de la enfermedad keynesiana, cuando “la inflación” puede tomar la forma de una “espiral precios-salarios”

Los deudores, sean Estados, consumidores o empresas, tienen una deuda a tipo fijo, lo que hace que tanto el valor de esa deuda como el valor del servicio de la deuda están fijados en términos nominales. También el ahorro de los ahorradores está fijado nominalmente. Una espiral precios-salarios es un cambio de escala del valor nominal de la moneda. Como el valor de la moneda se encoge, se encogen en la misma medida las deudas y los ahorros. Los deudores ven cómo se evaporan sus deudas porque los ahorradores ven cómo se evaporan sus ahorros. Es una transferencia de renta desde los ahorradores hacia los deudores y forma parte del esquema general de hacer que la economía presente cierta alegría a base de consumir el capital existente. (El ahorro real es transferido por el Estado a los deudores que lo consumen. Luego las deudas son borradas y un nuevo lote de ahorro puede ser transferido para su consumo)

En la situación actual, en la que los salarios bajan, y los tipos variables de las hipotecas y los precios suben, es obvio que la “inflación” no va a evaporar ninguna deuda. El que ganaba 1.000, pagaba una hipoteca de 600 y compraba una cesta de la compra por 400. Si la hipoteca sube a 700, la cesta de la compra a 450 y le bajan el salario a 900, este asalariado no va a tener la menor sensación de que la “inflación” le está ayudando a pagar sus deudas.

El que esos deudores tengan préstamos a tipo variable y no fijo, el que las cuotas de esas hipotecas sean el 60% de los salarios aún cuando los tipos están al 1.25% y el que esos préstamos los hayan concedido bancos con un apalancamiento de x60, que obtienen un margen bruto del 0.4% de esos préstamos que financian con el ahorro de unos inversores en renta fija dispuestos a prestar su ahorro por el 1.25% menos un diferencial del 0.35%, no es un conjunto de desgracias que hayan coincidido accidentalmente. Todos ellos son rasgos del mismo fenómeno y expresan la fase terminal de una economía keynesiana basada en el consumo del capital. Las distintas “tiritas” que intenten paliar alguno de esos síntomas superficiales no curarán la enfermedad porque la causa es más profunda: es un Estado en crecimiento explosivo que, literalmente, devora a sus súbditos.

En la actualidad, provocar esa espiral precios-salarios no está al alcance de los Bancos Centrales. Los keynesianos, que no han entendido una palabra de lo que sucede en estos casos, llaman a esta situación “liquidity trap” y le dan una explicación sumamente tonta, como una anomalía monetaria accidental que conduce a un gasto insuficiente. Recuerdan que cuando la economía iba bien (en los Felices Años 20) se gastaba más pero no son capaces de ver qué relación había entre ese gastar más y el que la economía pareciese boyante y tampoco son capaces de entender porque ahora no es posible gastar más. Lo achacan a una insuficiencia de dinero, de crédito y de gasto, aunque basta con abrir la ventana y mirar para ver un mundo aplastado bajo ingentes cantidades de dinero, de deuda y de la pobreza resultante de décadas de una orgía de gasto.

La “liquidity trap” es solo un síntoma superficial. El banquero central no puede provocar inflación porque no puede hacer crecer la masa monetaria y esto, superficialmente, es consecuencia de que no es posible emitir ingentes cantidades de nueva deuda que hagan crecer la masa monetaria. (El crédito fallido de la burbuja hace que la masa monetaria se encoja a gran velocidad (deflación) y el banquero central tiene que crear nueva deuda que compense esa contracción, que sustituya la masa monetaria que destruyen los créditos impagados, y además, crear deuda adicional que haga crecer la masa monetaria y diluya la deuda existente). Muchos analistas piensan que, fundamentalmente, es ese severo sobre-endeudamiento de la economía lo que impide crear más deuda y hacer crecer la masa monetaria pero este es un punto de vista superficial. Aunque toda la deuda fuese perdonada, la economía seguiría atascada en un episodio deflacionario.

Recordemos que un sortilegio de espiral precios-salarios (o devaluación monetaria) en el que el clown del Banco Central hace que la masa monetaria explote evapora las deudas porque evapora los ahorros. Es una confiscación por parte del Estado del ahorro de los ahorradores para subsidiar el perdón de las deudas de los deudores (y lograr que esos deudores vuelvan a consumir y el Estado vuelva a recaudar). En esta transferencia de rentas, intervienen tres piezas, el ahorrador que tiene el ahorro que es confiscado, el Estado que impone por la fuerza esa confiscación y el deudor cuya deuda es perdonada a costa del ahorro confiscado al ahorrador.

Cuando en una “liquidity trap”, esta transferencia de rentas deja de funcionar, los keynesianos, para explicar cuál es la pieza que puede estar fallando e impidiendo “el estímulo” de la economía, se fijan solo en dos de las piezas: el deudor o el Estado y llegan a la conclusión de que, o bien no hay suficientes deudores dispuestos a endeudarse más o bien la política inflacionaria del Banco Central no es lo bastante agresiva. O, dicho en otras palabras, el Estado no está mostrando suficiente empeño en confiscar el ahorro de los ciudadanos o no hay suficientes interesados en recibir el botín de la confiscación. Se olvidan siempre de la tercera pieza porque no saben que en la economía existen ahorradores que producen y conservan la riqueza real colectiva. Creen que la riqueza la producen los bancos centrales cuando imprimen billetes y los despilfarradores cuando toman prestados esos billetes y los gastan. Si la economía no sale de su agonía es porque no se imprimen bastantes billetes o porque se imprimen pero no se gastan lo bastante estúpidamente.

El engranaje que se ha detenido, el engranaje cuya detención es inevitable cuando se recorre el camino hacia la pobreza llamado keynesianismo, es por supuesto, la tercera pieza en la confiscación y destrucción del ahorro: el ahorrador. Ningún sortilegio mágico contable keynesiano puede sacarnos de esta porque falta el ahorro real que puedan confiscar y destruir para simular que crean riqueza y producen.

Solo la producción genuina (no el consumo disfrazado de producción), y el ahorro que permita la conservación y la restauración del capital destruido en los últimos 50 años podrán sacarnos de esta depresión, pero nada de esto es posible mientras la economía siga aplastada por el Gran Parásito y sus sumos sacerdotes - chamanes.

Las operaciones de QE no han logrado su objetivo de lograr inflación porque son una medida desesperada frente a gigantescas fuerzas deflacionarias y, simplemente no logran superar el poder de esas fuerzas deflacionarias.

La QE no es una medida monetaria sino fiscal, y por lo tanto es ilegítima / ilegal, ya que las medidas fiscales solo pueden decidirlas los representantes electos de un Parlamento y no unos altos funcionarios (que además son profundamente retrasados)

La QE, como medida fiscal, consiste en una nacionalización de deuda privada incobrable. Los ingentes agujeros en los bancos provocados por préstamos que no se podrían cobrar son transferidos al balance de los contribuyentes, en una operación de fantasía keynesiana ya que los contribuyentes jamás podrán pagar esa deuda.

El balance del sistema financiero, que estaba completamente quebrado, es saneado en cierta medida y la deuda de hogares y empresas se reduce a costa de un aumento explosivo de la deuda de los futuros contribuyentes (la deuda de los Estados)

Para entender el proceso hay que entender lo que es la inflación y lo que es la deflación. La inflación es la velocidad de crecimiento de la deuda viva a corto plazo en el sistema y la deflación es el proceso de contracción del volumen de deuda.

El aumento de precios solo es un síntoma, marginal, que a veces acompaña y supone un canario en la mina de la inflación pero no es un fenómeno fundamental y no está siempre presente. Por ejemplo los procesos hiper-inflacionarios en la República de Weimar, en Venezuela, Zimbabwe o, hoy en día, en Argentina ocurren en escenarios severamente deflacionarios: la deuda / ahorro en valor real en esas economías se contrae severamente aunque los precios aumenten debido a la falsificación masiva de dinero por parte de los Gobiernos.

La deflación, la contracción de la deuda / ahorro presentes en una economía ocurren porque los agentes devuelven sus deudas y no se endeudan nuevamente, porque los agentes dejan de ahorrar y no hay ahorro con que financiar nuevo crédito o porque los deudores son incapaces de hacer frente al coste financiero de sus deudas y esas deudas se convierten en incobrables y son borradas de los libros de los bancos.

Durante el inicio de la última gran depresión, la actual gran depresión, la deuda viva se contrajo brutálmente por impago de los deudores.

El impago de una deuda convierte en fallido ese activo del banco: el derecho del banco a cobrar esa deuda y empuja al banco a la quiebra, lo que destruye el ahorro de los accionistas del banco primero y de los depositantes del banco después.

Por ejemplo: un banco con depósitos de 10.000 millones y un capital de 2.000 millones aportado por los accionistas tiene prestados 12.000 millones. Los activos de ese banco: su derecho a cobrar 12.000 millones a sus deudores, le permiten hacer frente a sus compromisos de pago de 10.000 millones con los depositantes y de 2.000 millones con sus accionistas.

Si los deudores de ese banco impagan 5.000 millones, el banco debe borrar, como imcobrables, activos por valor de 5.000 millones. Ahora el banco tiene unos activos de solo 7.000 millones con los que tendría que hacer frente a compromisos (deudas) de 12.000 millones. El banco está quebrado y se ha destruido ahorro de los accionistas por valor de 2.000 millones (la acción del banco cotiza a cero) y ahorro de los depositantes por valor de 3.000 millones (los depositantes sufren una quita del 30%, pierden el 30% del saldo en sus depósitos)

Para emmascarar este proceso, el Banco Central recorta los tipos a 0% creando la ilusión de que esos deudores fallidos lograrán devolver sus deudas (les reduce en lo posible el coste financiero de aplazar eternamente la devolución de unos préstamos que no podrán devolver). Cuando esto falla, se nacionalizan los activos incobrables haciendo que los contribuyentes tomen el lugar de los deudores fallidos y sean obligados a respaldar y 'hacer buenos' esos activos fallidos de los bancos.

Todo esto puede contener, en cierta medida, la contracción de la deuda/ahorro vivo pero fracasa estrepitosamente en lograr la ignición de una nueva ronda de endeudamiento como si no hubiera un mañana.

La ingente fuerza deflacionaria que contrajo el volumen de deuda por impago durante el inicio de la gran depresión, sigue presente e impide que haya nuevo endeudamiento.

¿En qué consiste esta ingente fuerza deflacionaria? ¿Cuál es su causa? ¿Por qué aparece en la economía cuando durante 50 años no estuvo presente y permitió que los keynesianos multiplicasen la deuda en el sistema a tasas del 20% anual?

La ingente fuerza deflacionaria está causada por la progresiva destrucción de la economía por el parásito Estado.

Los Estados, y su consumo improductivo, han estado creciendo durante los últimos 70 años. La máquina económica productiva (la economía privada) era capaz con su producción de sostener el consumo parásito de La Bestia al principio, cuando los Estados parásitos no eran demasiado grandes.

A partir de un momento, quizás mediados de los 60 o los años 70, el consumo parásito de los Estados supera la capacidad de producción de la economía. A partir de ese punto, el consumo extra de los Estados que la economía no puede satisfacer se alimenta a base de consumir, destruir irreversiblemente el ahorro acumulado por generaciones pasadas: la economía comienza un largo proceso de descapitalización, de destrucción del tejido productivo.

La magia keynesiana de los 'ciclos' consiste en este proceso de consumo de capital y de progresiva descapitalización de la economía (la economía per se no es cíclica, lo que es cíclico es el proceso de saqueo keynesiano)

Cuando la descapitalización se hace demasiado profunda ocurre la Gran Depresión.

Ya no hay ahorro antiguo que los keynesianos puedan robar y con el que puedan alimentar el consumo de La Bestia: Punto primero

Y la productividad de la economía, computando el derecho de pernada del Estado, se ha vuelto negativa: Punto Segundo

Cuando se cuenta el saqueo sistemático del parásito estatal a cualquier actividad productiva, el rendimiento de esa actividad se vuelve negativa: el uso del capital real, en lugar de crear más capital real con una rentabilidad de, por ejemplo, el +4%, destruye capital y tiene una rentabilidad del -3%

Un productor que use productivamente 100 unidades de capital, por ejemplo 100 máquinas herramienta, un año más tarde tendrá solo 97 máquinas herramienta en lugar de tener 104. Esto es debido a que el Estado le ha robado 20, 30 o 40 máquinas ese año.

Con productividades y rentabilidades negativas a la inversión causadas por el parasitismo masivo de La Bestia, el apalancamiento de inversiones, y la financiación de la actividad productiva, ahora improductiva, se hace imposible.

Para los empresarios el poder obtener crédito al 0% no supone ningún Santo Grial ya que solo podrían financiar con ese crédito gratis actividades con una productividad del -3%: no supone ventaja obtener 100 millones libres de intereses porque la actividad en la que se inviertan esos 100 millones generará, debido al Parásito, pérdidas de 3 millones por año.

Esta es, en esencia, la fuerza deflacionaria que primero destruye el ahorro real acumulado por generaciones pasadas y luego impide la creación de nuevo ahorro real.

La relación entre 'impresión de dinero' e inflación hoy en día, en los países desarrollados, no es la tradicional.

La inflación clásica es otro nombre para la falsificación de dinero por parte del Gobierno y ese proceso sigue ocurriendo en Argentina, Venezuela o Africa como ocurría en Italia o en Estados Unidos en los 60 o 70

En Estados Unidos, Japón o Europa en la actualidad, el proceso es diferente y es diferente por el envejecimiento de la población en esos lugares (algo menos en Estados Unidos)

Nos encontramos con una parte de la sociedad que son los ahorradores, todos los cuales son viejos y la otra parte de la sociedad, los jóvenes, ninguno de los cuales es ahorrador.

La máquina de destrucción keynesiana siempre se basa en consumir el capital acumulado en la economía por el esfuerzo de generaciones pasadas, es un plan consistente en simular prosperidad a base de consumir las joyas de la abuela.

En la situación actual, y en esas zonas antes prósperas y envejecidas, el consumo de capital keynesiano toma la forma de un juego con la deuda. El ahorro de los viejos, que toma la forma de ahorro financiero, de capital que los bancos les deben, es progresivamente convertido en capital que les deben los Gobiernos. La enorme explosión de deuda de Gobiernos y empresas está contablemente equilibrada por una ingente expansión del ahorro financiero, de los saldos positivos en dinero, bonos o acciones de esos ahorradores mayores.

La realidad es que todo ese capital que había inicialmente, ha sido consumido ya completamente y el ahorro financiero representa solo humo, promesas de los Gobiernos que los Gobiernos jamás cumplirán. (La crisis de los 2000, marca el agotamiento del capital real que podía ser saqueado y consumido)

La 'impresión' por parte del Banco Central es fundamental impresión de más deuda que se suma a ese ahorro financiero - humo de los viejos. Los viejos jamás retiran ese ahorro y gastan, lo que hace que esa 'impresión' no afecte a los precios.

El truco keynesiano de imprimir, o de devaluar, no servirá esta vez. Ya no queda capital real que los Estados puedan robar.


El BCE siempre pronostica su sueño húmedo de que la inflación subirá, pero, a diferencia de Luisito2, en los últimos años no ha acertado ni una sola vez.

 

  1. en respuesta a Francisco Llinares
    ayrton
    Me he acordado de usted, su blog de salud y sus numerosas aportaciones tras leer este artículo, me ha gustado mucho:

    https://as.com/opinion/2020/10/23/blogs/1603445566_006977.html

    Saludos,
    1 recomendaciones
  2. #99
    Elalbi
    esta mañana he tomado un café con un amigo gitano y me ha dicho el siguiente dicho que con toda seguridad de gustará: "Ahora que le había enseñado al burro a no comer, va y se muere."
    2 recomendaciones
  3. en respuesta a Galgo7
    #98
    Madoz
    La falta de respeto ha sido abriendo el hilo menospreciando y vilipendiando una teoria economica que explica el porqué de la deflación en el mundo occidental, porque China tiene ahora un IPC del 1,7 por ciento, y si la gente sabe que esperando estará más barato, es la tormenta perfecta para hundirse más en la recesión y/o depresión.

    Es falso que los Bancos Centrales puedan hacer keynesianismo, porque el estimulo fiscal solo es posible por los gobiernos, los bancos centrales han hecho monetarismo.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Monetarismo

    Voy a simplificar (ahora si, no como me acusaban falsamente antes) y vamos a pensar que todo es mercado y no hay intervención del gobierno y/o estado, entonces la deflación es porque hay EXCESO de OFERTA o falta de demanda.

    Soy inversor capitalista a través de un fondo de inversión y por lo tanto oferente del mercado,  y si todo el mundo ofrece o tiene altisima productividad, la demanda si es la misma, sigue habiendo más exceso de oferta y más deflación.

    Es falso que la inflación la busque nadie de proposito, y es buena para unos (consumidores) y mala para otros (empresarios), solo es un efecto secundario al crecer y aumentar el empleo, que si es un objetivo 

    Al principio yo tampoco entendía porqué la exportación no puede ser una obsesión, pero es porque hay teorias economicas que se centran SOLO en la oferta, en el empresario y en la productividad, pero no siempre lo mejor para uno es lo mejor para todos, porque hay que pensar en la DEMANDA.

    Como oferente egoista puedo pensar que lo mejor para mi, es producir más y mejor y hubo un tiempo que podia tener sentido si el paro y la inflación fueran unidos, pero es asi AHORA.

    Si hacemos lo mejor para nosotros y lo mejor para todos, tenemos que hacer posible la DEMANDA y aqui aparece la necesidad de la INTERVENCION ESTATAL por las fallas del mercado.

    En España los Presupuestos Generales del Estado son actualmente de unos 80-90.000 millones menores que antes del pinchazo de la crisis, por lo que hemos vivido RECORTES por Europa y por tanto es falso que se hay vivido más intervención estatal, sino mucho menos y eso no ha redundado en beneficio ninguno.

    No nos damos cuenta que aqui no hay economistas y a veces damos por sentado demasiado o no nos sabemos explicar bien:

    Una Mente Maravillosa - "Adam Smith se equivocaba"

     https://youtu.be/wS84q1SQwSU
    -------------------

    Economía de la oferta

     https://es.wikipedia.org/wiki/Economía_de_la_oferta
    ------------------
    El mercado de demanda de competencia perfecta o los mundos de yuppie no EXISTE en la realidad y es la excepción y existen las fallas del mercado y eso es de economia básica.

    https://economipedia.com/definiciones/competencia-perfecta.html
    -------------------
    Que si que la teoria no vale nada por si sola, pero "la practica sin teoria es un pollo sin cabeza", allá cada uno, pero tampoco podemos resumir muchos años de esfuerzo y lectura en un simple cursillo.
    -----------------
     

    "Keynes versus Hayek con China al fondo.- ( I )"




  4. en respuesta a Madoz
    #97
    Galgo7
    Buenas Madoz,

    no se si este comentario lo dices por mi, yo no te falto el respeto, ni me meto con tus ideas de la forma que tu a lo mejor puedas percibir,  que China esté potenciando su mercado interno, es algo indudable, que lo lleva haciendo mucho tiempo no de ahora, y  era un paso natural y posterior a su éxito comercial en el mundo también. Pero incluso cuando China estaba/está exportando brutalmente al resto del mundo sus ventas internacionales no superaban el 20% del total, eso si con un valor en divisas extraordinariamente mayor que le hace sujetar en parte la deuda pública de USA e ir financiando proyectos y asociaciones internacionales de diversa índole como la nueva ruta de la seda.

    De ahí que cuando me has contestado esto:  China no necesita exportar y tampoco esta demostrado que eso sea tan beneficioso, ni para ellos, ni para el resto del mundo 

    pues bueno no puedo decirte nada, en un mundo a la carta sería ideal que España fuera autosuficiente energéticamente, que tuviera mas industria, que tuviera la deuda de Suiza ect ect ect.... pero tal y como está ya el mundo si China no exporta a ver quien produce pagando a 2 pesetas la hora y luego te financia tu deuda pública. China si no dedica mas esfuerzos a la exportación, es porque le interesa como así se esta demostrando desde hace varios años, salir de compras por todo el mundo, tanto es así que incluso ponen dinero en sitios como Chile para aprender a ver como funciona un tratado de libre comercio. Está todo el pescado vendido y es muy claro, las ideas que tu tienes y que puedan respaldarse por 1 millón de artículos de economistas no quita para que se puedan ver simples cuestiones como estas, es mejor ver lo simple que liarse, por ejemplo claro que a España le hubiera interesado mantener la industria naval pero el caso es que no la ha mantenido por razones obvias, ¿entonces va a existir un lumbreras que diga que eso no ha sido beneficioso?

    S2
  5. #96
    Madoz
    Aqui se empieza denostando ideas e insultando a sus seguidores, una parte muy importante de las ideas sobre economia para convertirlas en chivos expiatorios de la crisis y como se es intolerante con ellas porque no se aporta nada que no sea ofensivo en contrargumentación, luego se va a lo personal, pero yo no voy a entrar en ese juego que demuestra solo un fracaso evidente, de las ideas y de los faltones que solo quieren acallar IDEAS
    ------------------
     

    Comprendiendo la “circulación dual” de China y sus implicaciones para el mundo

      
    La “circulación dual” es una política que se define por “tomar el mercado interno como pilar principal, al tiempo que permite que los mercados internos y externos se impulsen mutuamente”.

    El modelo ha sido considerado por los analistas como una solución viable para que China aumente su resiliencia ante las perturbaciones externas, así como para que comparta sus oportunidades de desarrollo con el resto del mundo.

    Hua Changchun, economista de Guotai Junan Securities, indicó que el mercado interno de China, en constante expansión, constituye “un activo estratégico” y ha sido “la fuente de la confianza y la fuerza del país para lograr una apertura de alto nivel”.

    REEQUILIBRIO EN CURSO 
    Aunque la frase “circulación dual” pueda parecer nueva, su mensaje subyacente refleja en gran medida objetivos declarados por el Gobierno hace más de un decenio respecto a cambiar el equilibrio de una economía impulsada por la exportación y la inversión hacia una con mayor foco en la demanda interna.

    Desde la crisis financiera mundial de 2008, las autoridades chinas han presentado estrategias como la expansión de la demanda interna y reformas estructurales del lado de la oferta, lo que significa que el cambio gradual hacia una circulación interna estaba en marcha desde hacía mucho tiempo, señaló Liu Yuanchun, vicepresidente de la Universidad Renmin de China.

    Los datos oficiales muestran que los gastos de consumo de China contribuyeron con un 57,8 por ciento al crecimiento del PIB el año pasado, en comparación con el 35,3 por ciento en 2008. 

    https://politica-china.org/areas/sociedad/comprendiendo-la-circulacion-dual-de-china-y-sus-implicaciones-para-el-mundo
    --------------------
    Que si guapi, que la tierra es plana, el centro del universo y la teoria de la evolución , un cuento chino.
    ---------------
    No todos los políticos son igualmente responsables de la crispación política 
    -----------

    Ska-P - A Chitón


  6. en respuesta a Madoz
    #95
    Galgo7
    Madoz Top 100!

    China no necesita exportar, no está demostrado que eso sea tan beneficioso....

    No comment

    Be like water my friend (Bruce Lee)
  7. en respuesta a Madoz
    #94
    Alset
    Que tal Madoz,

    Yo creo que es justo que frente a la cajita de prejuicios que te has creado llamada "conspiranoicos" yo voy a crear otra cajita llamada "simplicistanoicos".

    Pensar que el problema actual se soluciona dando papelitos de colores a las clases populares para que gasten es de una simplificación incomprensible y conlleva pensar que el problema es meramente de liquidez, y bajo mi opinión, esto implica no entender la raiz del verdadero problema.
    Mira Madoz, no voy a negar que un aumento de la demanda puede influir en un empujon al aumento de la oferta, pero solo de forma residual, esto es así porque la raíz del problema no tiene nada que ver con la monetaria.

    Para mi, llamame conspiranoico o logiconoico, hay un problema más profundo, este artículo de Francisco Llinares/ Luisito me ha resultado muy interesante para intentar entenderlo, además de los excelentes artículos de Steelman. Por muchos papelitos de colores que repartas a la populada no vas a conseguir aumentar la aportacion marginal de la productivadad por unidad de deuda nueva, entre otras cosas porque tampoco vas a poder aumentar la producción de petroleo para mantenerlo en precios bajos que sean un motor del crecimiento económico.

    En otras palabras, estoy de acuerdo con lo que muestran los números, hemos llegado a una limitación material que se ha venido a solucionar temporalmente por la milagrosa llegada del covid. Que suerte hemos tenido joder, se alinean los astros y nos evitan pasar por un proceso de decrecimiento fundamentado en pánico y violencia. Coincidencias de la vida.

    PD: Madoz, mis comentarios son un poco ácidos pero lo hago desde el respeto, me parecen muy interesantes tus comentarios. 

    PD2: Captain Beefheart - Click Clack
    https://www.youtube.com/watch?v=F7DdDeuxo10
  8. en respuesta a Madoz
    #93
    Madoz
     
     

    A Conversation on the Economy with Joe Stiglitz and Paul Krugman


    ---------------
     

    La Polla Records - Tan Harto

  9. en respuesta a Galgo7
    #92
    Madoz
    China no necesita exportar y tampoco esta demostrado que eso sea tan beneficioso, ni para ellos, ni para el resto del mundo y menos con la deflación convirtiendose en el servidor y criado del resto del mundo

    China solo necesita potenciar su mercado interno de 1400 millones de personas y de capital humano.

    ¿Por qué cuando se habla de CONSERVAR el capital, no se habla del humano?


  10. en respuesta a 25pesetas
    #91
    Galgo7
    Buenas tardes,

    no dudo de que estos argumentos sean ciertos,
    lo que creo, una vez escuchado el debate es que se hace mucho hincapié en los tipos de interés, la inflación y toda la política monetaria, claro que no es algo menor y que puede mal utilizado dañar la economía, pero a mi me parece que lo esencial no está ahí, sino en la inversión y flujos de capitales, en la producción y comercio del país, y ahí tiene mucho que ver también la legislación y las políticas que se llevan a cabo.

    Como he comentado, nos hemos quedado con la tarjeta de crédito en la mano y sin trabajo o con una bajada muy importante de los ingresos, así de simple, por lo tanto en la medida que esto se pueda solucionar creo que guarda mas relación con estos aspectos que con los puramente de regulación económica. Incluso lo mas preocupante no es que la deuda esté
    al 120% (que tampoco es algo positivo pero que todo lo malo sea eso en un momento dado). Una familia española muchas veces llega a endeudarse al 1000%, mientras te lo presten y puedas pagar un interés decente, ahora que con ese dinero estés respondiendo al gasto corriente o manteniendo castillos de naipes que no puedan revertir la situación de deuda y de intereses ahí si que lo tenemos complicado, de hecho creo que es donde estamos.

    S2
  11. en respuesta a Madoz
    #90
    Galgo7
    Alemania se va a resentir,

    su nivel de exportación con China incluso podrá subir, pero un país tan exportador mundialmente en una crisis como está va a salir perjudicado, China no llega a ser el 8% del total de  las exportaciones de Alemania.

    A esto hay que añadirle que en un entorno de bonanza AFD ha crecido notablemente en los bundesland, veremos como se gestiona en una época de merma.

    S2
  12. #89
    Joyero
    No basta con ke la microcosa exista
    Hay ke demostrar si hace algun mal
    Postulados de Koch
  13. en respuesta a oppunzano
    #88
    Compuesto_interesant
    Hola de nuevo oppunzano,

    En ningún momento he dicho que los virus no existieran. Están, claro que están, por eso nos ponemos vacunas. Supongo que en lo que no estás de acuerdo es en que estén erradicados. Yo hablaba en términos generales. De 100 años para aquí, la humanidad ha avanzando y hemos ganado a muchos virus.

    Estoy de acuerdo, si entráramos más en detalle, habría que analizar vacunas y virus por separado. La vacuna de la gripe no es muy efectiva tienes razón. Eso es debido a que el virus de la gripe es un virus que muta muy rápido(en un año), con lo que la vacuna debe ser diferente cada temporada y muchas veces no es efectiva, pues los investigadores no aciertan en la cepa de gripe que va a circular ese año y la vacuna fracasa.

    Respecto a los efectos secundarios en las vacunas, que los hay, una cosa está clara y creo que compartimos la misma opinión. El beneficio de las vacunas se da a nivel de grupo. A nivel individual está claro que asumes unos riesgos en beneficio del grupo. Al ponerse una vacuna, pocas seran las personas que tengan efectos secundarios y a nivel social, el beneficio es enorme(mucho beneficio por unos pocos casos con efectos secundarios). Al que le toque el efecto secundario, pues no tendrá la misma opinión.

    Y estoy muy de acuerdo en que la mejor manera de luchar contra los virus es cuidarse, hacer deporte, comer sano, reducir el stress y....... lavarse las manos. 


  14. en respuesta a Compuesto_interesant
    #87
    oppunzano
    Estando de acuerdo en la mayoría de tu exposición, no comparto que los virus no existen. No sé si tienes hijos, pero los míos sufrieron de sarampion o escarlatina a pesar de estar vacunados. La diferencia es que tiene un impacto mínimo y se recuperaron rápidamente. Así que deberíamos diferenciar los tipos de virus y vacunas. 
    Por ejemplo, la vacuna de la gripe es absurda pues no sirve para garantizar lo que tu expones como efecto de las vacunas. Si analizas los resultados de los estudios médicos sobre esa vacuna presenta unos resultados de inmunidad sobre un 60-70% de los casos. Con ese dato estadístico es mejor no ponerse la vacuna pues no te garantiza la inmunidad y encima puede causarte efectos secundarios.
    Si tomamos la viruela, la vacuna tiene una inmunidad de prácticamente el 99% por lo que dicha vacuna presenta una inmunidad brutal, y permite evitar 
    La otra parte de las vacunas son sus efectos secundarios, y aquí viene la parte complicada del análisis. Te haces inmune, pero ¿a costa de qué? A mi me parece que si eres una persona sana y bien alimentada, la probabilidad de caer enfermo es prácticamente nula.
    Como dice la medicina China, nuestra salud depende de nuestras emociones, de nuestra mente y de nuestras condiciones físicas. Personas sanas en todo esto, no caerán enfermas prácticamente nunca, salvo accidente.
    Consejo de mi médico de familia (no era chino) cuando era joven, toma un vaso de agua en ayunas todas las mañanas y no caerás prácticamente enfermo. Te puedo garantizar que deje de estar enfermo, y como mucho estoy enfermo una vez al año con un resfriado común o gripe, y porque hice unos excesos que no debía ;)
    Un saludo 
    1 recomendaciones
  15. en respuesta a oppunzano
    #86
    Compuesto_interesant
    Hola Oppunzano,

    Las vacunas lo que buscan es crear inmunidad de grupo. Pongamos el ejemplo del coronavirus, que todos lo tenemos muy presente. Cuando una persona enferma de coronavirus, su organismo crea anticuerpos que lo protegen de futuras infecciones del mismo virus. Las vacunas lo que hacen que tu organismo reaccione al virus creando estos anticuerpos sin pasar la enfermedad, de manera que quedas protegido también ante futuras infecciones.

    Cuando la mayor parte de la población tiene anticuerpos de un virus en concreto, este virus tiene muchas dificultades para circular, ya que no puede infectar facilmente al encontrarse la mayor parte de la población con anticuerpos.

    Muchas de las enfermades que hace unos años causaban una enorme mortalidad, hoy estan desaparecidas debido a que se ha vacunado a la población en masa.

    Si hay algunos individuos de la población que deciden no vacunarse, pues es su decisión, y la respetamos y la entendemos. Pero almenos, que estos individuos sean conscientes de que si no se han infectado, por ejemplo enfermedades graves como la Poleo o la Tos Ferina, es porque sus probabilidades de infectarse se han reducido exponencialmente porque el virus no ha podido circular con facilidad y ha sido prácticamente erradicado gracias a la vacunación masiva de la sociedad.

    Si todo el mundo hubiera actuado como ellos, hoy la larga lista de enfermedades mortales que han azotado nuestra especie hasta hace relativamente muy pocos años, seguiría vigente
  16. en respuesta a Madoz
    #85
    Madoz
     

    ¿Por qué necesitamos más estímulos fiscales?

     
    En Estados Unidos, mucho se ha hecho en materia monetaria. Es decir, la Reserva Federal ha hecho su trabajo. Con algunos excesos, por supuesto. Pero, en honor a la justicia, hay que reconocer que volar con un ala rota no es fácil. Es decir, el Gobierno no ha hecho su parte. La Fed no puede gastar dinero (controles y balances). La Fed solo puede comprar instrumentos financieros. Y, sin estímulos fiscales, los estímulos monetarios ayudan principalmente a los más ricos. La recuperación K. 

    En otras palabras, esta recuperación tan desigual es en gran parte responsabilidad del Gobierno que no está colocando liquidez en la economía real. O sea, el Tío Sam no está gastando lo suficiente. Lo que se requiere ahora es más dinero en el bolsillo del ciudadano común. Eso se logra de varias maneras. Ayudas directas a las familias. Subsidios. Problemas sociales. Inversión en infraestructura. Apoyo a la pequeña empresa. Etc. 

    Estos estímulos son necesarios para subir la demanda y de esta forma crear empleos y reactivar la economía. ¿Y la inflación? He ahí el detalle. La caída de la demanda durante esta crisis creó deflación y desempleo. Mediante los estímulos lo que se busca es frenar la deflación y levantar los precios caídos. La meta no es la inflación, sino rescatar de la estabilidad perdida aumentando los precios con liquidez. Los estímulos fiscales deben equipararse a los estímulos monetarios para dejar de tener una crisis en forma de K (desigual) y poder tener una recuperación más equitativa y eficaz.   

     https://es.cointelegraph.com/news/why-do-we-need-more-fiscal-stimulus
    ------------------
    Los conspiranoicos quizás vean ataques personales como ataque de cuernos injustificado buscando el populismo que vende, cuando hay algún problema de autoestima, donde solo hay ideas:

    Calle 13 - Así de grandes son las ideas

     
    1 recomendaciones
  17. #84
    Madoz
     China es la ganadora de la pandemia, y con ella Alemania
     «El gobierno chino ha propiciado esta recuperación, entre otras cosas, con recortes de impuestos, préstamos de emergencia y vales de compra para apoyar a empresas medianas y hogares privados», dice Zenglein. «Eso aparentemente ha funcionado», dice, recordando que esta estrategia ya demostró su efectividad durante de la crisis financiera mundial de 2008-2009. En ese momento, el régimen de Beijing reforzó su propia economía con un programa económico gigantesco que impulsó la demanda interna y del que también se beneficiaron en cadena otros países, como Alemania, gracias a sus exportaciones a la tierra del sol naciente. Ahora, durante la pandemia, la gran potencia de Asia ha superado a Francia como el segundo mercado de ventas más grande para la industria exportadora alemana. De enero a agosto, las estadísticas de comercio exterior de Alemania muestran exportaciones a China por valor de 60.300 millones de euros. En primer lugar está, todavía, EE.UU. con 65.800 millones de euros. En cuanto a las importaciones, la República Popular Comunista ha sido durante mucho tiempo el principal proveedor de la República Federal y esa tendencia se mantiene inalterada también en 2020.
      Los gobiernos provinciales y locales ofrecieron recompensas por la compra de automóviles nuevos. Las administraciones relajaron las restricciones sobre las placas de matrícula, que anteriormente se limitaban para frenar los atascos de tráfico. Y el gobierno central de Pekín amplió el programa de subvenciones para los coches eléctricos, que se suponía que expiraba a finales de año».
    https://www.abc.es/economia/abci-china-ganadora-pandemia-y-ella-alemania-202010201633_noticia.html
    ----------------
  18. en respuesta a Compuesto_interesant
    #83
    oppunzano
    Lo siento pero eso no es cientificamente correcto.
    Según tu afirmación, si los demás se pusieron la vacuna entonces los virus dean de existir pues no afectan a quien no se las pone. Lo cual es falso. Por tanto, tu afirmación es erronea.
    Los virus existen y nos rodean. La vacuna, en teoría, nos ayuda a defendernos de ellos.
    Si el Sr Llinares no se la pone, es su problema no el tuyo.
  19. en respuesta a Madoz
    #82
    Madoz
    Los anteriores presidentes de la comisión europea, Barroso o Juncker fueron liberal o conservadores del capital.
    ----------------------
    Hay que tener mas humildad y reconocer los errores:

    Paul Krugman: "Se burlaron de nuestras predicciones keynesianas y todas se han cumplido"

     https://www.eleconomista.es/economia/noticias/6656119/04/15/Paul-Krugman-Se-burlaron-de-de-nuestras-predicciones-keynesianas-y-todas-se-han-cumplido.html
    ------------------------------
    Lo de atacar al keynesianismo en su punto fuerte y hasta conseguir que politicos liberales y conservadores cambien SU pensamiento unico, si que tiene valor, criticar lo contrario, no, es solo aumentar el cainismo español de moda en las ideas intolerantes, sobretodo del lobby del patron-oro anclado en el pasado o del negocio y adoracion del becerro de oro de los reyes Midas.

    Alemania aprueba un contundente plan económico contra las consecuencias del coronavirus


     El gobierno alemán, siempre reacio a incurrir en desequilibrios fiscales, destinará no obstante 156.000 millones de nueva deuda a un plan de rescate para compensar la contracción económica provocada por la epidemia. 

    VALIENTE - Vetusta Morla (videoclip NO OFICIAL)

  20. en respuesta a Galgo7
    #81
    25pesetas
    Gracias por la aclaración. Como creo que el artículo en general está hecho con toda la buena fe. 

    Esta es mi explicación de por qué no hay inflación, o la inflación que se anticiparía tradicionalmente con ciertas políticas monetarias.

    1. Modelo tracional significa modelo anticuado: En primer lugar los economistas han analizado economías nacionales pre-gobalización, con política monetaria propia, donde la oferta y la demanda de muchos productos estaba limitada o por tasas o por la propia falta de "globalización".

    2. La complejidad para analizar las magnitudes tradicionales ha crecido exponecialmente: Para prácticamente cualquier producto, si hubiese una presión inflacionaria es Espanha, ya que el EUR es una moneda fuerte, se podría ir a buscar el mismo producto fuera del país con relativa facilidad, la globalización es una fuerza que mantiene ciertos recursos a raya de presión inflacionista.

    3. Ahora bién pensemos en el precio de la vivienda en capitales, obviamente no puedo traer de china pisos en el centro de Madrid. La regla anterior se rompe y por tanto es más fácil que exista inflación en bienes específicos o limitados (por ejemplo gran lujo etc.)

    4. Último punto, los economistas siempre se equivocan cuando pasa algo nuevo porque su trabajo es explicar el pasado la mayor parte del tiempo. Me parece buena idea para saber más "follow the money" el dinero que se imprime a donde va...  y esa respuesta yo no la se.
61 recomendaciones