Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones

Brasil es el “gigante” de Latinoamérica, el país más extenso de la región, con la mayor población y la economía más grande. Pero no es un coloso fuerte e imponente, sino uno con pies de barro. El auge que hasta hace poco pareció vivir se debió no a factores de fortaleza interna, sino a condiciones externas que le favorecieron, como un crecimiento impresionante de China y precios de materias primas (commodities) al alza.

 

El presente siglo significó el comienzo del ascenso brasileño. No por casualidad, el ciclo alcista mayor del precio de las commodities había comenzado al mismo tiempo.

 

Y es que Brasil, lo que más exporta, son justo productos básicos como mineral de hierro, soya, petróleo, azúcar, café, etc.

 

De manera que la confluencia del crecimiento chino sumado a un ascenso en los precios de sus exportaciones, trajo el apogeo aparente que le tocó presumir al presidente Luiz Inácio Lula Da Silva. Fue circunstancial.

 

La crisis mundial de 2008-2009 desplomó de nuevo las cotizaciones de las materias primas, que se levantarían temporalmente sólo ante la expectativa de inflación por los estímulos de los bancos centrales. Recordará que los más importantes –encabezados por la Fed estadounidense-, deprimieron las tasas de interés a mínimos históricos e inyectaron liquidez como nunca antes.

 

Desde la Nueva Escuela Austríaca de Economía (NASOE por sus siglas en inglés) afirmamos y explicamos por qué estos estímulos monetarios traerían deflación en vez de un alza generalizada de precios en las economías desarrolladas. Solo hasta que el mercado se percató de que la inflación no llegaría, en 2011 dio comienzo una nueva corrección general (baja) de las commodities.

 

Suele suceder que los “pecados” económicos y políticos –y hasta abiertos delitos como la corrupción- se perdonen en épocas de auge. Eso fue lo que le tocó vivir a Lula. La fiesta terminó y el castigo le tocó sobre todo a la presidenta Dilma Rousseff.

 

Y es que no hay borrachera de gasto público y abundancia de crédito que no termine mal. Todo crecimiento que se base en esos factores está condenado a fracasar.

 

Para muestra un botón. El crecimiento del PIB brasileño, que en 2010 alcanzó tras la crisis un pico de 7.5 por ciento, inició su descenso para llegar a 3.9 por ciento en 2011, 1.9% en 2012, 3% en 2013, 0.1% en 2014 y -3.8% en 2015, su peor recesión desde 1981.

 

La mala noticia es que el panorama luce desolador. China intentó evadir la recesión global con una inyección de crédito a cargo de su banco central que rebasó y humilló los esfuerzos de la Fed, el Banco de Inglaterra, el de Japón y el Central Europeo juntos. Les llegó la hora de pagar los platos y ahora la desaceleración que viven es tan fuerte, que nadie cree en los datos del PIB oficiales que hablan de una expansión anual de 6.9 por ciento en 2015.

 

Lo que vive un país como Brasil es sólo un espejo que da pistas de la realidad económica china.

 

No por nada Jim Rogers, el gurú de las materias primas, cuando se le preguntó en una entrevista si el país sudamericano era todavía un buen lugar para invertir, dijo: “No. No quiero invertir en Brasil mientras tengan un gobierno anticapitalista y antieficiencia. No quiero invertir ahí mientras haya un gobierno que no entienda la economía.”

 

¿Qué tendrían que hacer en Brasilia? Abrir de par en par la economía a la competencia total sin pretextos, liberalizar para siempre el flujo de capitales, no intervenir nunca el mercado cambiario, desregular, equilibrar de forma permanente sus finanzas públicas, combatir la corrupción, etc. Ese es el camino correcto, no el del proteccionismo, la intervención estatal y el aislamiento.

 

El ciclo alcista mayor de las commodities no ha terminado. Las cotizaciones van a volver a recuperarse sin lugar a dudas hasta el punto en que un día se inflen en burbuja. Todos los bull markets terminan en euforia, que no hemos visto en ese mercado. Pero Brasil ni el resto de los principales productores deben esperar a que ese día llegue, pues si nada cambian, volverá a pasar lo mismo: después del auge, vendrá la crisis.

 

En suma, el panorama para el “gigante” latinoamericano no es bueno. Sin reformas de fondo que les permitan abandonar en definitiva el populismo, tendrán que conformarse con fútbol, Juegos Olímpicos, samba y caipirinhas para olvidar las penas.

 

 

  1. #1
    Enrique Roca

    El real y la bolsa latinoamericana no lo hacen mal este año.

    1 recomendaciones
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...