Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones
Se ha sumado un viernes negro más en la historia de los mercados financieros. En todo el mundo los índices bursátiles fueron una marea roja impresionante, así como la mayoría de las materias primas y divisas, incluyendo al peso mexicano. En esta situación, el oro y la plata tuvieron ganancias moderadas ante la búsqueda de refugios seguros. Son los gigantes de pie.
 
El final que se vislumbra de esta historia es una crisis de divisas de grandes proporciones. Aunque, antes sufriremos descalabros como el de hoy, rebotes del “gato muerto” y nuevas caídas. A contracorriente, hemos avisado por meses que la desaceleración de la economía global estaba en marcha, y que aunque Estados Unidos lucía todavía señales de expansión, la realidad era que una nueva recesión era cuestión de tiempo.
 
Aunque aún no estamos en esta situación, lo cierto es que la percepción del público inversor empieza a cambiar.
 
¿Puede imaginarse usted un escenario de debilidad económica, en el que la “nueva normal” sea que la Reserva Federal (Fed) estadounidense de Janet Yellen, continúe sus supuestos planes de elevar las tasas de interés a pesar de todo? Esto no pasará. Reiteramos, en caso de emergencia no descarte medidas extremas como tipos de interés negativos.
 
 
La Fed,no se explica cómo es posible que esté sucediendo. La recuperación de la que tanto hablaba era una ilusión. El desplome de los precios del crudo, que se creía que ayudaría a crecer, es consecuencia de la abundante oferta pero más que nada, un síntoma más de la desaceleración. Con frecuencia se suelen confundir causas con efectos.
 
La Fed es entonces la principal responsable de las tribulaciones económicas presentes y las que vienen. El banco central estadounidense fue quien hinchó la burbuja de las puntocom, la del sector inmobiliario de ese país –que originó la crisis y Gran recesión de 2008-2009-, y ahora, la de los índices bursátiles y los bonos de alto rendimiento (basura).
 
Ahora todo está reventando ante los ojos de la Fed que jamás aceptará haberlas inflado. No hay peor ciego que el que no quiere ver.
 
Las tasas de interés en cero por ciento y la inyección de liquidez de la “flexibilización cuantitativa” de la Fed y los mayores bancos centrales del orbe, predispusieron la destructiva deflación de activos que ya empezamos a ver. La razón es que no hay burbuja que no explote, y el resultado es siempre el mismo: desplome.
 
Alguien debe avisar a Carstens y Videgaray que en Estados Unidos los datos ya no dan para más optimismo: las ventas minoristas cayeron en diciembre 0.1%; hay una gran contracción en la actividad fabril en Nueva York, donde el Índice Empire State llegó este mes a -19.37 (ver gráfico 1); la ratio de inventarios sobre ventas en noviembre volvió a aumentar debido a un alza en las existencias de 1.6%, mientras las ventas bajaron en 2.8% (ver gráfico 2); por si fuera poco, la actividad industrial en diciembre cayó más de lo esperado: 0.4% (gráfico 3).
 
La recesión, que advertimos el pasado año por las señales que comenzaban a darse, cada instante parece acercarse más. Es hora de retirar dinero de la mesa y protegerse, si es que aún hay alguien que no lo haya hecho. Bienvenidos a 2016.
 
Viernes negro
 
bajaron las ventas
 
Actividad industrial
¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...