¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Golpedefecto

Economía, energía, ámbito social y político, sin ser políticamente correcto

Inversión en bolsa a largo plazo: el secreto del éxito

Cuando decidimos poner nuestros ahorros a generar rentabilidad siempre pueden surgir dudas sobre el tipo de activos en los que invertir, el grado de diversificación, plazo de inversión, riesgo, etc…

En cualquier caso, un aspecto siempre importante es preservar el patrimonio. Sin embargo, la seguridad se asocia normalmente a una pérdida de rentabilidad. En este sentido, los mercados bursátiles pueden dar respeto debido a la volatilidad que registran en determinados periodos. Sin embargo, a largo plazo han demostrado presentar mayor rentabilidad que la renta fija, ya sea a largo o corto plazo.

Un estudio reciente de Credit Suisse expone claramente este hecho. En el informe se lleva a cabo un estudio de la evolución de diferentes tipos de activos en 23 países durante 117 años, desde 1900 hasta el año 2016. Estos 23 países representaban el 98% del mercado de acciones global en 1900 y el 91% en 2016, por lo que suponen una muestra significativa del mercado mundial.

Indudablemente el periodo estudiado es muy amplio, y extrapolar los resultados puede parecer incoherente, ya que por lo menos por ahora, parece que no viviremos 117 años. Sin embargo, estos datos nos pueden ayudar a prever la evolución probable de los mercados en periodos más cortos como décadas.

Es evidente que en espacios temporales tan amplios se producen cambios económicos así como avances tecnológicos importantes que repercuten sobre los mercados y los sectores representados en él, motivo por el cual la inversión a largo plazo también requiere cierta vigilancia, al mismo tiempo que debemos controlar la ponderación de los distintos activos de nuestra cartera.

La adaptación a la evolución de los mercados logrando un correcto grado de diversificación se puede llevar a cabo invirtiendo directamente en acciones. Sin embargo, creo que esto se lleva cabo, por lo menos más fácilmente,  a través de instrumentos de inversión colectiva, en los que ya hay profesionales que eligen cada uno de los valores, lo que indudablemente no excluye una adecuada selección de fondos ya que la gestión y rentabilidad puede variar ampliamente de unos a otros.

El análisis histórico de la evolución del mercado de valores nos indica que efectivamente la inversión en acciones a largo plazo es la mejor inversión. Los datos del mercado estadounidense nos muestran como 1$ invertido en acciones entre 1900 y 2016 supuso que este se transformase en 39.524 $ en términos nominales, mientras que el invertido en un bono y T-bills respectivamente en 276 y 74$ (figura siguiente), lo que supone retornos anualizados respectivamente de 9,5%, 4,9% y 3,7%.

Sin embargo, es más útil comparar las rentabilidades anuales en términos reales. En el periodo de 117 años mencionado, las rentabilidades reales de acciones, bonos y T-bills en US fueron respectivamente de 6,4%, 2% y 0,8%; incluso a pesar de que en dicho periodo se han producido  numerosas crisis como las Guerras Mundiales, la Gran depresión (en que las acciones cayeron un 80% en términos reales), la crisis del petróleo o las dos crisis del sXXI (punto.com y la Gran Recesión).

cumulative returns

Figura.- Credit Suisse Global Investment Return  Yearbook 2017

 

Los datos anteriores se refieren al mercado estadounidense, que en el año 2016 representaba el 53% del mercado mundial. Sin embargo, se puede argumentar que no es representativo de la evolución de las distintas bolsas mundiales.

Para soslayar este problema, el informe de Credit Suisse   analiza la evolución de la rentabilidad real de las acciones, bonos y renta a corto plazo en distintos países, llegando a la conclusión que en todos los casos, en el periodo de 1900-2016, la rentabilidad ha sido superior para las acciones que para los bonos, y la de estos que la renta fija a corto plazo (tabla siguiente).

Inflación Real

Tabla.- Credit Suisse Global Investment Return  Yearbook 2017

 

En la tabla anterior se puede apreciar que se indican dos medias: geométrica y aritmética. Es importante indicar que en el análisis de series temporales de rentabilidad se debe aplicar la media geométrica (raíz enésima del producto de n incrementos). La explicación se visualiza claramente a través de un ejemplo: si un año la rentabilidad es 100% y al siguiente -50%, la media geométrica es 0 pero la aritmética 25%, siendo efectivamente el volumen de inversión final igual al inicial. 

El hecho de que las rentabilidades a largo plazo en bolsa hayan sido mayores que las de otros activos no quiere decir que no hayan sufrido periodos de alta volatilidad, ya que como ya he comentado, desde el año 1900 se han producido Guerras, la Gran Depresión y otras crisis.

Esto quiere decir que no siempre debemos estar en bolsa y las rentabilidades pueden incrementarse significativamente si salimos evitando los periodos de crisis. Motivo por el que la vigilancia de las condiciones macro de los mercados y rotación de los activos (fondos) puede ser muy importante para mejorar la rentabilidad media de nuestra inversión a largo plazo.

En este sentido, no debemos olvidarnos del análisis técnico, a modo de ilustración y como ejemplo, podemos hacer el seguimiento del MACD en mensual de determinados índices, indicándonos puntos de entrada y salida en el mercado con bastante eficacia, tal  como se puede apreciar en las siguientes gráficas para el S&P500 y EUROSTOXX 50. 

 

SP 500 mensual

SP

Figura.- MACD tomado como medias móviles exponenciales de 12 y 26 periodos.

 

Es obvio que nunca entraremos en mínimos ni saldremos en máximos, pero nos permitirá evitar grandes caídas de mercado, lo que no excluye también que podemos estar expuestos a falsas señales, como a finales de 2011 para los dos índices mencionados, pero esto ha sucedido prácticamente solo una vez en 17 años. 

Pero alternativamente el sistema nos habría  permitido evitar pérdidas del orden del 60% en el periodo 2000-2003 y del 56% en 2008 en el EUROSTOXX 50, y del 50% y 55% en el caso del S&P500. Indudablemente no nos habríamos ahorrado totalmente estas caídas por que los indicadores son retrasados, pero en cualquier caso habrá supuesto evitarnos un buen susto. En cualquier caso y en el momento actual, señalar que según esta metodología, deberíamos permanecer alcistas en S&P500 y EUROSTOXX 50 en estos momentos.

Una vez demostrado que la inversión a largo plazo bursátil es rentable y se puede monitorizar de forma bastante fiable, nos queda por analizar los mercados en los que hay que estar y su ponderación en la cartera. Este análisis es más complejo y sobrepasa la intención de este post. Simplemente indicar que desde mi punto de vista es más subjetivo, ya que los mercados se caracterizan por poseer un mix de variables positivas y negativas en cuanto a las tendencias, como por ejemplo evolución de tipos de interés, saldo exterior, flujos de inversiones, volumen de deuda, tasa de crecimiento, valoración de mercado en función de beneficio, etc...

Llegado el momento de evaluar la rentabilidad de la inversión, además de tener en cuenta la utilización de medias geométricas, es importante analizar los resultados en términos de rentabilidad real, ya que la inflación puede comer gran parte de la rentabilidad nominal de las inversiones. Pero incluso se debe ir más lejos y considerar la rentabilidad financiero fiscal, ya que los impuestos se comen también otra parte importante de la rentabilidad nominal. 

En este momento, los tipos impositivos aplicados sobre el ahorro  oscilan entre el 19% para incrementos de hasta 6.000 euros, 21% entre 6.000 y 50.000 y 23% para importes superiores a 50.000 euros, aplicándose estos tipos sobre la rentabilidad nominal, ya que para nuestra agencia tributaria la inflación no existe.

El pellizco conjunto de inflación e impuestos es importante, y en la tabla siguiente se refleja la rentabilidad real obtenida bajo un supuesto de inflación del 2%, los impuestos indicados y distintas rentabilidades nominales.

Tabla.- Rentabilidad real financiero-fiscal para inversiones con rentabilidades nominales entre el 2 y 12% asumiendo un 2% de inflación. Los incrementos inferiores a 6.000 euros tributan al 19%, y los rendimientos superiores están sujetos a la progresividad del impuesto. Sin embargo, para simplificar se ha considerado únicamente la aplicación de los tipos impositivos mencionados.

 

La tabla nos muestra en las filas 1 a 3 las rentabilidades después de impuestos y las filas 4 a 6 las rentabilidades después de impuestos e inflación, es decir, la rentabilidad real obtenida, que como podemos apreciar, es negativa con la rentabilidad nominal del 2% y se incrementa progresivamente a medida que aumenta dicha rentabilidad. Siendo quizá significativo reseñar la información de las filas 7-9, que nos indican que porcentaje de la rentabilidad que nos queda en referencia a la nominal después de impuestos e inflación, oscilando entre el 10-14% para rentabilidades nominales del 3% y del 60-64% para rentabilidades del 12%.

Podemos apreciar por tanto como la inflación e impuestos se comen una parte importante de la rentabilidad inicial. Sobre la inflación poco podemos hacer, pero sobre los impuestos si podemos actuar si aprovechamos las ventajas fiscales que nos ofrecen los vehículos de inversión colectiva que nos permiten cambiar de activo sin tributar, capitalizando el dinero que en otro caso se perdería en forma de impuestos.

 

Resumen y Conclusiones

En resumen, en este post se trata de esbozar un modelo de inversión en bolsa a largo plazo y para dormir tranquilo, siguiendo tendencias a través de indicadores como el MACD que nos permita evitar la exposición al mercado en determinadas circunstancias pero al mismo tiempo sin tener que vigilar de cerca el mercado, ya que la historia nos muestra que las acciones son el mejor activo de inversión a largo plazo, incluso a pesar de presentar periodos de elevada volatilidad. Lo que no excluye que debamos mantener un porcentaje de nuestra cartera en activos de menos volatilidad por si en algún momento necesitamos liquidez.

Como se ha mostrado, la inversión bursátil es la más rentable, lo que es lógico, ya que no debemos olvidar que las empresas son las que realmente crean riqueza en los países y de ellas depende, indudablemente condicionadas por el entorno económico y la política, el crecimiento económico y calidad de vida. 

En cualquier caso, el riesgo siempre existe y en una inversión de este tipo es importante la diversificación y un cierto grado de flexibilidad inversora, ya que a pesar de tratarse de una inversión a largo plazo, debemos estar al tanto de parámetros macro sobre países o zonas geográficas y sectores, ya que la economía y el desarrollo tecnológico mueve los mercados. 

El análisis presentado muestra que la evaluación de rentabilidad de periodos temporales debe realizarse a través de medias geométricas, al mismo tiempo que se debe evaluar la rentabilidad real después de inflación e impuestos, siendo importante o por lo menos conveniente, debido a la carga impositiva vehicular las inversiones a través de instrumentos que eviten la tributación, ya que los impuestos impiden la capitalización del importe destinado a los mismos.

Por este motivo es interesante la utilización de fondos de inversión o planes de pensiones. Indudablemente estos presentan también sus inconvenientes, como las comisiones que soportan, pero también debemos tener en cuenta que la inversión directa en acciones soporta ciertas comisiones; y además, con este tipo de instrumentos dejamos en manos de profesionales la gestión permitiendo un elevado grado de diversificación de la inversión. Sin embargo, ojo, no todos los fondos son iguales y la rentabilidad puede oscilar considerablemente en función de la gestión. Motivo por el cual es importante vigilar las rentabilidades de los mismos con respecto a sus benchmark y cambiar si fuera preciso.

 

 

www.golpedefecto.blogspot.com

  1. #1

    Nazareo

    Hola Víctor, muy clarificador el cuadro rentabilidad nominal,fiscalidad e inflación

  2. #2

    T1160567

    Buenas tardes Víctor, excelente artículo que todo el mundo debería tener presente y leer en los momentos difíciles. Espero que mis descendientes sigan este camino siempre. Gracias de nuevo por tan magnifica aportación y un saludo cordial. Joaquin