Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
4 recomendaciones

El término inflación lo escuchamos, lo vemos o leemos todos los días, en la radio, en la televisión, en el periódico y cuando lo hacemos, la primera idea que nos llega a la cabeza es… Ya nos subieron los precios. 

A través de este artículo trataremos de explicar más a fondo de que se trata, cuáles son sus consecuencias y que puedo hacer el ciudadano para mitigar sus efectos.

 

¿Qué es la Inflación?

La definición de este término de acuerdo a los economistas es “El aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado durante un período de tiempo, generalmente un año.” No es necesario entrar en mucho detalle ya que por sí misma la definición es bastante clara y simple de entender, sin embargo, la pregunta sería ¿Por qué aumentan de forma generalizada y sostenida los precios de los bienes y servicios en un mercado?

De acuerdo a lo publicado en Banco de México, que es el encargado, entre otras cosas de establecer las Políticas Monetarias e Inflacionarias de este país, la inflación tiene dos tipos de determinantes o causas, de largo y de corto plazo, y esta clasificación se establece en función al tiempo en que éstas tardan en impactar la inflación, siendo el impacto de las de corto plazo en un periodo menor a un año y las de largo plazo en un periodo mayor. 

Entre las de impacto a largo plazo están el Exceso de Dinero, esto sucede cuando el Banco Central imprime más billetes de los que demanda la población para la compra de bienes y servicios. El Déficit Fiscal, es cuando los gastos del gobierno son mayores que sus ingresos, entonces para cubrir la diferencia recurre a préstamos del Banco Central, el cual nuevamente pone a andar la maquinita de los billetes para hacer este préstamo y listo, como por arte de magia, nuevamente hay más dinero en circulación y por ende inflación, ¿les suena familiar?, y por último están las Políticas Inconsistentes en donde por decreto, sin hacer caso al libre mercado, el gobierno decide indexar algunos precios de bienes y/o servicio y/o salarios a la inflación, es decir, si la inflación sube el salario sube en la misma proporción, esto la mayoría de las personas pensaría que es bueno, PERO NO LO ES, porque lo que sucede es que nuevamente se usa la fórmula mágica de la maquinita del dinero y nuevamente hay más dinero circulando lo que propicia más inflación, a esto último se le conoce como espiral inflacionaria.

Por el lado del corto plazo la primera determinante es la Contracción de la Oferta Agregada, la oferta agregada es el volumen total de los bienes y servicios producidos por una economía. Cuando un insumo de uso genérico en cualquier industria aumenta su precio, por ejemplo un aumento en el precio del petróleo esto provoca un traslado del costo al consumidor o bien una disminución en la producción en cuyo caso ambas cosas provocan un aumento en el precio de los productos, es decir inflación.

Otra determinante en el corto plazo es el aumento en la Demanda Agregada, la demanda agregada es el volumen de bienes y servicios requeridos por una economía. Por lo que, un incremento en la demanda agregada mayor a los bienes y servicios que la economía puede producir, causa un incremento en los precios, ya que hay mucho dinero persiguiendo a pocos bienes. Lo que sucede en este caso es que muchos consumidores compran más bienes y servicios que antes, al notar este fenómeno las empresas incrementan los precios de sus productos, lo que causa inflación.

Por otro lado están las Tasas de Interés,  estas representan una herramienta importante que tiene el banco central para controlar el crecimiento de dinero y por lo tanto a la inflación, es la tasa de interés. El mecanismo funciona de la siguiente forma: una mayor tasa de interés reduce la demanda agregada desincentivando la inversión y el consumo, aumentando el ahorro de las personas; de esta manera se limita la cantidad de dinero disponible en la economía, con lo que el nivel de precios disminuye. Lo contrario sucede cuando disminuye la tasa de interés; ahora las personas se ven incentivadas a invertir y consumir, ya que tener el dinero en los bancos no es la mejor opción, por lo que la cantidad disponible en la economía se ve incrementada, lo que hace que el nivel de precios aumente.

Por último es muy importante una Política de Inflación Creíble, donde se considere una economía en la cual los precios y los salarios se establecen con base en las expectativas de inflación (es decir en la percepción de lo que los agentes creen que va a pasar en el futuro), una política creíble del banco central debe tener como prioridad el control de la inflación y ayudar a anclar las expectativas que  el público tienen sobre la misma.

Como se puede inferir, la Inflación es un indicador económico sumamente importante en las Políticas Económicas que plantee un país, en México se lleva una medición puntual de este indicador desde 1929 con el Índice de Precios de Alimentos de la Ciudad de México el cual contemplaba 16 conceptos genéricos. El INPC (Índice Nacional de Precios al Consumidor) comenzó a elaborarse en 1969, considerando 7 ciudades y 5,100 productos  y servicios. Actualmente se cotizan 83,500 bienes y servicios agrupados en 315 tipos de productos que representan el consumo familiar en 46 ciudades distribuidas en 7 regiones en todo el país. Cada estado representado al menos por una Ciudad.

En términos generales discutiblemente lo ideal para la economía de un país es mantener la inflación por debajo del 3% siendo este uno de los objetivos de cualquier política monetaria, en México en el 2015 la inflación fue del 2.13%, en 2014 fue de 4.08%, pero por ejemplo, en 1995 la inflación fue de 51.97% (http://www.banxico.org.mx/dyn/portal-inflacion/index.html).

Podemos ahora inferir que la Inflación no es buena para el bolsillo de los mexicanos pues reduce el valor del poder adquisitivo del dinero, ¿Qué implica esto?, implica que si nuestro salario no incrementa al menos en el mismo porcentaje que la inflación, estamos perdiendo poder adquisitivo y por ende calidad de vida ya que cada vez nos alcanza para menos. Paradójicamente no es una solución indexar el salario a la inflación ya que como lo habíamos comentado con anterioridad esto crearía una espiral inflacionaria, que a la larga, sería mucho más perjudicial para la economía ya que no solo causaría el efecto inflacionario sino pérdida de empleos, aumento en el tipo de cambio, etc.

 A este punto la mayoría debe estar pensando ¿Entonces qué puedo hacer? En realidad como ciudadanos no podemos hacer absolutamente nada para mover la inflación, esto es como una ola, si te paras enfrente de ella, te revuelca, a una ola se le surfea, esto en términos reales del día a día nos indica que si bien no podemos hacer nada por este indicador si podemos hacer algo por nuestros bolsillos. A continuación te doy algunos ejemplos de lo que podemos hacer para que nos afecte lo menos posible.

  • Ser cautos con el gasto, es decir no compremos lo que no se necesita de forma indispensable.
  • Hay que aprender a comprar, y aquí seguramente todo mundo piensa, pero si es muy fácil, escojo el producto o servicio, lo pago y listo, y tienen razón, sin embargo me refiero a ser inteligentes al momento de comprar, por ejemplo, si ya sé que voy a necesitar cuadernos y zapatos para el regreso a clases en septiembre, los 2 o 3 meses previos seguramente habrá precios más altos en estos productos (oferta y demanda), lo que debo hacer es comprarlos en el primer trimestre del año en donde seguramente los precios serán inferiores, lo mismo en algunos productos de temporada, por ejemplo frutas y verduras, hay épocas del año en el que ciertos productos son más escasos, por lo que en esos momentos hay que suspender su compra y buscar un alimento sustituto que si esté en temporada con el fin de comprar más barato. A esto le llamo compra inteligente.
  • Si dependemos únicamente de un salario, estamos CONDENADOS sin ninguna salvación a ser víctimas de la inflación y ver año con año descender nuestra calidad de vida, por lo que es recomendable recurrir en la medida de lo posible al ahorro y la inversión para ocuparnos nosotros mismos de incrementar continuamente nuestros ingresos a través de algún negocio adicional, y con esto no me refiero a que tenemos que ser el nuevo Starbucks, me refiero a que un pequeño negocio de venta de comida (tortas, tamales, hamburguesas, etc.)   puede sustituir el decremento inflacionario e incluso puede generar ingresos sorprendentemente altos (esto depende de ti) inclusive más altos que nuestro salario. 
  • Sobre todo usa tu sentido común, y piensa fácil, después de todo nadie puede lograr resultados diferentes haciendo siempre lo mismo.
 
  1. en respuesta a Cristian Gimenez
    #2
    Jfcastillo

    Gracias por el comentario

  2. #1
    Cristian Gimenez

    Muy buen artículo, no pudiste explicar de mejor manera la inflación.

    Felicidades

    1 recomendaciones
4 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...