blog ETFs - PM
ETFs y panorama mundial

La sabiduría Financiera del Talmud

For wisdom is a defence, and money is a defence[1]

 

Una de las mejores cosas que he aprendido es tratar de imitar las buenas prácticas de aquellos que admiras. No siempre soy capaz pero trato. La cuestión es que hace unos días salió nuevamente el tema de la Cartera Talmud en uno de los mejores hilos de Rankia. Si no recuerdo mal, esta cartera la dio a conocer en Rankia Valentín hace tiempo. Yo me enteré de ella por él. Desde ese momento yo sólo había leído lo que otros habían dicho o publicado sobre ella, pero jamás sentí la curiosidad de investigar y leer la fuente directa.

 

La cuestión es que Valentín comentó que él había leído el Talmud (“lo correspondiente a la asignación de activos”). Esto activo mi curiosidad y me di a la tarea de imitarlo y leérmelo yo también. El problema fue que el primer Talmud que encontré fue el llamado “Talmud de Jerusalén”, y este mis queridos lectores no es el que habla sobre la famosa frase de dividir en tres partes el dinero: tierra, negocios y dinero en mano.

 

Cómo iba yo a saber que existían dos diferentes libros llamados Talmud: el de Babilonia y uno más reciente llamado de Jerusalén. Pensé que sería algo similar a la Biblia, donde a pesar de que existen varias versiones, el núcleo es más o menos similar. Esto es lo que sucede cuando uno da por sentado que las cosas son como uno cree que son, o cuando creemos que sí sabemos, pero realmente No sabemos. Una simple búsqueda en la Wikipedia me habría ahorrado un poco de tiempo.

 

Lo bueno es que el Talmud de Jerusalén son apenas 200 páginas y aunque no hablaba de la asignación de activos, sí trae algunas frases e historias interesantes como la siguiente que he traducido libremente:

 

“Ezequiel y Jacob estaban sentados en el Templo. Jacob llevaba dinero consigo y al momento de la oración se lo sacó del bolsillo y se lo dio al sirviente de Ezequiel para que lo cuidara. Jacob ató su ropa a la del sirviente para evitar que le robase. Sin embargo, el sirviente deshizo el nudo y trato de correr. Al darse cuenta Jacob, comenzó a gritar: Mi dinero!!!”[2]

 

Para mí la moraleja es que: si para guardar nuestro dinero, uno debe tomar precauciones como la que Jacob tomó al amarrarse al sirviente, entonces quiere decir que no es un lugar seguro para guardar o dejar a cargo nuestro dinero. No estoy diciendo que no debemos exigir garantías, pero lo primero debe ser la reputación e integridad (tanto financiera como personal) de quien guardará nuestro dinero. También podríamos aprender que siempre es buena idea tener dinero en la mano, aparte de cualquier otro dinero que tengamos en otros lados. De hecho este tema de tener dinero en la mano o de tener el dinero listo en la mano, es algo que se repite constantemente en ambos Talmudes y para diferentes situaciones, ya sea para invertir, para pagar deudas, para ayudar a alguien, para aprovechar oportunidades, para fondos de inversión[3] etc.

 

En fin. Después de leerme este libro y no encontrar lo que quería[4], me puse a investigar y di con el Talmud de Babilonia. Éste está bastante más pesadito con casi 700 páginas y en un lenguaje bastante somnoliento. No voy a mentir, mi lectura fue muy rápida sin pararme a digerir todas las historias y saltándome algunas por completo. No obstante, encontré algunas perlas que voy a compartir[5].

 

#1

El rabino Issac dijo: Es aconsejable que uno divida su dinero en tres partes: un tercio en tierra, un tercio en mercancía y mantener un tercio listo a mano, ya que puede darse el caso que se necesite efectivo para una transacción rentable.

 

Mi Moraleja: Aquí no hay mucho que agregar. Yo creo que la lección más importante es diversificar y tener dinero para emergencias u oportunidades. En esta parte venían varias notas al pie. Una de ellas explicaba que en aquella época, éstos tres eran los activos más comunes, pero que no eran los únicos como veremos en la historia #5.

 

 

#2

Si uno le hace sangrías a 100 personas, entonces se gana un Zuz por cada una; si uno corta el pelo de 100 personas, entonces se gana un Zuz por cada una; pero si uno le recorta el bigote a 100 hombres, entonces se ha trabajado en vano porque el recorte de bigote viene incluido en el corte de pelo y/o con la sangría, por lo tanto no se puede cobrar por ello.

 

Mi Moraleja: Este tema se puede ver desde dos perspectivas. (i)estamos reglando un servicio (recortar el bigote) para atraer más clientes o (ii)estamos regalando un servicio porque todos los demás competidores lo están haciendo. Tal vez con este tipo de “promociones” aumentemos nuestros clientes o no perdamos clientes. El problema es que si todos mis competidores las están ofreciendo, entonces se convierte en una guerra de márgenes que fragmenta el mercado y sólo sobrevivirán unos cuantos (vg.: Walmart y amazon) o la mayoría aceptará tener márgenes pequeños (industrias cíclicas de capital intensivo).

 

 

#3

Tú puedes hacer negocios en tu establecimiento, y yo puedo hacer negocios en el mío.

 

Mi Moraleja: Esto se puede aplicar a muchas ramas de la vida, ie, métete en tus asuntos y yo en los míos o zapatero a tu zapato. Pero también se puede aplicar a este mundillo, no sólo en el sentido de no caer en el efecto Dunning-Kruger y no conocer los límites de nuestro círculo de competencia, sino también aceptar que hay muchas formas de hacer dinero e interpretar este mundillo y que no todos tenemos los mismos objetivos, personalidades o deseos.

 

 

#4

Si, por ejemplo, él encuentra a su deudor tomando cerveza el día de pago, y sin preocuparse por hacerlo, entonces quiere decir que el deudor no tiene intenciones de cumplir su compromiso y el acreedor puede desalojarlo. Pero si se le encuentra diligente buscando dinero para pagar su deuda, entonces el acreedor no puede desalojarlo.

 

Mi Moraleja: Obviamente tomarse unas cañas no tiene nada de malo. Creo que la interpretación debe ser con base a las intenciones y capacidad del deudor. Este principio hubiera sido muy útil en nuestra crisis porque es mejor reestructurar deudas y/o dar tiempos de gracia, en lugar de querer matar de hambre al deudor. Nada bueno resultará si tratamos de empobrecer y arrinconamos a nuestro deudor.

 

#5

Es obvio que si el esposo y la esposa difieren entre comprar un terreno o una casa, entonces el terreno debe recibir preferencia. Si difieren entre una casa y árboles de dátiles, entonces la casa debe tener la preferencia. Si difieren entre árboles de dátiles y otros árboles frutales, entonces los árboles de dátiles reciben la preferencia. Si discuten entre árboles frutales y vides, entonces los árboles frutales tienen que ser preferidos.

 

Mi Moraleja: Como podemos ver, había otras formas de activos aparte de la tierra que también podían proporcionar rentas. Obviamente la tierra era el más seguro en esos tiempos. Se podían alquilar espacios en la casa[6] o se podían vender los dátiles y frutas de los árboles o hacer un producto de valor agregado con ellos y también venderlo. La lección que obtengo es la de clasificar y darle prioridad a los activos de nuestra cartera dependiendo su risk/reward y nuestros objetivos, personalidad, necesidades y horizonte. No creo que la clasificación de esta anécdota deba ser tomada como ley, cada uno tiene prioridades diferentes.

 

 

#6

¿Qué significa una inversión segura?

Comprar un “pergamino de la Ley”. Comprar un árbol de dátiles del cual uno podrá obtener ganancias a través de los dátiles.

 

Mi Moraleja: Quiero imaginar que con “pergamino de la Ley” se refieren a una copia del Torah. Aparentemente ésta era una de las inversiones más seguras y recomendables, de hecho la recomiendan cuando es necesario invertir el dinero de huérfanos o lesionados. Hoy en día a lo único con lo que puedo comparar esta seguridad[7] es con la RF de bonos soberanos de alta calificación crediticia y cuyo pago de intereses y compromisos sea sostenible. También parece ser que invertir en activos que proporcionen rentas y al mismo tiempo tengan un crecimiento orgánico, sigue siendo buena inversión desde hace cientos de años, pero supongo que todo depende del precio pagado. Me sorprende que se mencione un activo que proporciona ingresos como el árbol de dátiles, pero que no se mencione el oro o la plata o las perlas. Tal vez es porque esos estaban considerados como Cash. 

 

 

Espero no haberos aburrido. Para terminar unas frases más que me parecieron interesantes. Puedo asumir por la primera que no les gustaba mucho el control de precios.

 

One must not fix a price on fruit before the market prices are announced.

 

'The borrower is servant to the lender

 

If a mistake has been made, it is necessary to begin again where the mistake is committed

 

 

 

 

 

NOTAS:

[1]The Talmud of Jerusalem.

[2]Supuestamente esta anécdota prueba que el dinero debe mantenerse siempre en la mano. Jacob tal vez se confundió porque en el mismo libro hay otro aforismo que dice: “La oración nunca debe recitarse con dinero en la mano porque uno es absorbido.” La curiosa solución a este dilema aparece en otra frase que dice que hay que envolver el dinero para que no esté en contacto directo con la piel, o también se puede poner detrás de uno. Tal vez por esto llevamos las billeteras en el bolsillo trasero jeje, no lo sé.

[3]Interesante verdad!!! La palabra exacta no es Fondos de Inversión sino “Joint Fund”. Al parecer era una especia de asociación donde los comerciantes compartían ganancias y pérdidas.

[4]No encontré lo que estaba buscando, pero lo aprendido nadie me lo quita.

[5]No soy académico ni experto en el Talmud, por lo tanto mis moralejas e interpretaciones deben tomarse como un simple ejercicio lúdico.

[6]De hecho hay algunas historias que se refieren a que había gente que se dedicaba a guardar el dinero de otros en sus casas. Imagino que eran algo así como las cajas de seguridad jeje. Al parecer también rentaban espacios para guardar animales.

[7]En este mundillo no hay nada 100% seguro y sin riesgos.

 

 

 

Guía de ETFs publicados
Lista de libros mencionados
Este blog está escrito y editado por su autor. En ningún momento expresa el punto de vista y sentir de Rankia. Puedo cometer errores, malinterpretar la información o no coincidir con la idiosincrasia, opinión y juicio del lector. El autor de este blog no está siendo compensado al proporcionar ninguna opinión sobre productos, servicios, websites o cualquier otro rubro con excepción de libros a través del programa de afiliados de Amazon. No soy experto ni estoy certificado. Nada de lo escrito aquí debe interpretarse como recomendación para iniciar cualquier tipo de operación financiera. El lector deberá hacer su propio “due diligence”.
¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

  1. #1

    Nega16

    Gracias, muy buen articulo
    Hasta la aparición de la radio y sobretodo la televisión, ese pueblo, que es el soporte promotor de la cultura occidental, se reunía en familia todos los días, a leer en voz alta sus libros clásicos.
    Un saludo

Autor del blog
  • Gaspar

    https://www.facebook.com/pg/ProcesoResultado/posts/

Envía tu consulta

Creative Commons License
Este Blog esta bajo la licencia de Creative Commons.