Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Al recordar el primer libro que leí sobre el mercado de valores (La bolsa en tu bolsillo - Francisco Álvarez), que, por cierto, fue el título que me dio el empujón para empezar a conocer los mercados financieros. Nuestro autor menciona a dos actores importantes en el mundo financiero, y estos son los inversionistas pasivos y los inversionistas activos, y en este post quiero reflejar la diferencia entre cada uno y cómo podemos pasar de un rango al otro con inteligencia y el conocimiento necesario.

 

Álvarez en su libro comenta que el mercado se compone de diferentes actores, estos son: la bolsa, los inversionistas, los intermediarios financieros y el gobierno. En este post hablaremos de los segundos.

 

Un inversionista pasivo es la persona que tiene cuentas corrientes, fondos para el retiro (AFORE), cuentas de ahorro e inclusive seguros de vida para inversión o ahorro, esto es sencillamente porque al ser operaciones pasivas (débito) le prestamos nuestro excedente de capital a una entidad financiera (en caso de los seguros son nuestro pago de primas) y estos para darnos obligadamente un rendimiento, lo invierten en los mercados financieros, esto quiere decir que indirectamente nuestro capital circula en bolsa para que no sea un dinero sin funcionamiento, o como dice el dicho, dinero quieto es dinero muerto.

 

Por otra parte, el inversionista activo es el que invierte en bolsa directamente, ya sea mediante una casa de bolsa con asesoría financiera, o bien, por cuenta propia. Aquí hay una gran ventaja a diferencia el inversionista pasivo ya que a pesar del riesgo que el inversor toma en el mercado, la rentabilidad es mucho mayor. En este punto entra la persona especializada en los diferentes instrumentos que hay en el mercado, hago más énfasis en el mercado de renta variable e incluso mercado de derivados financieros. Ya sea el mismo inversionista que tenga conocimientos de inversión óptimos o bien un asesor financiero especializado en los instrumentos a invertir, lo recomendable es que se opere con conocimiento tanto teórico como práctico.

 

Para terminar este post, quiero hacer hincapié en que debemos ser más inversores activos y menos pasivos, ya que nuestro excedente de capital se verá mucho más beneficiado a largo plazo y sobre todo tendremos más poder adquisitivo conforme ese rendimiento vaya aumentando. No lo piense más y empiece a educarse en materia de inversión con especialistas o por su propia mano. ¡Es hora de empezar a mover nuestro dinero en serio!

 

¡Gran y exitoso día!

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar