Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Hace una semana el tipo de cambio llegaba a niveles de inicios de marzo de este año. Parecía una ganga, aunque también algunos comprometían su palabra definiendo que aún podía seguir bajando más. Lo que observamos a lo largo de esta última semana es que el dólar tiene la fortaleza suficiente para rebotar. La semana ha concluido con una depreciación del peso de 5.70%, es decir, 1 peso con 20 centavos. Este retroceso de nuestra moneda contra el dólar es la mayor caída desde la primer semana de abril y se borró por completo la apreciación que tenía arrastrando por 6 semanas previas.

 

El dólar se fortaleció y el peso podría debilitarse. Mala combinación.

 

¿Nos tomamos de los cabellos y nos preparamos para seguir en esta montaña rusa? Difícil saber si esta volatilidad seguirá prevaleciendo, aunque hay indicios de que sí es probable. ¿Qué es lo que ha llevado a este retroceso a nuestra moneda? Desde el viejo continente llegan malas noticias, el rebrote de coronavirus llegó más rápido de lo que algunos especialistas señalaban, aún no inicia el último trimestre y existen casos de rebrote, además la celeridad de algunas vacunas se empantanó. A esto se suma la noticia de que algunos bancos recibieron recursos que tendrían procedencia ilícita y arrastra al mercado junto con las muy preciadas acciones del sector tecnológico.

 

Las trincheras son varias, desde la guerra comercial (que sigue siendo un botín político) y las elecciones en EEUU, hasta la reunión de 4 bancos centrales (Estados Unidos, Japón, Brasil y Gran Bretaña) que en sus respectivas reuniones definieron que las tasas de interés se mantendrían en el mismo nivel. La volatilidad del escenario regresa a la contienda a un dólar fortalecido por la necesidad de los capitales en encontrar sosiego en un mundo que cambia todos los días.

 

Mi opinión sigue siendo que es imperativo cuidar la diversificación en dólares como un activo de cobertura ante un escenario de bajas tasas de interés en pesos y un futuro en donde la calificación crediticia de México se tambaleará por la escasa estabilidad que las finanzas públicas tienen.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar