Uno de los consejos básicos sobre finanzas es aquel que te dice que ahorres, ahora para ahorrar es necesario preguntarse primero: ¿para qué o por qué estoy ahorrando?, si bien la respuesta es muy personal y depende de tus necesidades y tus anhelos, es importante que sepas que existen tres tipos de ahorro que debes procurar tener cubiertos, para tener unas finanzas personales mucho más organizadas: el ahorro a corto plazo, el ahorro a mediano plazo y el ahorro a largo plazo. 
Los tres tipos de ahorro
Los tres tipos de ahorro



Ahorro a corto plazo


El ahorro a corto plazo se puede considerar de dos tipos: el primero es para aquellos gastos pequeños que no tienes presupuestado, entres estos los gastos hormiga;  y el segundo para emergencias y situaciones no previstas que requieren solución inmediata, como, por ejemplo la caída de un diente que requiere asistencia a una emergencia médica, y que tu seguro en ese momento no pueda cubrir ni brindarte atención inmediata; o, bien puede ser, la avería de una tubería en tu hogar, y que, aunque no sepas cuando vaya a suceder o si sucederá,  debes tener presupuestado; esto con el fin de no tener que tocar el dinero que ya tienes destinado para otra cosa. Ahora, otro consejo básico sobre finanzas personales es evitar los gastos hormiga, pero ¿cómo evitar estos gastos, si al fin y al cabo en la vida diaria, se van convirtiendo en necesarios?, ¿por qué negarme el gusto a tomar un café, a una salida a cine que se sale de mi presupuesto de entretenimiento, o comprar una camisa que en realidad no necesito?, no se trata de abstenerte a cosas que deseas, sino de prepararte para poder adquirir eso que deseas sin afectar tus finanzas por poco que sea; solo recuerda sacar un porcentaje de tu presupuesto para este tipo de gastos o de imprevistos, este tipo de ahorro debería representar mínimo el 5%, todo depende de la capacidad que tengas después de cubrir tus gastos básicos. 

Ahorro a mediano plazo


El ahorro a mediano plazo también puede considerarse de dos tipos: aquel pretende cubrir una contingencia de mayor envergadura, como por ejemplo una pandemia, donde se vean disminuidos significativamente tus ingresos, o bien la pérdida del empleo, y el que pretende cubrir también un gusto de mayor valor económico, como comprar una nueva tele o realizar un viaje al exterior. 

Este ahorro debe representar 6 meses de gastos básicos, los cuales puedes empezar a reunir según el porcentaje que te quede más cómodo según tus ingresos actuales, lo ideal sería el 10% de tu salario, y cuanto más rápido empieces mucho mejor. 

Si quieres un TV nuevo, ahorra, no te endeudes. Una buena opción para animarte a hacerlo es mirar primero cuánto vale esa TV, si la saco a crédito cuando es el % de intereses del crédito y de la cuota de manejo, si es con tarjeta de crédito; cuando sepas exactamente cuánta es la diferencia entre pagarlo de contado y sacarlo a crédito, piensa que harías con ese dinero que estás dando adicional por adquirir el producto, ¿Prefieres gastarlo en ti o regalárselo al banco? Yo prefiero la primera.

Ahorro a largo plazo


Ahora, el ahorro a largo plazo es aquel que pretende cubrir el estilo de vida que llevas ahora para cuando llegue el momento de la vejez, y a diferencia del ahorro a mediano plazo, se debe ir completando mes a mes, es el ahorro constante, a diferencia del de mediano plazo, no culmina cuando tenga 6 meses de mis gastos básicos, ni al año o a los cinco años, sino que culmina cuando llega el momento de retiro de la vida productiva; es decir, en la edad de jubilación. 

Esto porque como sabemos el sistema pensional en Colombia no es el mejor, y no querrás llevarte una sorpresa poco agradable cuando llegue ese momento en tu vida. Este debe representar mínimo el 15% de tus ingresos mensuales, es el mayor ahorro porque es el que necesitarás utilizar por mucho más tiempo de tu vida y pretende cubrir los gatos básicos cuando te retires de la vida laboral, gastos que representan el mayor presupuesto dentro de tus ingresos. 

Así entre un 5% del ahorro a corto plazo, un 10% del ahorro a mediano plazo y el 15% del ahorro a largo plazo vemos cubierto el 30% del presupuesto de ahorro que nos recomienda los expertos. 

En conclusión no esperes a que llegue otra pandemia y te sorprenda sin tener tus finanzas organizadas, que esperemos no llegue, pero expertos en el tema indican que no será la última de estas dimensiones, y no es la primera; en general prepárese para una crisis financiera sea pequeña o de mayores magnitudes, a través del ahorro, porque en todo caso el mayor objetivo que tiene ahorrar es que estés preparado económicamente para todas las contingencias económicas que se presentan en la vida, sean a corto, mediano o largo plazo. 

Tener cubierto estos tres tipos de ahorro hará que tengas mayor control y tranquilidad sobre tu vida económica, y la tranquilidad financiera es el mejor regalo que te puedes darte a ti mismo.


  1. #1
    30/03/21 14:23
    Hola @andrea-orrego

    Excelente artículo. Me ha gustado mucho.

    El ahorro es la base del éxito en las Finanzas Personales y existen muchas fórmulas para trabajarlo como la que expones tú.

    Personalmente soy más exigente con el tema del ahorro pero más allá del nivel y de la estrategia lo importante es tener una metodología que a su vez no sólo nos beneficia en términos económicos que como bien dices puedes terminar evitar pagando intereses en una compra sino que además genera aspectos psicológicos como tranquilidad mental y desarrolla el poderoso hábito del ahorro que puede mantener a salvo las finanzas del individuo que lo adopte como hábito.

    Te mando un saludo desde la patagonia chilena!.