Fondo de emergencia: ¿Dónde guardar y de cuánto debe ser?

Constituir un fondo de emergencia es un método de contingencia útil para posibles inconvenientes en el futuro como gastos imprevistos, gastos médicos, respaldo por accidentes, etc. Sin embargo, lograr que realmente funcione requiere de una estrategia de y de mucha paciencia, y para mantenerse enfocado en los objetivos de ahorro se puede empezar por establecer dónde guardar y de cuánto debe ser el fondo de emergencia.

 

Fondo de emergencia: ¿Dónde guardar y de cuánto deber ser?

 

 

¿Dónde guardar el fondo de emergencia?

La verdad es que, aunque nos parezca que nunca va a ocurrir nada desventajoso en nuestra vida, estamos equivocados, las emergencias surgen en cualquier momento y de cualquier manera, por lo que es conveniente contar con un fondo de emergencia que nos respalde para afrontar los gastos. Ya sea una emergencia menor como lo es una reparación de vehículo o nevera, como una emergencia más delicada como lo es la aparición de una enfermedad o la pérdida de un familiar.

Entonces, dónde guardar el fondo de emergencia se convierte en un tema puntual al momento de tener éxito o no, ya que tenerlo en un lugar con demasiada facilidad de acceso constituye una tentación a gastarlo antes de necesitarlo, pero colocarlo en un producto financiero que otorgue penalizaciones por su retiro o de tiempo tampoco es lo conveniente, ya que este es un fondo que podríamos necesitar en cualquier momento.

Lo mejor es encontrar un producto financiero que genere rentabilidad en nuestro fondo pero no tengan riesgo a pérdidas por inversión y nos permita tener fácil acceso al mismo. Estos pueden ser un CDT, pagarés bancarios, certificados de depósito, cuentas de ahorro y el más recomendado; un fondo de inversión colectiva.

 

¿De cuánto debe ser el fondo de emergencia?

Determinar cuánto debe ser el fondo de emergencia es un asunto principalmente personal, pues cada persona es quien conoce la capacidad de sus finanzas y su juicio acerca de la idea de tener un fondo de inversión cuantioso, tal vez porque tenga entre sus planes otra inversión inmediata o prefiera guardar el mayor dinero posible para un fondo de pensiones, o simplemente sienta que no genera suficientes ingresos para abarcar todos sus gastos principales y además guardar para el fondo de emergencia.

Pero, lo cierto es que los expertos recomiendan tener un fondo de emergencia equivalente a tres y seis meses de gastos comunes, es decir que sea capaz de suplir renta, transporte, comida, colegiatura, servicios, y demás gastos primarios.

Esto se puede determinar estableciendo un presupuesto de gastos donde se especifiquen aquellos gastos fijos como el alquiler, y los gastos variables como la comida, para así establecer un monto de objetivo y ahorrar en función de conseguirlo.

 

Cabe destacar que, es totalmente normal y válido no contar con la capacidad de conseguir todo el dinero del fondo de inversión inmediatamente, pudiendo ser que se alcance en un periodo de años, por ello es esencial resistir a la tentación de gastarlo en deseos o “emergencias falsas”.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!