Blog Cómo comenzar a invertir en bolsa
Guía básica y formación para principiantes en inversiones y mercados accionarios
¿Buscas mejorar tu formación? Descarga de forma gratuita el manual para aprender a hacer movimientos en el mercado.

Estados Financieros: Estado de Flujo de Efectivo

Dentro de los estados financieros de mayor relevancia, los cuales nos brindan la oportunidad de realizar un análisis exhaustivo ya sea como inversionista o como prestamista, tenemos al Estado de Flujos de Efectivo. En el presente post analizaremos a detalle dicho estado financiero para poder estructurar de una mejor manera nuestra toma de decisiones al momento de invertir. El estado de flujos de efectivo (EFE), es un estado financiero que resume la cantidad de efectivo y equivalentes de efectivo que entran y salen de una empresa. El estado de flujo de efectivo mide qué tan bien maneja una compañía su posición de dinero, es decir, qué tan bien la empresa genera efectivo para pagar sus obligaciones de deuda y financiar sus gastos operativos. El estado de flujo de efectivo complementa el balance y el estado de resultados,  y es una parte obligatoria de los informes financieros de una compañía desde 1987.

 

 

Estados Financieros; Estado de Flujo de Efectivo

 

¿Cómo utilizar un estado de flujo de efectivo para análisis?

 

El “EFE” permite a los inversionistas comprender cómo se ejecutan las operaciones de una empresa, de dónde proviene su dinero y cómo se gasta el dinero. El estado de flujo de efectivo es importante ya que ayuda a los inversionistas a determinar si una compañía está en una situación financiera sólida. Los acreedores, por otro lado, pueden usar dicho estado para determinar la cantidad de efectivo disponible (denominada liquidez) para que la compañía financie sus gastos operativos y pague sus deudas.

 

Características

 

  • Un estado de flujo de efectivo es un estado financiero que resume la cantidad de efectivo y equivalentes de efectivo que entran y salen de una empresa.
  • El estado de flujo de efectivo mide qué tan bien gestiona una empresa su posición de efectivo, es decir, qué tan bien genera el efectivo para pagar sus obligaciones de deuda y financiar sus gastos operativos.
  • El estado de flujo de efectivo complementa el balance y el estado de resultados y es una parte obligatoria de los informes financieros de una compañía desde 1987.

 

Flujo de efectivo frente a ingresos

 

Hay una distinción entre ser rentable y tener transacciones de flujo de efectivo positivas. El hecho de que una empresa esté aportando efectivo no significa que esté generando ganancias (y viceversa). Las ganancias pueden ser negativas incluso con un flujo de caja positivo. Por ejemplo, si una empresa manufacturera está experimentando una baja demanda de productos y, por lo tanto, decide vender la mitad de su equipo de fábrica a precios de liquidación. La compañía recibirá efectivo del comprador por el equipo usado, pero está perdiendo dinero en la venta: la compañía preferiría usar el equipo para fabricar productos y obtener una ganancia operativa.

 

Debido a que la baja demanda impide la fabricación adicional, la siguiente mejor opción es vender el equipo a precios mucho más bajos que los que la empresa pagó por el equipo. En el año en que se venda el equipo, la compañía mostrará un flujo de efectivo positivo significativo, pero su potencial de ganancias actual y futuro sería sombrío. Debido a que el flujo de efectivo puede ser positivo, mientras que la rentabilidad es negativa, los inversionistas deben analizar los estados de ingresos junto con el estado de flujos de efectivo.

 

Estructura del Estado de Flujos de Efectivo

 

Los principales componentes del estado de flujo de efectivo son:

 

  • Efectivo de actividades operativas
  • Efectivo de actividades de inversión.
  • Efectivo de actividades de financiación.

 

La divulgación de actividades que no sean en efectivo se incluye a veces cuando se prepara bajo los  principios de contabilidad generalmente aceptados. Es importante tener en cuenta que el “EFE” es distinto del estado de resultados y el balance general porque no incluye la cantidad de efectivo entrante y saliente futuro que se haya registrado a crédito. Por lo tanto, el efectivo no es lo mismo que el ingreso o utilidad neta. El estado de resultados y el balance general, incluyen las ventas en efectivo y las ventas a crédito.

 

Actividades de explotación y flujo de efectivo

 

Las actividades operativas en el EFE incluyen cualquier fuente y uso de efectivo de las actividades comerciales. En otras palabras, refleja la cantidad de efectivo que se genera a partir de los productos o servicios de una empresa. En general, los cambios realizados en efectivo, cuentas por cobrar, depreciación, inventario y cuentas por pagar se reflejan en este apartado.

 

Estas actividades operativas pueden incluir:

 

  • Recibos de ventas de bienes y servicios.
  • Pagos de interés
  • Pagos de impuestos
  • Pagos a proveedores de bienes y servicios utilizados en la producción.
  • Salario y pago de salarios a empleados.
  • Pago de renta
  • Cualquier otro tipo de gastos operativos.

 

En el caso de una cartera de negociación o una compañía de inversión, también se incluyen los recibos de la venta de préstamos, deuda o instrumentos de capital. Al preparar un estado de flujo de efectivo bajo el  método indirecto, también se incluyen la depreciación, la amortización, el impuesto diferido, las ganancias o pérdidas asociadas con un activo no corriente y los dividendos o ingresos recibidos de ciertas actividades de inversión. Sin embargo, las compras o ventas de  activos a largo plazo  no se incluyen en las actividades operativas.

 

Cómo se calcula el flujo de efectivo

 

El flujo de efectivo se calcula haciendo ciertos ajustes a los ingresos netos sumando o restando las diferencias en los ingresos, gastos y transacciones de crédito (que aparecen en el balance y el estado de resultados) que resultan de las transacciones que ocurren de un período al siguiente. Estos ajustes se realizan porque las partidas no monetarias se calculan en la utilidad neta (estado de resultados) y en el total de activos y pasivos (hoja de balance). Por lo tanto, dado que no todas las transacciones involucran elementos de efectivo reales, muchos elementos deben volver a evaluarse al calcular el flujo de efectivo de las operaciones. Como resultado, hay dos métodos para calcular el flujo de efectivo, el método directo y el método indirecto.

 

Método de flujo de efectivo directo

 

El método directo suma todos los diversos tipos de pagos en efectivo y recibos, incluido el pago en efectivo a los proveedores, los recibos en efectivo de los clientes y el pago en efectivo en salarios. Estas cifras se calculan utilizando los saldos iniciales y finales de una variedad de cuentas comerciales y examinando la disminución o el aumento neto de las cuentas

 

Método de flujo de efectivo indirecto

 

Con el  método indirecto, el flujo de efectivo de las actividades operativas se calcula partiendo primero de los ingresos netos del estado de resultados de la empresa. Debido a que el estado de ingresos de una compañía se prepara sobre una  base devengada, los ingresos solo se reconocen cuando se obtienen y no cuando se reciben. El ingreso neto o utilidad neta no es una representación precisa del flujo de efectivo neto de las actividades operativas, por lo que se hace necesario ajustar las  ganancias antes de los intereses e impuestos (utilidad operativa) para los elementos que afectan el ingreso neto, aun cuando aún no se haya recibido o pagado efectivo real contra ellos. El método indirecto también realiza ajustes para agregar actividades no operativas que no afectan el flujo de efectivo operativo de una empresa.

 

Por ejemplo, la depreciación no es realmente un gasto en efectivo; es una cantidad que se deduce del valor total de un activo que se ha contabilizado anteriormente. Es por eso que se agrega nuevamente a las ventas netas para calcular el flujo de efectivo. La única vez que los ingresos de un activo se contabilizan en los cálculos de EFE es cuando el activo se vende.

 

Cuentas por cobrar y flujo de efectivo

 

Los cambios en las cuentas por cobrar que deben reflejarse en el balance general de un período contable al siguiente, también deben hacerlo en el flujo de efectivo. Si las cuentas por cobrar disminuyen, esto implica que ha ingresado más efectivo a la compañía por parte de los clientes que cancelan sus cuentas de crédito; la cantidad por la que dicha partida contable ha disminuido se agrega a las ventas netas. Si las cuentas por cobrar aumentan de un período contable al siguiente, el monto del aumento debe deducirse de las ventas netas porque, aunque los montos representados son ingresos, no son efectivo aún.

 

Valor de inventario y flujo de efectivo

 

Un aumento en el inventario, por otro lado, indica que una compañía ha gastado más dinero para comprar más materias primas. Si el inventario se pagó en efectivo, el aumento en el valor del inventario se deduce de ingresos netos. Una disminución en el inventario se añadiría a los ingresos netos. Si el inventario se comprara a crédito, se produciría un aumento en las cuentas por pagar (proveedores) en el balance general, y el monto del aumento de un año al otro se disminuiría de los ingresos netos.

 

La misma lógica es válida para los impuestos a pagar, los salarios a pagar y el seguro pre pagado. Si algo se ha pagado, entonces la diferencia en el valor que se debe de un año al siguiente debe ser restada de los ingresos netos. Si hay una cantidad que aún se debe, entonces cualquier diferencia deberá agregarse a los ingresos netos.

 

Actividades de inversión y flujo de efectivo

 

Las actividades de inversión incluyen cualquier fuente y uso de efectivo de las inversiones de una empresa. Una compra o venta de un activo; préstamos hechos a proveedores, recibidos de clientes o cualquier pago relacionado con una fusión o adquisición se incluye en esta categoría. En resumen, los cambios en el equipo, los activos o las inversiones se relacionan con el efectivo proveniente de la inversión.

 

Por lo general, los cambios en efectivo de la inversión son un elemento de "retiro", porque el efectivo se utiliza para comprar equipos nuevos, edificios o activos a corto plazo, como valores negociables. Sin embargo, cuando una compañía se deshace de un activo, la transacción se considera entrada de dinero calculando el efectivo que se recuperó de la inversión.

 

Actividades de Financiamiento y flujo de efectivo

 

El efectivo proveniente de las actividades de financiamiento incluye las fuentes de efectivo provenientes desde inversionistas o bancos; así como los usos del efectivo pagado a los accionistas. El pago de dividendos, los pagos por recompra de acciones y el reembolso del principal de la deuda (préstamos) se incluyen en esta categoría.

 

Los cambios en efectivo provenientes del financiamiento son entradas de efectivo cuando se obtiene capital, y se "retiran" cuando se pagan dividendos o deuda. Por lo tanto, si una compañía emite un bono al público, la compañía recibe financiamiento o entradas en efectivo; sin embargo, cuando se pagan intereses a los tenedores de bonos, la compañía está reduciendo su efectivo. 

Análisis de flujo de efectivo negativo

 

Por supuesto, no todos los estados de flujo de caja parecen estar bien o exhiben un flujo de caja positivo, pero el flujo de caja negativo no debería generar automáticamente una bandera roja sin más análisis. A veces, el flujo de efectivo negativo es el resultado de la decisión de una compañía de expandir su negocio en un determinado momento, lo que sería bueno para el futuro. Esta es la razón por la que el análisis de los cambios en el flujo de efectivo de un período a otro le da al inversionista una mejor idea de cómo se está desempeñando la compañía, y si una compañía puede o no estar al borde de la quiebra o el éxito.

 

Balance y cuenta de resultados

 

Como ya hemos discutido, el estado de flujo de efectivo se deriva del estado de resultados y el balance general. Las ganancias netas del estado de resultados son la cifra a partir de la cual se deduce la información sobre el estado de flujo de efectivo. En cuanto al balance, el flujo de efectivo neto en el EFE de un año al siguiente debe ser igual al aumento o disminución del efectivo entre los dos balances consecutivos que se aplican al período que cubre el estado de flujo de efectivo. (Por ejemplo, si está calculando el flujo de efectivo para el año 2019, se deben usar los balances de los años 2018 y 2019).

 

Conclusión

 

Un estado de flujo de efectivo es una medida valiosa de fortaleza, rentabilidad y de las perspectivas futuras a largo plazo para una compañía. El estado de flujos de efectivo puede ayudar a determinar si una compañía tiene suficiente liquidez o efectivo para pagar sus gastos. Una compañía puede usar un estado de flujo de efectivo para predecir el flujo de efectivo futuro, lo que ayuda con asuntos de presupuesto. Para los inversionistas, el estado de flujo de efectivo refleja la salud financiera de una compañía, ya que, por lo general, cuanto más efectivo esté disponible para las operaciones comerciales, mejor, sin embargo, esto no es una regla dura y rápida. A veces, un flujo de efectivo negativo resulta de la estrategia de crecimiento de una compañía en la forma de expandir sus operaciones. Al estudiar el estado de flujo de efectivo, un inversionista puede obtener una imagen clara de cuánto efectivo genera una empresa y obtener una comprensión sólida del bienestar financiero de una empresa.

simulador brokers