Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Hola amigos, excelente tarde.

El día de hoy me gustaría comentarles un punto que estuve reflexionando respecto al tema del costo de oportunidad. Es bastante popularizado ya que el costo de oportunidad representa el valor que sacrificamos para adquirir un bien o invertir en algo; hasta aquí no es un concepto que sea muy difícil de abordar, ya que solo nos referimos a lo que sacrificamos para poder adquirir o invertir en otra cosa.

Sin embargo, lo que si es poco conocido es que los seres humanos no pensamos concretamente en el costo de oportunidad de cada decision que tomamos A MENOS que se nos mencione explicitamente dicho costo; un estudio realizado por Frederick, Novamsky, Wang, Dhar y Nowlis (2009) indico, bajo un experimento que realizaron sobre dos grupos, que al momento en que indicamos explicitamente cual es el costo de oportunidad de comprar o invertir en algo, el usuario tendra la capacidad de analizar de mejor manera si sacrificar o no el costo de acuerdo a la alternativa.

Para entender un poco mejor esto pondremos un ejemplo: 

Supongamos que nosotros vamos a un centro comercial y buscamos analisar diferentes alternativas de celulares; vamos con un ejecutivo y le preguntamos entre dos equipos de diferente precio; un Huawei y un Iphone. Entonces el vendedor, con obvios motivos ocultos de que compres un celular de marca Huawei, viene y te dice: ¿Que prefiere, un Huawei mas unos 5000 pesos extras, o un Iphone Plus?. 

¿Que nos hace reflexionar esto? Los humanos estamos subordinados a lo que nuestro entorno nos proyecte, de tal manera que es importante siempre intentar estar conciente del costo de oportunidad en cada momento. Ahora bien, como inversionistas, tenemos que encontrar siempre nuestro costo de oportunidad en cualquier momento en que busquemos comprar algun bien o servicio que podria no ser necesario. Basta con que nos hagamos la siguiente pregunta: ¿Que prefiero, esa pantalla de plasma de unos 20000 pesos, o ese portafolio de acciones de la empresa X que me rendiran beneficios a lo largo del año?

¡Excelente semana a todos!

¡Sé el primero en comentar!