Rankia Colombia
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Cazador de Cisnes Negros
Análisis de empresas small-cap

Suerte, Azar y Habilidad en los Mercados Financieros

A lo largo de la historia de la inversión se ha dudado sobre muchos aspestos de la misma. Siendo los principales temas de discusión, tanto la propia eficiencia de los mercados financieros, como también las "leyendas" o "héroes" que lograron domar a Wall Street saliendo vencedores de la contienda.

El primero de ellos es uno de los temas que ha ocupado gran parte del tiempo de los académicos.

Sin embargo, ya ha quedado demostrado que los mercados pueden ser de todo menos eficientes. Ya lo decía Buffet: "Si los mercados fueran eficientes yo no tendría trabajo"

De este modo, podemos viajar en el tiempo y ver el trabajo de Shiller, en 1981, donde se muestra fácilmente como la realidad económica de las empresas difiere mucho de las locuras de Wall Street.

Fuente: Do Stock Prices Moves too Much to be Justified by Subsequent Changes in Dividends?

Y del mismo modo, en un pasado más cercano,  podemos observar resultados similares, aunque utilizando otras variables como el profit rate (rojo) y el growth rate (azul):

Fuente:The Real Versus the Financial Economy: A Global Tale of Stability Versus Volatility

Notas de posible interés para el lector:

... Based on these data we compute two quantities for each firm: the profit rate or return on assets, and the growth rate of market value. The profit rate of company i in year t is computed as the ratio of operating income (I) to total assets (A) while the growth rates are computed as logarithmic time differences in market value (MV) which should approximate the annual percentage change in market value. Notice that the comparison of both quantities is dimensionally sound in the sense that both quantities measure the annualized return per invested capital.
 
... From an economic point of view, Alfarano et al. argue that the considerable stability of the profit rate should stem from the notion of classical competition that gives rise to a negative feedback mechanism, whereby capital seeks out sectors or industries where the profit rate is higher than the economy-wide average, typically attracting labor, raising output, and reducing prices and profit rates in the process.
 
... As we argued before, one popular explanation for the excess volatility infinancial returns and the endogenous dynamics of the financial sector that seem to be “disconnected” from fundamental factors are speculative activities of traders and the presence of herding behavior in financial markets, but not in the real sector. Since in both volatility regressions the slope is not significantly different from zero, the estimator for the intercept can be interpreted as a (weighted) sample average of volatilities across countries. Thus the estimates confirm the impression that volatility in financial returns exceeds volatility in profit rates by about one order of magnitude.
 

Al final la historia es la misma: Wall Street y el mundo real viven en dimensiones diferentesEste hecho es algo de lo que todos somos conscientes.

Ahora bien, ¿quién es capaz de beneficiarse ante tal disparidad? Ya conocemos muchos nombres que han conseguido superar al mercado, siendo los principales, en el estilo value, Graham y Buffet.

Sin embargo, muchos académicos y profesionales del mundo de la inversión plantean el hecho de que estos inversores han conseguido unos resultados sorprendentes por pura suerte a la hora de invertir. Lo cual quiere decir que por más que el mundo financiero muestre diferencias entre precio y valor, obtener beneficios de estas diferencias es imposible, y en caso de conseguirlo simplemente ha sido por buena suerte, o bien eres un "outlier", un suceso improbable.
 

¿Ha sido suerte, azar, o habilidad?


Suerte

Escuchamos hablar mucho de la palabra "suerte" en Wall Street, ¿pero de qué estamos hablando exactamente?

El mejor modo de entender la palabra "suerte" es mostrando la siguiente tabla de Russo y Schoemaker en Winning Decisions:

La tabla es muy clara por lo que no haré muchas explicaciones, al final todo depende de la relación proceso-resultado.

Si tenemos un buen proceso, el cual es compatible con nuestra propia persona en términos psicológicos, y obtenemos un mal resultado, entonces hemos tenido mala suerte. Sin embargo, si por el lado contrario disponemos de un mal proceso y conseguimos buenos resultados a causa de un boom bursátil lo único que hemos tenido ha sido buena suerte.

"He aquí el problema: es increíblemente difícil mirarse en el espejo después de una victoria, cualquier victoria, y reconocer que has tenido suerte. Sin embargo, si no consigues reconocer este hecho, el mal proceso continuará y el buen resultado que obtuviste una vez se te escapará en el futuro." Psicología financiera: Cómo no ser tu peor enemigo, James Montier

"El novato no sabe nada y eso lo sabe todo el mundo, incluso él mismo, pero el grado siguiente, o segundo, piensa que sabe un montón y hace que otros también sientan lo mismo. Es un pobre desgraciado. Ha estudiado, sí, pero no al mercado, sino unos cuantos conceptos aprendidos de un manualete de tres al cuarto ... El pobrecillo se pasa el día citando de carrerilla los famosos aforismos sobre las transacciones y las diversas reglas del juego. Conoce todo lo que no se debe hacer según ha sido expresado por los labios oculares de los grandes expertos, excepto la regla principal: ¡ no-ha-cer-el-ton-to !

En grandes mercados alcistas, el verdadero pobre diablo, que ignora completamente todas las reglas y precedentes, compra a ciegas porque espera a ciegas. Va ganando dinero hasta que una de las reacciones se lo lleva todo. Hace lo que yo hacía cuando pensaba que estaba actuando de modo inteligente ... pero según la inteligencia de otros." Memorias de un operador en bolsa

Los inversores que ganan con malos procesos en mercados extremadamente alcistas suelen acabar convertidos en "Gurús" o "Traders con suerte". A día de hoy los he visto de todos los colores, y estoy seguro que usted también. Aun recuerdo aquellos tiempos cuando con tres líneas y cuatro gráficos te vendían cualquier acción en las televisiones locales. El problema es que ahora te lo venden en cualquier lugar de Internet (web, blog, comunidad inversora, etc ...).

Estos "Gurús", premiados por la buena suerte, suelen aparecer en los grandes booms o mercados alcistas. Por lo que no es nada raro encontrar a inversores con blogs o webs creadas en medio de un mercado superalcista mostrándote su receta mágica. 

No nos equivoquemos. Hay de todo, buenos y malos. El problema es que diferenciar en un mercado alcista a quién obtiene un resultado por buena suerte respecto a éxito merecido es muy complejo si lo único que observamos son los resultados y no el proceso (esto suele ser lo predominante).

Así que antes de seguir plenamente el blog de un inversor ( ¡¡¡ y sobre todo cuando le hacen pagar !!! ) analice cual es el proceso que utiliza para obtener dichos resultados y desde cuando lleva mostrándo los mismos, siendo importante considerar un periodo de tiempo prolongado en el cual existan crisis financieras de por medio. Existen casos en los cuales la gente paga por 3 ratios y 4 multiplicaciones. Tenga cuidado.

De este modo, si un inversor "por suerte" alarga mucho su vida bursátil tiene un final que se resume en la siguiente frase: Si no supiste porque ganaste ayer, tampoco sabrás porque perderás mañana.

La lección es muy simple, una buena inversión tiene como base un buen proceso, siendo indiferente que sea análisis técnico, cuantitativo, fundamental, de mercados, etc. Pero debemos tener un proceso y saber la razón de las ganancias y las pérdidas, diferenciando en todo momento la relación proceso-resultado.

¿He tenido buena suerte o ha sido un éxito merecido? Esa es la pregunta correcta para saber que vamos por el camino adecuado.
 

Azar: El yelmo de Goliat

Honestamente voy a aprovechar este artículo para tratar muchos temas relacionados entre si. 

En cierto sentido este artículo intenta responder a un comentario muy acertado de Phoboss en mi último post (El Sistema Bursátil Perfecto) que decía así:

... Por seguir un poco con la historia de David y Goliath, bastaba un simple yelmo para que Goliath aplastase a David. Con esto quiero decir que incluso conociendo cual es tu mejor "arma" y siendo todo un especialista puedes encontrarte contra alguien que sea capaz de predecir tus movimientos o simplemente no sepas por dónde atacarlo.

El objetivo primorial de mi último artículo era resaltar la importancia de conocerse a uno mismo en los mercados financieros tal y como sostenía Kenneth L. Fisher en el libro "Warren Buffet" de Robert:

Usted tiene que ser usted mismo. Ésta es la mayor lección que he aprendido de mi padre (Philip Fisher), un auténtico gran maestro a muchos niveles - no para ser como él o como otro, sino para ser lo mejor de lo que sea capaz, sin abandonar nunca la evolución. ¿Cuál es la mayor lección que usted puede aprovechar de Warren Buffet? Aprender de él sin desear ser como él. Si usted es joven la mejor lección de inversión es descubrir quién es usted realmente. Si es una persona mayor, la mejor lección es que usted es más joven de lo que piensa, y que debería actuar de este modo poco frecuente.

El problema principal de todo esto es que no estamos solos en este mundo, y hay más de 7 mil millones de personas cuyas acciones no podemos controlar.  Ahí fuera hay 7 mil millones de Goliats contra mi.

Pues bien, eso es exactamente contra lo que nos enfrentamos, y a eso es lo que le vamos a llamar "azar".

Desde mi punto de vista una de las mejores formas de entender el azar como lo incontrolable es haciendo referencia a la idea básica del efecto butterfly de Edward Lorenz (teoría del caos):

The name of the effect, coined by Edward Lorenz, is derived from the theoretical example of the details of a hurricane (exact time of formation, exact path taken) being influenced by minor perturbations equating to the flapping of the wings of a distant butterfly several weeks earlier.

El punto que busco es muy simple. Cualquier pequeño aspecto o acción realizado por cualquier persona en el mundo puede cambiarlo todo tal cual lo conocemos con efectos a gran escala.

Es por ello que el propio Taleb menciona en El Cisne Negro que si por cada decisión que tomáramos tuviéramos que considerar como afectará a nuestra vida y a la de los demás nos volveríamos locos. Imagínese usted mismo decidiendo entre girar a la izquierda o a la derecha en una bifurcación y al mismo tiempo considerar que una acción tan simple va a cambiarle su vida. Pues ahora imáginese dicha situación para cada decisión diaria. Una locura.

Sin embargo, la cuestión es precisamente ésta. Hay 7 mil millones de personas en el mundo que toman miles de pequeñas decisiones cada día que yo no puedo controlar. Todo el conjunto de esas acciones incontrolables es lo que al final conocemos como el azar. No sólo nos afectará lo que haga Goldman Sachs o JP Morgan, sino también lo que unos pequeños emprendedores estén creando en su garaje o el hecho de que usted se haya levantado hoy cinco minutos antes.

Esta escena de la película de Benjamin Button refleja perfectamente lo que estamos tratando: https://www.youtube.com/watch?v=in5Obu5Q8F4

En definitiva, podemos considerar al propio azar como el "entorno" del inversor. Un entorno que sabemos que existe pero que no está en nuestras manos.

Lo que vamos a hacer ahora es ampliar o mejorar el diagrama que utilizamos en el post anterior y añadiremos el azar, el entorno incontrolable:

 

La imagen es muy sencilla. Nosotros creamos un proceso (zona azul) cuya única finalidad es conseguir unos buenos resultados reduciendo los efectos del azar. 

Para reducir los efectos del azar utilizamos un primer filtro: nuestro sistema.

Este sistema pasa por nosotros, ya que mediante nuestra experiencia y psicología obtendremos una interpretación propia para tomar una decisión de compra o venta, consiguiendo un resultado. Y como hemos mencionado anteriormente la relación entre proceso y resultado puede dar lugar a buena suerte, mala suerte, éxito merecido o justicia poética.

Por último, y como es lógico, obtendríamos un feedback tras nuestra propia reflexión para poder mejorar. 

De esta forma si tuvíera que dar una definición de inversor que contuviese el azar y la suerte sería la siguiente: Un inversor es aquel individuo que mediante su propio proceso (sistema y habilidad) busca disminuir los efectos del azar sobre su cartera para conseguir beneficios, sin que ello se derive de la buena suerte.

Una matización

Aquí me gustaría realizar una matización o más bien una crítica. Según aparece en muchos manuales lo mejor de un sistema es que éste debe ser preciso y claro para que la habilidad del hombre no sea necesaria, y de este modo, nuestras emociones no afecten en la toma de decisión.

Soy contrario a esta mentalidad porque la considero una excusa. En lugar de mejorarme a mi mismo, dejo la responsabilidad a mi sistema. Recordemos que nosotros hemos creado nuestro propio sistema y que nosotros estamos por encima de él. Es necesario considerar que sobre nuestros hombros reside la mayor máquina pensante en el mundo, y es éste nuestro segundo filtro para reducir el azar.

Ningún sistema, por mejor que sea, puede englobar todo lo que ocurre en el mundo. Por lo que somos nosotros quienes debemos de dar el "Si" o el "No" a la señal del sistema ya que el contexto éconómico, político, social o tecnológico puede estar en contra del propio sistema de forma individual.

En definitiva, sobre nosotros recae la responsabilidad de recoger aquellos aspectos (en la medida de lo posible) que nuestro sistema no recoge.

 

Azar y análisis bursátil

Para muchos académicos y profesionales existe el mito de que la bolsa es todo azar y que por tanto no existe ningún tipo de proceso que pueda ayudarnos a tomar una buena decisión inversora.

Desde mi punto de vista el problema no viene dado por el azar, sino por el proceso en conjunto (sistema y habilidad).

Si yo tengo un proceso que no sirve para nada (o directamente no tengo un proceso) y éste no filtra el azar, está claro que para mi la bolsa va a ser todo azar. Es lo lógico. Si entre el inicio de la cadena, el azar, y el final de la misma, el resultado, no hay nada, ¿Qué va a afectar a mi resultado? Pues todo será azar porque no ha habido ningún obstáculo en su camino.

Es seguro al 100% que para una persona que compre Repsol porque le gusta el logotipo todo lo que le ocurra vendrá dado por el azar. Y aunque el ejemplo sea estúpido ésto es lo que ocurre en booms bursátiles: la gente entra sin un proceso y lo deja todo al azar. Compra a ciegas y vende a ciegas. Por eso existe la creencia de que es imposible batir al mercado. ¿Cómo vas a jugar al béisbol y darle a la pelota si no tienes tan siquiera un bate? No tiene sentido.

En resumen, la mayoría de los que invierten van a la guerra sin espada ni escudo esperando que la divina providencia les salve el cuello.

"You can invest in something all day long, but unless the fundamentals are right, it is not going to take you anywhere. Get the fundamentals right and the good news keeps coming. Lucky? If you want to be lucky, do your homework." Jim Rogers
 

Pierce-Popper: Falsación

El hecho de que nos equivoquemos de vez en cuando no es nada grave, es lo más normal. El problema reside en cambiar nuestra propia opinión, es decir, en falsar nuestra teoría inicial.

Considero la falsación, demostrar que se está equivocado, como uno de los puntos clave de cualquier inversor.

Sin embargo, falsar es algo realmente complicado tal y como exponía Popper: "se formula una conjetura y se empieza a buscar la observación que demostraría que estamos en un error. Ésta es la alternativa a nuestra búsqueda de casos confirmatorios. Si pensamos que la tarea es fácil, quedaremos decepcionados: pocos seres humanos tienen la habilidad natural de hacerlo. Confieso que yo no soy uno de ellos; no es algo que me resulte natural."

¿Por qué es esto importante?

Yo tengo un sistema y una cartera de valores. Pero debo intentar falsar dicho sistema, y "matar" todas las empresas de mi cartera. Dicho de otro modo, tengo que demostrar que mi elección es erronea aunque yo crea lo contrario.

Si en primera instancia no he conseguido hacerlo, lo cual es el mejor de los casos, es posible que al cabo del tiempo, debido a cambios externos que no puedo controlar (azar/entorno), si que sea posible demostrar que una empresa o un sistema no son buenos, y éste es el peor de los casos, ya que no hay nada más difícil que reconocer un error cuando previamente creías estar en lo cierto.

"Una vez que en la mente habita una determinada visión del mundo, se tiende a considerar sólo los casos que demuestren que se está en lo cierto. Paradójicamente, cuanta más información tenemos, más justificados nos sentimos en nuestras ideas." El Cisne Negro

El punto importante que quiero mostrar aquí es que cuando invertimos debemos de intentar falsar tanto nuestro proceso (sistema y habilidad) como nuestras elecciones de inversión.

Para ejemplificar lo aquí expuesto, y con el permiso de Lancastergate, voy a utilizar parte de su artículo: Harold Alfond: de 1.000 dólares a 3.500 millones

Habría que mencionar que Warren Buffett describiría más adelante la compra de Dexter Shoe Company como la peor decisión de inversión de toda su vida. Parte del problema se debe a que la compra se hizo poco antes de que una marea de zapatos de bajo coste provenientes de otros continentes inundaran el mercado americano. En el año 2001 había cedido completamente ante la presión de la competencia extranjera y Berkshire se vio obligada a cerrar y desmembrar la compañía. Para hacerlo todavía peor, si Buffett hubiera insistido en pagar en cash y no mediante acciones, el daño habría sido menor. En 2008 Warren Buffett lo explicaba así:

“Hasta la fecha, Dexter es la peor inversión que he hecho y, usando acciones de Berkshire este error se compuso (se multiplicó) enormemente. Esta decisión (pagar en acciones) hizo que los inversores de Berkshire no perdieran 400 millones de dólares que costó la compra, sino 3.500 millones. En resumen, regalé un 1,6% de un negocio magnifico -que a día de hoy vale 220.000 millones de dólares- para comprar un negocio sin ningún valor.”

Buffet será lo bueno que queramos pero no es adivino. El futuro viene de frente y lo conocemos al pasar.

¿De qué nos sirve ésto? Pues para demostrar que aquello que en un principio no era falsable, por cambios en el entorno (azar) que no podemos controlar, si que puede serlo en un periodo de tiempo posterior. Por ello es importante permanecer ojo a vizor y analizar como el mundo y el azar pueden afectar a una elección que en un principio consideramos correcta.

El mundo, el entorno, el azar, llamémosle como queramos nos está afectando todos los días, por tanto lo que ayer era cierto es posible que hoy ya no lo sea.
 

Falsación en Rankia

Creo que esta sección puede ser de mucha utilidad para muchos de los presentes, donde yo mismo me incluyo.

En muchas ocasiones consideramos que en el foro de la empresa X tenemos razón por lo que nos encerramos en banda y no escuchamos a la otra parte. Lo importante es debatir con hechos y argumentos, y si la parte contraria a mi opinión tiene argumentos de peso para ir en mi contra tengo que analizarlo correctamente, es decir, tengo que falsar mi elección con la nueva información disponible.

Esto es muy complejo porque va contra nuestro propio ego (y además en público), pero más vale reconocer un error el día de hoy, a tener que reconocer importantes pérdidas el día de mañana.

... el especulador George Soros, cuando hace una apuesta financiera, no deja de buscar ejemplos que demuestren que su teoría inicial es falsa. Tal vez sea esto la auténtica confianza en uno mismo: la capacidad de observar el mundo sin necesidad de encontrar signos que halaguen el propio ego. El Cisne Negro
 

Conclusiones
 

"Siempre debemos dejar cosas al azar. Pero es porque no damos para más", Margrave

Leyendo y leyendo, por pura casualidad, llegué al artículo de Gfierro"Solo cuando no hay miedo surge la avaricia" donde trata algunas frases de Margrave, a quién desgraciadamente no he tenido el placer de conocer en Rankia.

Esta frase nos viene perfectamente para lo que aquí tratamos.

Una vez has tomado la decisión, y ya has hecho tu trabajo, tus cálculos, tus razonamientos y tus "ralladas mentales" ... ya está. No hay más. 

Tal y como he comentado en la parte de falsación hay un punto en el que no podemos hacer nada y es que mañana podemos estar equivocados en aquello en lo que hoy teníamos razón. Intentaremos filtrar el azar tanto con nuestro sistema como con nuestro propio razonamiento pero el azar siempre estará ahí, y no nos vamos a librar nunca de él.

Hay que vivir con ello.
 

 "El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos", William Shakespeare

Sin embargo, hay un aspecto que debe quedar claro.

Tenemos que vivir con el azar, pero ello no implica que nos debamos resignar y rendirnos ante el mismo.

Cada persona nace con unas habilidades, con unas fortalezas y unas debilidades. Cada uno tiene sus propias cartas y tiene que saber jugarlas.

Esto es la bolsa. Existirá el azar con 7 mil millones de personas que no puedo controlar, pero hay una persona que puedo controlar, y esa persona soy yo mismo. Por tanto, tengo la responsabilidad de defenderme como sea del azar buscando "el territorio de caza" donde yo sea más fuerte. Tengo la responsabilidad de leer, estudiar, aprender de los demás y de mi mismo para poder esquivar al "destino".

El azar va a estar ahí siempre, pero yo también estaré presente el tiempo que la vida me permita. Y mientras el azar y yo estemos en el mismo "ring" haré lo que esté en mis manos para que su golpe me afecte lo menos posible.
 

Recomendaciones finales

Esto ha sido todo por mi parte.

Sin embargo, y si me permite, le recomiendo algunos posts relacionados, o bien que complementan en cierto modo el presente artículo. El objetivo de Rankia, y del propio ser humano como civilización, es compartir el conocimiento en la medida de lo posible para poder seguir creciendo tanto de forma individual como colectiva. Por ello, me gustaría regalarle algunas lecturas más para estas semanas finales de verano que le permitirán ser algo más sabio.

De este modo, le muestro algunos lugares que pueden ser de su interés con una breve explicación del mismo:

Pido disculpas si existen otros posts que desconozco que traten del tema. Del mismo modo si algún forero quiere recomendar algún libro, artículo o lectura que no dude en comentarlo y actualizaré el presente post para incluirlo.

 

Un saludo y buena inversión.

Fdo. Su compañero de viaje, Vincent Loup.

 

  1. #1

    Ismael Vargas

    Respecto a lo de Benjamin Button, si la chica hubiera gestionado sus riesgos y hubiera estado atenta podría haber evitado cruzar la calle de ese modo, atendiendo a los posibles riesgos, independientemente de la aleatoriedad.

    Por otra parte, siempre nos puede caer una maceta en la cabeza, o encontrarnos en un accidente por muy prudentes que seamos, porque efectivamente existe el fenómeno de la aleatoriedad, discutir esto es absurdo.

    Lo único es que aunque todo sea aleatorio, una buena gestión del riesgo y del capital, puede reducir la incertidumbre, que no eliminarla. Por eso hay que proceder bien, porque en ese caso podremos aprender y diferenciar si tenemos buena o mala suerte.

    Me está gustando mucho la lectura, pero quería comentar esto antes de acabar de leerlo.

    Al fina les un tema muy interesante y que abordas muy bien. Dentro de la estrategia yo separaría dos tipos, la estrategia de mercado ¿Por qué y qué comprar? y la estrategia monetaria ¿Cuánto comprar y qué nivel de riesgo asumo?

    Un saludo y gracias por esta gran aportación!

  2. #2

    Solrac

    Te has salido del pellejo con este post. Llámame ignorante, pero he tenido que guardarlo para releerlo. Para mí es un compendio indispensable.

    A seguir así querido Vincent!

  3. #3

    Becks7

    Quien subiera el primer párrafo a la página inicial, que modifique "bencedores".... daña a la vista!!

  4. #4

    Gaspar

    Muy muy interesante. Hombre y Gracias por la mención.

    Saludos

  5. #6

    Lancastergate

    Menudo articulazo. Sólo puedo darte la enhorabuena por el texto y agradecerte las menciones.

    Saludos.

Autor del blog

  • Vincent Loup

    “Los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo.” León Tolstói

Envía tu consulta