Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

En el mundo existen más de cien Bolsas funcionando a nivel mundial donde se cotizan más de treinta mil acciones representativas, y existe una red de inversores que a nivel mundial sobrepasa los mil millones.

"Puedo calcular a la pulgada y al segundo las órbitas de los cuerpos celestes, pero soy absolutamente incapaz de predecir hasta dónde puede arrastrar las cotizaciones de la Bolsa una multitud histérica" -Isaac Newton.


Primeros orígenes de la Bolsa

El concepto de bolsa es algo relativamente reciente, ya que la bolsa y los mercados de valores no fueron más que una consecuencia y una evolución a lo largo del tiempo de lugares comerciales. Hay que decir que ya en la antigua Grecia y Roma, existían normativas que se aplicaba a los intercambios y los mercaderes se reunían a una hora fija para formalizar transacciones. Pero se podría decir que las lonjas, surgidas en Europa alrededor del siglo XII, son los primeros lugares oficiales donde se llevaban a cabo transacciones y compraventa de mercancías, debido a la concurrencia de mercaderes y comerciantes, y vendría a ser el primer antepasado de lo que conocemos actualmente como la Bolsa. 
Con el auge de estos mercados, el volumen comenzó a ser cada vez mayor, dando lugar a la aparición de figuras como la del prestamista, personas adineradas que proporcionaba financiación a cambio de garantías (generalmente joyas y oro), así como los templarios, que realizaban una función de banco, ya que utilizaban su red de castillos y fortalezas de la Orden para servir de lugar de deposito a aquellos que lo necesitaran, y así evitar posibles ataques y robos. 


La Bolsa en los siglos XII-XIV

Durante los siglos XII y XIV, el centro financiero de Europa se fue trasladando progresivamente del norte de Italia, hacia las ciudades comerciales de Amberes y Brujas entre otras y a los Países Bajos. Fue precisamente por el año 1360, las ferias celebradas en la ciudad de Brujas, que pudo dar origen a la palabra "Bolsa", debido a que estas ferias se celebraban frente a la mansión  de un influyente hombre de negocios con el titulo de Caballero de las bolsas ("chevalier Van der Beurse"), llamado así debido a tres bolsas esculpidas en el escudo de su fachada. En cualquier caso, la primera Bolsa oficial fue creada en Amberes en el año 1531.


La Bolsa en los siglos XV-XVIII

Con la Aparición en el año 1600 de lo que se puede considerar como la primera sociedad anónima (la Compañía Inglesa de las Indias Orientales) se produjo el primer "boom" de las bolsas de valores. Años mas tarde, en 1610 se creó la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, que decretaron que sus acciones sólo podrían liquidarse mediante su venta en la Bolsa de Ámsterdam, desatando una enorme especulación, lo que desencadeno en la "crisis de los Tulipanes" primer crash bursátil de la historia (1630-1637). Por aquella época ya se utilizaba en Ámsterdam un argot similar al de "bull" (toro) para referirse a los mercados con tendencia alcista, y al de "bear" (oso) para los bajistas. Los "amantes" eran los optimistas, y los "mirones" los pesimistas.

Menos de un siglo más tarde, se produjo en Francia otra de las mayores especulaciones de la historia, en 1717. Law, un banquero escocés afincado en la villa parisina procedió al lanzamiento de las primeras acciones al portador pertenecientes a otra Compañía de las Indias. Esto llevo a violentas negociaciones en la Bolsa de París con numerosas operaciones fraudulentas, que tuvo como consecuencia la primera Ley de Bolsas en 1724 considerada como la "partida de nacimiento de las Bolsas modernas".

Con la llegada de la primera revolución industrial y en cambio radical en las bases de economía, la producción industrial paso a ser el principal motor de la economía. Como no podía ser de otra manera, el auge de Inglaterra permitió la aparición de la bolsa de Londres entre los años 1760 y 1775. Esto permitió también el desarrollo de compañías con necesidad de gran capital, como podían ser las siderúrgicas, la maquinaria industrial, o las navieras. No obstante, la principal función del creciente mercado de valores se llevaba a cabo por la colocación y negociación de empréstitos estatales, con el objetivo obtener financiación para los proyectos de colonización.


La Bolsa en el siglo XIX hasta la actualidad

A partir del siglo XIX, el rápido crecimiento de Estados Unidos levanto el interés de inversores que permitió la creación de la Bolsa de Nueva York que empezó a funcionar en 1865 tras la guerra civil, e hizo que se fuese desplazando poco a poco la bolsa de Londres como centro de referencia bursátil, absorbiendo así la Bolsa de Nuevo York los mayores movimientos de capitales de la época.

En el siglo XX, el crack del 29 y la Gran Depresión significaron el primer gran aviso sobre la importancia de los mercados bursátiles en la economía global. Con el fin de reducir la relación entre la economía y los mercados financieros, pudiendo arrastrar en momentos de caída toda la economía de un país, surge el Estado como sustituta a la iniciativa privada en su función de motor del crecimiento. Las doctrinas económicas keynesianas adquieren un papel dominante, potenciando el endeudamiento publico y políticas fiscales, dejando para las bolsas una función mucho mas modesta en lo que respecta el desarrollo económico. 

La bolsa de Tokio llegó a convertirse en el mayor mercado de valores del mundo, tanto por el volumen de contratación como por la capitalización bursátil, y el neoliberalismo de Reagan y Thatcher relanzaron los mercados bursátiles en la década de los 70 y 80. Posteriormente, en los últimos 20 años, la consolidación de nuevos mercados como el Nasdaq relacionados con Internet, y sectores tecnológicos punteros, así como el acceso rápido y sencillo a los mercados, han facilitado en gran medida el acceso a la Bolsa, y ha permitido la entrada masiva del inversor particular.


Orígenes de la Bolsa en España

En España hubo que esperar hasta 1831 para poder ver la creación de la Bolsa de Madrid, negociándose inicialmente bancos y ferrocarriles. En esta época, además de la deuda publica que era el instrumento preferente, cotizaban seis valores: una compañía minera, dos compañías de transporte, una eléctrica, una compañía de seguros, y el Banco de San Fernando. Actualmente existen cuatro bolsas: la de Madrid, la de Barcelona (1915), Bilbao (1890) y Valencia (1980).

En este primer siglo de existencia, hubieron dos grandes caídas en las cotizaciones. La primera fue debido al destronamiento de Isabel II, coincidiendo con la creación de la peseta y la aparición del banco de España. Y la segunda sería el mini-crash originado por la perdida de las colonias.

Ya en el siglo XX, el reflejo del crash del 29 supuso grandes caídas, y la aparición de empresas como Telefónica o Campsa. Con la llegada de la Guerra Civil y el siguiente régimen franquista, la Bolsa española quedo varias décadas aislada y sin gran desarrollo. No fue hasta los años 80 con la llegada de la inversión extranjera que la bolsa despego con un gran boom, corregido por la crisis internacional de 1987. En 1989 se crea la Comisión Nacional del Mercado de Valores, y aparecen los sistemas de contratación electrónicos que pasan a sustituir a los de viva voz.
 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar