Rankia Colombia Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
2 recomendaciones

Una de las estrategias más interesantes a la hora de conseguir ganancias siderales en tus inversiones consiste en experimentar los beneficios del interés compuesto. Te cuento lo que es y te pongo un ejemplo.

 

¿Qué es el interés compuesto versus el interés simple?

Comenzando por el segundo, el interés simple es, como su nombre indica y nunca mejor dicho, simplemente el que produce una cantidad de dinero, un capital, durante determinados periodos de tiempo: mensual, anual...

Por ejemplo, tienes un plazo fijo en el banco (sí, siguen existiendo, tanto los plazos fijos como los bancos), que te renta un 0,25% anual. Pues bien, si la cantidad de dinero que tienes depositada es de 10.000 €, por ejemplo, cada año te darán el 0,25% de los 10.000 euros, o sea 25 €. El primer año 25 €, el segundo 25 €, el tercero 25 €… Estoy seguro que se te hará la boca agua pensando en qué gastarte todo ese dinero :) .

Como ves, el interés simple se produce únicamente respecto al principal. En cambio, en el interés compuesto el interés producido se acumula al principal y devenga nuevos intereses, los cuales a su vez vuelven a acumularse al principal para devengar nuevos intereses, y así sucesiva e indefinidamente, mientras quieras. Es lo que se llama efecto bola de nieve: conforme la bola va rodando cada vez se hace más grande.

Pues tampoco es para tanto

Pues perdona que te diga pero sí, es para tanto.

Piensas que no porque te has quedado con el ejemplo de los 25 € y piensas que el 0,25% de 10.025 € tampoco es mucho más que el 0,25% de los 10.000 iniciales.

Pero ten en cuenta que:

Primero, un 0,25% es una ridiculez que solo se encuentra ya en las imposiciones a plazo fijo o en los productos de renta fija. Por contra, hay rentabilidades de más del 10% en mercados de valores o en estrategias como la que sigo y que después te contaré.

Por otra parte, más importante que la tasa de interés es el tiempo que dediques a seguir esta estrategia reinvirtiendo continuamente los beneficios. Repito, porque es muy importante: importa más el tiempo que la tasa de interés. La consecuencia es que si eres joven y empiezas ya podrás incluso retirarte muy pronto con disciplina y perseverancia. Si aplicas alguno de los múltiples ejemplos en que puedes beneficiarte de esta estrategia podrás gozar de una bonita y temprana jubilación, palabra de honor.

Veamos un ejemplo de interés compuesto

Échale un vistazo a esta tablita y comienza a alucinar.

La explico (aunque creo que no hace mucha falta):

Vamos a suponer que comienzas con los consabidos 10.000 €.

Vamos a suponer que la tasa de interés es del 10% anual.

Vamos a suponer que se mantiene en el tiempo (según la inversión de que se trate, puede haber años o meses que sea menor, mayor…)

Y para hacerlo bonito, vamos a redondear y a obviar gastos que sin duda habrá (comisiones de gestión del capital, impuestos, etc.)

Pues la consecuencia es la maravilla que has visto en la tabla. En 20 años has pasado de 10.000 € a casi 70.000. Interesante, verdad? ¿Necesitas más ejemplos? ¡Pues manos a la obra!

Los 3 requisitos del interés compuesto para solucionarte el problema de la jubilación

No solo eso. Y para poder jubilarte desde mucho antes que casi todas las personas. Te olvidas del desempleo y te instalas en un agradable vivir de rentas, con lo que tu futuro económico pasa de ser una preocupación y un martirio a convertirse en una agradable estancia paradisíaca en el planeta Tierra.

¿Cuáles son esos 3 requisitos en el interés compuesto?

# 1 Empezar pronto

Primero, y como ya hemos dicho, empezar pronto. No importa que la tasa de interés sea baja (hoy en día obtener más de un 10% es complicado a veces), pero sí importa comenzar cuanto antes.

# 2 No tocar el dinero

Persistencia, sangre fría y dominio de los impulsos.

Yo entiendo que cuando llevas 10 años y te apetece irte de viaje, comprarte algo, reformar la casa… pues hay que ser muy estoico para no tocar el dinero y verlo languidecer en la cuenta. Pero hay que hacerlo.

Ten en cuenta que tú tendrás tu vida normal con tu trabajo, otras inversiones en las que no reinviertas lo ganado… Pues con eso tienes que contar y eso es lo que puedes gastar. Te haces a la idea y ya está. Todo es a lo que uno se acostumbra.

# 3 Inversiones pasivas y automatizadas

Son dos conceptos casi iguales, pero solo casi.

Que la inversión sea pasiva significa que no tengas que estar actuando activamente para que se produzca el beneficio. Por ejemplo, si operas intradía en bolsa, puede ser una forma de inversión pero no tiene nada de pasiva.

Que esté automatizada significa todavía más: que los beneficios (los intereses) se acumulen automáticamente al principal sin que tú tengas que hacerlo. Que exista una sistema, una plataforma, algo, que lo haga. Y que dicho sistema o plataforma reinvierta automáticamente y de nuevo el total.

Este requisito de la pasividad por partida doble lo tienes, por ejemplo, en el tipo de plataformas que operan como robo advisors.

Y también en un ejemplo mío concreto, que paso a contarte.

Eso, el caso tuyo del interés compuesto

A eso voy.

Como ya he comentado en ocasiones, invierto parte de mi capital en alguna plataforma de crowdlending.

El crowdlending es un fenómeno de financiación colectiva, en el que particulares invierten dinero junto con otros para prestarlo a terceros en distintas formas.

Hay muchas plataformas de este tipo, pero la que yo más conozco y con la que me siento más seguro es Mintos. Ofrece rentabilidades mayores y tiene la figura del préstamo con garantía de recompra, que funciona a modo de garantía para el inversor (para no hacer muy largo esto, aquí tienes un tutorial).

Pues bien, la opción que tengo elegida a la hora de invertir en esta modalidad es que mi capital se reinvierte automáticamente en las operaciones que reúnen los requisitos que yo he marcado. Y una vez se cobran los intereses se vuelven a reinvertir, casi al instante, junto con el principal, en nuevas operaciones que, como ya he dicho, reúnen los requisitos que yo he marcado.

No tengo que hacer de forma activa absolutamente nada y todo está automatizado, como vas a ver en la siguiente captura de pantalla. Refleja mi bandeja de entrada de correo. En la parte de abajo puedes ver que la plataforma me informa de las operaciones que van venciendo y se van cobrando y, automáticamente, en la parte de arriba, las operaciones en las que se va reinvirtiendo el capital (nuevas operaciones).

Fíjate, por favor, en el tremendamente corto lapso de tiempo que media entre unas y otras, entre que se cobra y se reinvierte: debajo ves que sobre las 11 y algo se cobran 3 operaciones y encima que sobre las 2 de la tarde, apenas unas horas después, ya está el capital de nuevo invertido (interés compuesto). Tu dinero no está detenido prácticamente nada, siempre en movimiento, siempre produciendo, diariamente, mensualmente... y de forma automatizada y pasiva. ¡Qué maravilla!, no?

Y… bueno… ¿qué te parece todo esto del interés compuesto?

Por mi parte ya te he contado todo lo que quería acerca de esta exquisita forma de obtener ganancias. Espero que te haya gustado el artículo.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
2 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...